Política

El frente progresista le cierra las puertas a un acuerdo con el Pro

Para la mayoría de los dirigentes, el programa de centroizquierda que promueven marca el límite del armado. Descartan así un acercamiento con el macrismo, que habían sugerido Carrió y Aguad

sábado 15 de febrero de 2014 - 8:47 am

El discurso de los principales referentes sonó al unísono. La naturaleza progresista del programa que presentarán excluirá la posibilidad de sumar a Pro, aunque todos aclaran que esperan mantener un diálogo con todas las fuerzas políticas para consensuar políticas de Estado.

Los principales referentes de los partidos que integran el armado de centroizquierda descartaron de plano la idea de sumar al macrismo a la interna en la que definirán las candidaturas para 2015, posibilidad que había sugerido la diputada Elisa Carrió, y abonada por algunos dirigentes, como el radical Oscar Aguad.[pullquote position=”right”]El frente progresista le cierra las puertas a un acuerdo con el Pro[/pullquote]

La posición de la UCR la fijó ayer el titular del partido, el senador Ernesto Sanz: “Nuestra conformación es socialdemócrata. Vamos a ir a buscar los votos de una mayoría. Y vamos a buscar con amplitud y generosidad. Pero siempre desde el espacio que hoy integramos”, señaló al ser consultado sobre el tema.

Sanz dejó en claro que el armado se limita a los integrantes de la mesa ejecutiva, presentada el miércoles pasado: el Partido Socialista, GEN, Libres del Sur, Proyecto Sur y la Coalición Cívica. Para que no queden dudas, Sanz insistió: “Somos los que estamos”. De este espacio de negociación, que mantendrá reuniones semanales, se espera que lleguen las definiciones que permitan presentar “dentro de 40 o 60 días el frente que integraremos”, explicó el senador.

Para el diputado socialista y precandidato a la presidencia, Hermes Binner, la gestión en la Capital marca las distancias: “Los respetamos mucho, pero también vemos la situación de las escuelas y los hospitales de la ciudad de Buenos Aires”.

En tanto, otro precandidato a la presidencia, el diputado radical Julio Cobos, aclaró a LA NACION que nunca había defendido la idea de un puente con Pro para el armado electoral. “No les conviene a ellos ni a nosotros”. El senador Fernando Solanas también descartó esa posibilidad, a pesar de que fue propuesta por su aliada Carrió.

La diputada de GEN Margarita Stolbizer explicó: “Lo importante es avanzar en un acuerdo de un frente de base programático. Y los lineamientos definen, en términos inequívocos, lo que somos políticamente: progresistas, de centroizquierda y socialdemócratas. Lo que vamos a hacer es una propuesta de gestión, eso establece los límites. No lo definimos por la negativa. Nos definimos positivamente”.

Su ex compañero de lista en la provincia de Buenos Aires Ricardo Alfonsín resumió del siguiente modo la misma idea: “Los que pensamos igual tenemos que juntarnos”.

Desde Libres del Sur, Humberto Tumini ofreció la definición más tajante en un comunicado que tituló “Con Macri no estaría bueno”: “Pro es un partido de centroderecha y Mauricio Macri tiene una visión neoliberal de la economía, muy cercana a la que predominó en la década de los 90”.

El dirigente le atribuyó también “conductas de importante autoritarismo respecto de cómo se deben manejar los conflictos que inevitablemente tiene toda sociedad, la designación de Palacios al frente de la Metropolitana, la forma en que este cuerpo de seguridad porteño se movió en el parque Indoamericano y en el Borda, por citar sólo dos ejemplos, así lo acreditan”.

A contracorriente de la mayoría, el diputado Aguad dijo ayer en una entrevista con Clarín que “estaría bueno” que se pudiera organizar una interna en la que participara el principal referente de Pro y los precandidatos del frente progresista -Sanz, Binner, Cobos y Solanas-, porque, anticipó, “es muy probable que el ganador de esa primaria sea el próximo presidente de la Argentina”. Carrió, por su parte, había dicho que “respetaba a mucha gente de Pro” y, según trascendió, había presentado reparos frente a la idea de sumar el adjetivo “progresista” al frente en formación.

En off , para evitar una polémica con estos dirigentes, distintos referentes ensayaron explicaciones para la iniciativa de Carrió y Aguad, centrados en la idea de que están privilegiando sus posibilidades en el desafío electoral local. Argumentan que en Córdoba el delasotismo se perfila como ganador en 2015 sin una alianza con Pro, y en la Capital la base electoral de Carrió y el partido de gobierno se superponen, como mostró el corte de boleta de la última elección, que sumó su nómina de diputados a la de senadores, encabezada por Gabriela Michetti.

 

Fuente: La Nación

COMENTARIOS