Seguinos en nuestras redes

Política General

The Economist, lapidario con la Presidenta: “Cristina es una populista económicamente analfabeta”

Hoy se conoció el texto de la nota antes de la aparición de la revista. En el artículo se califica a la Presidente Cristina Fernández de “populista económicamente analfabeta”

Ayer, la prestigiosa revista inglesa The Economist reveló la tapa de su edición impresa de este sábado en la que se publicará sobre Argentina titulado La Parábola Argentina, con la imagen de Lío Messi.

Hoy se conoció el texto de la nota antes de la aparición de la revista. En el artículo se califica a la Presidente Cristina Fernández de “populista económicamente analfabeta”.

The-Economist-Argentina

A continuación se reproduce el texto del artículo:

Hace un siglo, cuando Harrods decidió instalar su primer emporio en el extranjero, eligió Buenos Aires. En 1914, la Argentina se destacó como el país del futuro. Su economía había crecido más rápido que la de Estados Unidos durante las cuatro décadas previas.

Publicidad

Su PBI per cápita era más alto que el de Alemania, Francia o Italia. Se jactaba maravillosamente de sus fértiles tierras para agricultura, su clima soleado, una nueva democracia (el sufragio universal masculino fue introducido en 1912), una población educada y el baile más erótico del mundo. Los inmigrantes bailaban tango fueran de donde fueran. Para los jóvenes y ambiciosos, la elección entre la Argentina y California era difícil.

Todavía hay muchas cosas para amar sobre la Argentina, desde las gloriosas tierras desoladas de la Patagonia al mejor jugador de fútbol del mundo, Lionel Messi. Los argentinos siguen siendo los más lindos del planeta. Pero su país es una ruina. Harrods cerró en 1998. La Argentina está otra vez en el centro de una crisis de los mercados emergentes. Esto puede ser atribuido a la incompetencia de la presidenta, Cristina Fernández, pero ella es sólo la última en una sucesión de populistas económicamente analfabetos, que llega hasta Juan y Eva (Evita) Perón, y antes. Olvídense de competir con los alemanes. Los chilenos y los uruguayos, los países locales a los cuales la Argentina solía mirar desde arriba, son ahora más ricos. A los chicos de esos dos países -y de Brasil y México también- les va mejor en las pruebas internacionales.

¿Por qué extenderse sobre una sola tragedia nacional? Cuando la gente considera qué es lo mejor que le podría pasar a su país, piensan en el totalitarismo. Dado el fracaso del comunismo, ese destino no parece probable. Si Indonesia estuviera por hervir, sus ciudadanos difícilmente mirarían hacia Corea del Norte como un modelo; los gobiernos en Madrid o Atenas no están citando a Lenin como la respuesta a sus esfuerzos con el euro. El peligro real está involuntariamente atrayendo a la Argentina del siglo XXI. Dormirse en forma casual en un firme declive no sería difícil. El extremismo no es un ingrediente necesario, al menos no tanto: instituciones débiles, políticos de nacimiento, dependencia vaga en unos cuantos activos y una persistente negativa a enfrentarse a la realidad serán suficientes.

A LO LARGO DE MIS DÍAS SALVAJES, MI LOCA EXISTENCIA

Como en cualquier otro país, la historia de la Argentina es única. Tuvo mala suerte. Su economía a base de la exportación fue magullada por el proteccionismo de los años de entreguerra. Se confió demasiado en Gran Bretaña como socio comercial. Los Perón eran populistas inusualmente seductores. Como la mayor parte de los países de América latina, la Argentina abrazó el Consenso de Washington a favor del libre mercado y la privatización en los 1990s y sujetó el valor del peso al del dólar. Pero la crisis de 2001 fue particularmente salvaje y dejó a los argentinos permanentemente desconfiados de la reforma liberal

Publicidad

La mala fortuna no es la única culpable, sin embargo. En su economía, sus políticas y su reticencia a la reforma, el declive de la Argentina ha sido largamente auto inflingido.

