Protesta en Venezuela

El gobierno de Maduro ajusta el cerco sobre la oposición y los medios

Una nueva jornada trágica en la historia de Venezuela confirmó la promesa de "mano dura" que había realizado el presidente. Durante toda la jornada de ayer, abogados y familiares lucharon por la libertad de los más de 200 detenidos por todo el país

viernes 14 de febrero de 2014 - 7:22 am

Ayer el presidente Nicolás Maduro denunció, luego de un desfile militar de tres horas, que su gestión enfrentó un golpe de Estado.

Una nueva jornada trágica en la historia de Venezuela confirmó la promesa de “mano dura” que había realizado el presidente. La primera medida fue instar a la detención de Leopoldo López , coordinador de Voluntad Popular y líder del sector radical de la oposición. Los agentes buscaron al político en la sede de su partido.

“López está en su casa, con sus abogados. No va a abandonar Venezuela, seguirá luchando en la calle y todos lo vamos a respaldar”, dijo el dirigente Carlos Vecchio. La bancada chavista también anunció que quitarán la inmunidad parlamentaria a la diputada dirigente opositora María Corina Machado. [pullquote position=”right”]El gobierno de Maduro ajusta el cerco sobre la oposición y los medios[/pullquote]

“El gobierno inició el aplastamiento selectivo y ejemplarizante de la disidencia en Venezuela”, protestó Rocío San Miguel, directora de Control Ciudadano.

Otra ONG de derechos humanos, Provea, sufrió anteanoche en carne propia los abusos del oficialismo. Inti Rodríguez, su coordinador de medios, fue “secuestrado, golpeado e interrogado por un grupo de 20 personas uniformadas de negro, comandadas por una persona con características de funcionario policial”, según la denuncia.

Durante toda la jornada de ayer, abogados y familiares lucharon por la libertad de los más de 200 detenidos por todo el país. “Los estudiantes denunciaron que fueron torturados con electricidad”, reveló el conocido abogado Alfredo Romero, que también acusó a los policías de Barquisimeto de obligar a los médicos a que les entregasen las balas extraídas del cuerpo de los heridos.

La oposición exigió al gobierno que desarme a sus grupos violentos. Nadie contestó. De hecho, varios miembros de estas famosas brigadas de choque atacaron ayer en Caracas a universitarios, cinco heridos más para la larga lista de decenas lesionados en 48 horas.

Maduro constriñó el derecho a la protesta y apostó por profundizar el apagón informativo imperante sobre Venezuela. “Cuidado que se prestan [televisoras y radios] a llevar a nuestro país a una confrontación”, amenazó el mandatario.

Para los canales privados, era imposible dar imágenes en directo de los aquelarres violentos del 12-F. Globovisión, el canal informativo que solía ser crítico, comprado ahora por empresarios oficialistas, ni siquiera se lo planteó. Además, ayer el gobierno bloqueó la web de Nelson Bocaranda, el famoso periodista que desveló los misterios del cáncer de Hugo Chávez.

También fueron detenidos tres periodistas presentes en los tiroteos junto a la Fiscalía. Estuvieron varias horas retenidos y a uno de ellos lo golpearon y le robaron sus fotografías.

COMENTARIOS