Las materias primas, la gran fuerza de la Argentina en 1914, se transformó en una maldición. Hace un siglo, el país era un temprano innovador tecnológico -la refrigeración de las exportaciones de carne era la aplicación matadora de ese tiempo- pero nunca trató de agregar valor a su comida (incluso hoy, su cocina se basa en tomar la mejor carne del mundo y quemarla). Los Perón construyeron una economía cerrada que protegía sus industrias ineficientes; los generales de Chile se abrieron en los 1970s y avanzaron.

El proteccionismo de la Argentina ha indefinido al Mercosur, el pacto de comercio local. El gobierno de la señora Fernández no sólo grava impuestos sobre tarifas o bienes importados; también cobra impuestos a las exportaciones del campo.

La Argentina no construyó las instituciones necesarias para proteger a su joven democracia de sus Fuerzas Armadas, así que el país fue propenso a golpes. A diferencia de Australia, otro país rico en materias primas, la Argentina no desarrolló partidos políticos fuertes decididos a construir y compartir riqueza. Sus políticos fueron capturados por los Perón y enfocados en sus personalidades e influencias. Su Corte Suprema ha sido repetidamente corrompida.

Publicidad

La interferencia política ha destruido la credibilidad de sus oficinas estadísticas. El “tejemaneje” es endémico: el país está en el puesto 106 del ranking de corrupción de índices de Transparencia Internacional. Construir instituciones es un trabajo aburrido y lento. Los líderes de la Argentina prefieren la reparación rápida propia de los líderes carismáticos, tarifas milagrosas y monedas agarradas con pinzas, en lugar de, digamos, una reforma de todas las escuelas del país.

No son las soluciones que prometieron.

El declive de la Argentina fue seductoramente gradual. A pesar de sus espantosos períodos, como el de la década de 1970, no sufrió nada tan monumental como Mao o Stalin. A lo largo de su declive, los cafés de Buenos Aires continuaron sirviendo expressos y medialunas. Esto hace su enfermedad especialmente peligrosa.

El mundo rico no es inmune. California está en una de sus fases estables, pero no está claro que haya dejado su adicción a los arreglos rápidos a través de referendums, y su gobierno todavía pone trabas a su sector privado.

Publicidad

En la zona sur de Europa, tanto gobierno como negocios evitaron la realidad con desdén argentino. La demanda petulante de Italia para que las agencias de calificación tengan en cuenta su “riqueza cultural”, en lugar de mirar tan de cerca sus dudosas finanzas gubernamentales, sonó a la señora Fernández. La Unión Europea protege a España o a Grecia de una escalada hacia la autarquía. ¿Pero qué pasaría si la zona euro se quebrara?

El mayor peligro, sin embargo, yace en el mundo emergente, donde el progreso ininterrumpido hacia la prosperidad está empezando a ser visto como imparable. Demasiados países emergieron por las exportaciones de materias primas, pero descuidando sus instituciones.

Con una China menos hambrienta de materiales crudos, sus debilidades podrían quedar expuestas como quedó la Argentina. El populismo acecha a muchos países emergentes: las constituciones están bajo presión. Demasiado dependiente del petróleo y del gas, gobernada por cleptómanos equipados con un peligroso y alto amor propio, Rusia llena muchos casilleros.

Pero incluso Brasil ha coqueteado con el nacionalismo económico, mientras que, en Turquía, el autocrático Recep Tayyip Erdogan está combinando Evita con Islam. En muchas partes del Asia emergente, incluyendo a China e India, el capitalismo “compinche” está a la orden del día.

Publicidad

La inequidad está alimentando la misma ira que produjeron los Perón.

La lección de la parábola de la Argentina es que los buenos gobiernos importan. Tal vez fue aprendido. Pero lo más probable es que dentro de 100 años el mundo vea otra Argentina -un país del futuro que quedó atrapado en el pasado.

UNA TRAS OTRA

No es la primera vez que la prestigiosa revista se refiere con dureza a la realidad económica, política y social del país. En lo que va del 2014 se sucedieron varios artículos en los que la publicación puso bajo la lupa las medidas adoptadas por el kirchnerismo y la situación general que atraviesa la Argentina.

Sin ir más lejos, en una de las últimas notas The Economist advirtió que el gobierno de Cristina Kirchner “lucha por mantenerse en pie”. En el texto, que realiza un repaso de los eventos que tuvieron lugar en los últimos meses de 2013 (protestas policiales, constantes cortes de luz, creciente inflación, déficit fiscal de las provincias y caída de reservas), menciona que la “combinación de letargo político y fragilidad económica generan dudas sobre la precaria situación del país”, en un contexto que describe como “el verano de descontento”.

Publicidad

Días después volvió a cargar contra el país y se refirió a “las débiles economías” de la Argentina y también de Venezuela, donde -sentenció- “se acabó la fiesta”. Según el artículo, ambos países “están llegando a un punto de inflexión”

Exclusivo

Exclusivo | Brindis millonario: el INCAA gastará en champagne para despedir el año con 650 invitados

Así se desprende de una contratación directa que abrió el organismo conducido por Nicolás Batlle y que prevé un “servicio de lunch” que incluya sidra y champagne para centenares de personas

El Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) gastará una cifra millonaria en un brindis de fin de año para 650 invitados que incluirá champagne, sidra, canapés y otros productos comestibles, tal como se desprende de una compra directa abierta en las últimas horas a la que tuvo acceso NEXOFIN.

A través del sitio oficial COMPR.AR, el INDEC abrió una compra directa para hacerse de un “servicio de lunch para 650 personas para el día 21/12/2022 a las 15 Hs”.

Según el pliego 2022-128224530 analizado por este medio, el brindis deberá incluir “bebida (sidra o champagne), Comestibles (canapés, empanadas copetín o similares)”.

El presupuesto asignado para el evento es de $ 1.625.000, y este miércoles se terminará por confirmar la asignación del mismo a la empresa elegida.

Publicidad

No es la única compra de fin de año en la que incurrió el Estado en las últimas semanas. En el mencionado sitio de transparencia COMPR.AR se pudieron observar en las últimas horas múltiples compras por parte de diferentes organismos de miles de cajas navideñas que entregarán a sus empleados.

A finales de octubre pasado, este medio informó también sobre una contratación de 22.000 dólares por parte del INCAA de un servicio de 30 habitaciones durante cinco noches, en un alojamiento que debía ser “de cinco o cuatro estrellas” y que les brinde el servicio de desayuno, almuerzo y cena.

Exclusivo | El INCAA gastará más de 22.000 dólares en un hotel de lujo

Publicidad
Continuar leyendo

Política

Pleno empleo entre los Pérsico: toda la familia del dirigente social cobra un sueldo del Estado

Entre todos los Pérsico, la familia embolsa 1.75 millones de pesos por mes

En épocas en las que conseguir un empleo estable es un anhelo que pocos argentinos han logrado, la familia de Emilio Pérsico se encuentra en este selecto grupo desde que el Frente de Todos llegó al poder en 2019.

El líder del Movimiento Evita es también secretario de Economía Social del ministerio de Desarrollo Social de la Nación y por sus labores embolsa todos los meses una suma que solo se pueden permitir puestos jerárquicos en el sector privado: 882 mil pesos mensuales.

Pero eso no es todo. Su esposa, Patricia Cubría, es diputada provincial en la Provincia de Buenos Aires por el oficialismo y por ello percibe un jugoso salario de 645 mil pesos. Así, el matrimonio cobra todos los meses más de $1.5 millones.

c

Atento a lo beneficioso que puede ser trabajar en el estado, si se tienen los contactos correctos, Emilio Pérsico aprovechó y metió al resto de su familia para que comiencen a percibir salarios: su hermana, Ángela Pérsico, trabaja en la municipalidad de La Plata y percibe un salario de base de 45.853 pesos.

Publicidad

Por su parte, Facundo, su hijo, trabaja en el ministerio de Trabajo bonaerense y por ello se lleva de base de 79.844 pesos mensuales. Su otro hijo, Pablo, también trabaja en la provincia de Buenos Aires, está vez para la Cámara de Diputados con un contrato de 116.760 pesos mensuales.

Continuar leyendo

Política General

Diego Barroetaveña, un juez de Casación en la mira

El juez quedó bajo la mirada de sus colegas por una sucesión de hechos que generaron encono y por un presunto contrato que le entregó el titular de la Corte a la Sala que integra

Diego Barroetaveña es juez de la Cámara de Casación Penal e integra el Consejo de la Magistratura; además, forma parte de la Asociación de Magistrados y mantiene fuertes vinculaciones con el radicalismo.

Quienes lo tratan con regularidad, coinciden en que el juez ha tomado demasiados cargos y compromisos que le han traído aparejado problemas y rispideces que al día de hoy ponen en riesgo su estabilidad en la Cámara.

Uno de los problemas que ha despertado comentarios entre los suyos fue su negativa a apoyar la renovación del mandato del Juez Eduardo Riggi, quien cumple 75 años en febrero próximo y solicitó que le den un nuevo acuerdo. Riggi es un juez que tiene una extensa y prestigiosa carrera en los tribunales, ha sido presidente de la Cámara de Casación y es respetado en el mundo judicial. Por eso todos sus colegas firmaron en apoyo de esa renovación del mandato; todos menos Barroetaveña.

El argumento de Diego Barroetaveña fue que debía excusarse porque es Consejero de la Magistratura y no corresponde que opine sobre la situación de un Juez. Esta argumentación terminó generando recriminaciones de toda la Cámara contra el “doble estándar” de Barroetaveña. “No puede opinar sobre el juez Riggi, pero no se excusa cuando tiene que opinar sobre el Juez Rosatti”, chicaneó ante este medio un integrante de Casación.

Publicidad

Otra fuente de Casación, consultada con regularidad por este medio, volvió a mencionar un supuesto contrato que le habría entregado el presidente de la Corte, Horacio Rosatti, a Barroetaveña: “No sólo no se excusa, sino que negoció opinar a favor a cambio de contratos para la sala que integra”.

El tema oportunamente fue denunciado por este medio. Recordemos que Rosatti tiene una investigación en curso tras ser denunciado en Santa Fe porque un chofer suyo reconoció que le llevó con regularidad dinero en un sobre a su casa, cuando era intendente. La causa cayó en manos del Juez Federal Reinaldo Rodríguez de Santa Fe, pero Rosatti lo recusó, argumentando que tenía problemas, no con él, sino con su hijo. La recusación, a simple vista, parecía ser improcedente, y así lo decidió Rodríguez, pero Rosatti apeló a la Cámara Federal de Rosario, que terminó por rechazar esa recusación. No conforme con esos dos fallos adversos, Rosatti apeló entonces a la Cámara de Casación Federal, y Barroetaveña, junto a Daniel Petrone, le hicieron lugar.

Como consecuencia de esa extraña decisión, la causa salió del juzgado de Rodríguez y fue a parar a otro Juez, de Rosario. Rosatti también lo recusó al juez rosarino y apelo nuevamente a Casación. El tema llegó nuevamente a la sala de Barroetaveña, quien no sólo no se excusó, sino que abrió nuevamente el recurso, presuntamente para hacerle lugar.

Aquí es donde comienzan las acusaciones cruzadas en Casación: si bien aún no se tomó una decisión, en el ínterin esa sala recibió contratos otorgados por Rosatti, según coinciden dos fuentes consultadas por NEXOFIN.

Publicidad

En Casación consideran que la actitud de Rosatti y este presunto contrato en favor de la sala que debe decidir sobre el futuro de la causa que lo incomoda es una muestra del comportamiento del titular del Máximo Tribunal. “No sólo es un escándalo, sino que demuestra que está dispuesto a todo con tal de no ser investigado, es un mal ejemplo que termina dando la Justicia”, opinó un magistrado ante la consulta de este medio.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR