Seguinos en nuestras redes

Televisión

¿Cuál fue el picante comentario de Militta Bora que descolocó a Mirtha Legrand?

La rockera, recientemente eliminada del Bailando 2016, sorprendió a la conductora al hacer referencia a su flamante noviazgo con Chano Moreno Charpentier

En su primera visita a la tradicional mesa, la cantante volvió a demostrar su fuerte personalidad. “Tenés la misma coach que tenía Juanita”, le comentó Mirtha Legrand en tono amistoso en referencia a su nieta. “Sí, Barby Majule”, respondió sonriente Militta, justo antes de soltar su comentario picante.

“Además tengo el mismo novio que tenía ella el año pasado”, disparó Bora sobre su incipiente romance con el ex cantante de Tan Biónica, encarando la polémica de frente y sin dudar. “También”, comentó apenas la conductora. “Yo no hacía alusión a eso, pero bueno… ya que lo sacó…”, completó Mirtha.

“Pero justo es una coincidencia”, se justificó la ex de Daniel Osvaldo. “Sí, pensé que podía no gustarte”, opinó la diva. Hace unos días, en Showmatch, Militta le contó a Tinelli los detalles de una selfie hot que se sacó con Chano y en la que él aparentaba no tener puesta ninguna prenda.

“Él está muy bien, haciendo yoga y deporte. En la imagen no estaba desnudo, tenía un slip. Pero viste que la gente siempre piensa mal…”, explicó la rubia. “Cuando lo llamé esta mañana, me dijo que estaba perfecto”, comentó el conductor. “La foto la sacamos antes de irnos a dormir, justo estábamos sentados en la cama”, agregó Militta. “¿Y usted duerme con vestido?”, le consultó El Cabezón. “No, fue un minuto antes de sacarme la ropa y ponerme el pijama”, concluyó ella.

Publicidad

Entrevistas Nexofin

Entrevista a Nicolás Lucca: era de la generalización, un viaje revelador a Polonia y el proyecto Relato del Presente

En diálogo con Nexofin, el periodista brinda su opinión por la profesión, detalla el proceso en el que armó sus libros y recuerda su experiencia en Varsovia al presenciar el traslado de refugiados ucranianos hasta Canadá

Fue ex judicial, ex estatal, vio de todo y se hizo periodista: Nicolás Lucca mantiene una gran obsesión por la escritura y la lectura. Describe que toda persona es una gran historia para ser contada.

“Estamos en la era de la generalización y ya no se habla de un periodista u otro, sino de ‘el periodismo’ como si fuera un ente en sí mismo, como si no existieran las individualidades”, explica el comunicador nacido en Buenos Aires en el año 1982 a NEXOFIN, en el ciclo “Charlas de WhatsApp”.

A lo largo de su carrera fue subeditor de la Revista Noticias, editor en la web del diario Perfil, redactor en Infobae y columnista en el Canal de la Ciudad.

Durante los últimos años, el protagonista publicó dos libros que exploran síntomas de la política nacional: “Lo que el Modelo se llevó: Todo lo que perdimos en la Década Ganada” y Te odio: Anatomía de la sociedad argentina”.

Publicidad

En la actualidad escribe diferentes notas en su sitio personal Relato del Presente. Son textos de la actualidad, pero sin tener que lidiar con nadie para pedir permiso para publicarlos.

Al explicar sobre su propio espacio en la web, el protagonista explica: “Ha evolucionado a su propio modo, tiene vida propia. Nació cuando atravesaba un momento personal muy complejo, me llevó al periodismo, comenzó con textos que hoy no escribiría y ahora es prácticamente un diario personal de cómo fue mutando mi forma de ver las cosas”.

En diálogo con Nexofin, el periodista brinda su opinión por la profesión, detalla el proceso en el que armó sus libros y recuerda su experiencia en Varsovia al presenciar el traslado de refugiados ucranianos hasta Canadá.

Nexofin (N): ¿Cómo llegó tu primer trabajo en los medios?

Publicidad

Nicolás Lucca (NL): Por accidente. Trabajaba en el Estado de Planta Permanente. Ya tenía mi página Relato del Presente desde 2008 y un día me ofrecieron de Perfil.com comenzar a escribir allí. A los pocos meses renunciaba en la Planta y comencé en la redacción.

N: De no haber seguido la carrera, ¿qué camino hubieras hecho?

Realmente no lo sé. Me dejé llevar y hoy resisto cualquier otra opción que no tenga que ver con expresarme de esta forma.

N: Siguiendo con la profesión, ¿cómo ves al periodismo hoy?

Publicidad

Como síntoma de época. Estamos en la era de la generalización y ya no se habla de un periodista u otro, sino de “el periodismo” como si fuera un ente en sí mismo, como si no existieran las individualidades.

Se nos acusa a todos de ser cómplices del gobierno o de la corrupción, cuando la inmensa mayoría de los procesos judiciales se iniciaron tras investigaciones periodísticas o porque algunos confiaron en contar sus historias a periodistas.

Al mismo tiempo existe una manía narcisista en la que se necesita ser estrella. No somos conscientes de que nadie nos recordará en unos años.

Y en cuanto a algunas ramas del periodismo, hay una que es la que más me preocupa: hoy el estrellato pasa por el periodismo político.

Publicidad

Y eso quiere decir que al país le va pésimo. Si el país estuviera ordenado o no viviera en crisis permanente, pocos reconocerían por la calle a los periodistas políticos.

Y me preocupa más allá del síntoma de cómo está el país porque para ser estrella se requiere que haya pobres, corruptos, incapaces y todo lo que hace daño. Es como una funeraria: cuanta más gente muere, mejor le va.

N: Pasemos un poco sobre lo personal, ¿en qué momento de tu vida te encontrás?

Cumplí 40 este año. Para esta altura pensaba tener todo resuelto y hoy me cago de risa de haber pensado eso en algún momento. Profesionalmente vivo en una pelea constante por querer ser yo y lo que posibles empleadores desearían que haga.

Publicidad

Es un tire y afloje que a veces cansa. Querés hacer un libro sobre un tema, te piden otro y a nadie le importa si ya publicaste dos o si tenés el olfato entrenado para saber si un tema puede funcionar aunque hayas trabajado de editor de redacción.

Estoy en un momento de querer hacer más acciones sociales que otra cosa. El periodismo se ha corrido de la territorialidad, del embarrarse para mostrar lo que los demás ven, de cubrir para descubrir.

Y quisiera -utópicamente, lo reconozco- que se vuelva a eso. Hay colegas jóvenes que lo hacen con un compromiso social que debería llamar la atención.

Carolina Amoroso y Joaquín Sánchez Mariño son prueba de ello: salir de la zona segura -literalmente- para ir a zonas peligrosas y mostrarte la miseria de una humanidad que no vemos.

Publicidad

Y yo quiero eso. Podría redondear que estoy en un momento en el que quisiera largar todo y, al mismo tiempo, soy muy feliz cuando algo funciona y quiero hacer eso para siempre.

Por lo demás, me he vuelto una persona huraña, me gusta estar en casa , escuchar música en paz, o perderme en algún bar con un libro y un anotador .

N: ¿Cómo te manejas con las críticas en general?

¿Cuáles críticas? No, hablando en serio: todo depende del emisor y el contexto. Si la crítica proviene de una persona que no entendió, no quiso entender, y agrede, puedo contestar o seguir de largo. Por lo general, sigo de largo.

Publicidad

Por lo general… Si la crítica proviene de alguien que entendió y no comparte, depende del tenor de su crítica: se debate.

Pero hoy la mayoría de las críticas no son tales, sino agresiones gratuitas por decir algo que no agradó al receptor y lo toma como si hubiera sido para él, lo personaliza.

Pero más que a las críticas, últimamente le temo más a la indiferencia frente a los temas que se abordan. Es triste notar que nos vamos volviendo cada vez más endogámicos en el consumo.

Te puede interesar:

Publicidad

Entrevista a Sofía Barruti: cambio de vida, manejo de fuentes y la importancia de las redes

Entrevista a Agustina Girón: docencia en la virtualidad, su rol en La Cornisa y los errores políticos en la pandemia

Entrevista a Diana Deglauy: primeros trabajos, su paso por la agencia rusa RT y un presente promisorio

Entrevista a Daniel Campomenosi: conducción, running y la recordada censura de “Barú Budú Budía”

Publicidad

Entrevista a Agustina Bassi: carrera en los medios, historia de vida y el objetivo de Mujeres que sanan

N: Viajaste hace poco a Polonia por el traslado de refugiados ucranianos hasta Canadá, ¿qué detalle te marcó de esa experiencia?

Todo. No hay un segundo que no tenga grabado como un documental en mi cabeza. Me marcó, primero, que existan personas que abandonen toda comodidad para cruzar el planeta y ayudar a totales desconocidos.

Luego, al contactar con los refugiados, comencé a sentirme pequeñito, a pensar que soy un boludo que se queja de cosas absolutamente solucionables si tuviéramos un poco de conciencia ciudadana o si tuviéramos el coraje de exigir y predicar.

Publicidad

Problemas reales es tener que largar todo porque un loco quiere quedarse con tu país. Problemas reales es tener hijos chiquitos y no saber qué hacer con ellos.

No desmerezco lo nuestro dado que la magnitud de un problema que nos afecta es proporcional al mayor de ellos, entonces si no vivís en guerra, tu mayor problema será la inflación, o la inseguridad. Pero son cosas que tienen solución.

Quizá sea lo que más bronca me genera: tienen solución. Ahora, estar en tu casa planificando el finde y al día siguiente tener que llevarte a tu familia y meter tu historia en cuatro valijas sin saber dónde terminarás… eso escapa de cualquier solución o acuerdo que puedas reclamar.

Y tercero: Canadá y su hospitalidad de puertas abiertas. Reciben, organizan, educan, dan vivienda, empleo, escuelas y recuerdan que todos fueron inmigrantes alguna vez.

Publicidad

Qué sé yo. Puede que existan más viajes, pero el primero quedará tatuado en el alma. Tanta gente sufriente, tanta gente generosa, y cuando se encuentran sólo pueden ocurrir cosas buenas.

Ser testigo de eso es impagable y estaré por siempre agradecido a Enrique Piñeyro.

N: Redactaste los libros “Lo que el modelo se llevó” y “Te odio”, ¿cómo nacieron esos proyectos?

Publicidad

El primero fue una propuesta de Marcelo Panozzo cuando él trabajaba en Penguin Random House. Me preguntó si me animaba a escribir un libro sobre el final del gobierno de Cristina y opté por encarar un inventario: qué nos quedaba.

Te odio, en cambio, fue difícil parirlo. Nadie entendía a qué apuntaba con eso de que “el odio define las relaciones sociales de la Argentina”. Era 2017 cuando comencé a mostrar la idea y no lo vieron como tema. Pero le encapriché y lo escribí igual.

Para 2018 apareció Galerna y les encantó. También influyó que era más fácil entender la idea con un libro terminado. Y que para ese entonces ya se había destrozado el Congreso y la sociedad se dividía en bandos.

N: ¿A qué público se los recomendarías?

Publicidad

Al que quiera pagarlo, obviamente. Pero con el primero se dio algo raro: para 2019 lo veía lejano. Pero en 2020 comenzó a venderse de nuevo, sin ninguna movida. Y claro, quedó como un recordatorio de lo que había vuelto.

Te odio, en cambio, es para aquellos que tengan la mente abierta y quieran romper prejuicios.

Carolina Amoroso y Nicolás Lucca

N: Contanos sobre el proyecto Relato del Presente, ¿cómo lo resumirías?

Una idea trasnochada que surgió en agosto de 2008 de forma anónima y que es lo más estable que he tenido en mi vida. Nada, ni relaciones ni empleos, me han durado lo que lleva RDP.

Ha evolucionado a su propio modo, tiene vida propia. Nació cuando atravesaba un momento personal muy complejo, me llevó al periodismo, comenzó con textos que hoy no escribiría y ahora es prácticamente un diario personal de cómo fue mutando mi forma de ver las cosas.

Publicidad

No sé cómo definirlo y eso es una definición en sí misma. Son textos, a veces graciosos -sin desearlo- otros duros, pero sin tener que lidiar con nadie para pedir permiso para publicar.

Te puede interesar:

Publicidad

Entrevista a Diego Genoud: libros, política y los desacuerdos internos en los sectores de poder

Entrevista a Lourdes Marchese: casos policiales, la causa Cabezas y el rol de la Justicia

Entrevista a Joaquín Sánchez Mariño: libros, viajes y el armado de una comunidad de periodistas

Entrevista a Vicky Casaurang: qué genera el teatro, cuántos espectáculos presenciaba y una obra para protagonizar

Publicidad

N: Hablemos del presidente, ¿cómo lo ves hoy, en este escenario, a Alberto Fernández?

No lo veo.

N: Si tuvieras la posibilidad de preguntarle algo, ¿qué le consultarías?

Por qué aceptó todo lo que aceptó, desde el día en que lo designaron candidato hasta esta sombra que es hoy. Es el “hombre acepto”.

Publicidad

Huynh Cong Ut, Enrique Piñeyro, Phan Thị Kim Phúc y Nicolás Lucca

N: ¿Cómo observas a la oposición frente a este Gobierno?

Por momentos dura -como corresponde- y por otros risueña. Ahora encaran una pelea interna que debería darnos risa si no fuera que vivimos aquí.

Hay como una suerte de test de la blancura que en el oficialismo no existe: perdonaron a Massa, imagínate.

En cambio, la oposición mayoritaria se debate frente al peronismo cuando hay un rosario de peronistas o ex peronistas en sus filas, desde Patricia Bullrich hasta Christian Ritondo, desde Diego Santilli hasta Miguel Angel Pichetto, que pasó de jefe de bancada del kirchnerismo a candidato a vice de Macri.

Veo una oposición con ganas, esta vez con hambre de poder -cosa que durante buena parte del primer kirchnerismo no ocurría- pero con cierto purismo que, podrá tener sentido, pero debería darse puertas para dentro.

Publicidad

No me parece momento de pretender esculpir el David de Miguel Ángel cuando una estatua de plastilina deforme no tiene problemas en seguir mutando con tal de conservar el poder.

Pero… también es síntoma de lo que nos toca: en la Argentina el político se dedica a la política y pretende que todo el mundo, además de trabajar, se dedique a la política.

Joaquín Sánchez Mariño y Nicolás Lucca

N: Vamos con un pequeño ping-pong , ¿a quién te gustaría entrevistar?

Hoy a Volodímir Zelenski. Mañana, no sé.

N: Exceptuando el periodismo y la escritura, ¿qué más te gusta?

Publicidad

La música.

N: ¿Asignatura pendiente?

El día que nos quedemos sin pendientes, nos morimos.

N: ¿Una canción que te represente?

Publicidad

Desarma y Sangra de Serú Girán.

N: ¿Algo de vos que muy poca gente sabe?

Soy pésimo para las relaciones públicas, no entiendo indirectas, tengo mil TOCs y soy extremadamente torpe.

N: Para cerrar en un concepto, ¿Nicolás Lucca es…?

Publicidad

Alguien que busca saber quién es.

Continuar leyendo

Televisión

Video: Ernestina Pais chocó a una camioneta, intentó escapar y la detuvo la Policía

La conductora protagonizó un accidente vial en Palermo y no quiso presentarle los papeles a la víctima, pero personal policial la detuvo a los pocos metros del hecho

Ernestina Pais embistió a un vehículo, intentó escapar y fue detenida por la Policía. El accidente fue leve, pero el hombre que conducía la camioneta le solicitó a la conductora los datos de su seguro para hacerse cargo de los daños.

El siniestro fue informado por el programa LAM (América), a partir de los datos que aportó una testigo del accidente vial.

“El sábado por la tarde, en Palermo, venía por una cuadra Ernestina Pais, entonces quiso pasar a una camioneta y la chocó”, comenzó contando.

“En lugar de pararse avanzó, pero la paró justo el semáforo que cortó. Entonces el señor paró atrás, se bajó muy amablemente y ella subió la ventanilla”, detalló la mujer que presenció el accidente.

Publicidad

Sobre lo que sucedió después, la testigo comentó: “El señor le pedía que por favor baje la ventanilla y se parara a un costado porque habían chocado y que necesitaba la documentación del auto. Ella le dijo que no con la cabeza, volvió a cortar el semáforo y avanzó, con la mala suerte de que justo dobló un móvil policial y el señor empezó a los bocinazos. Ahí ella quedó entre el móvil policial y la camioneta que había chocado. Bastante horrible lo que hizo porque la policía le pidió que bajara la ventanilla y ella empezó a reírse, desagradable el tema”.

Ernestina Pais chocó, se negó a dar los datos del seguro y rechazó hacer el test de alcoholemia

Paula Robles, la ex de Marcelo Tinelli, confesó quién fue “su gran amor”

“El choque fue menor. Fue una raspadita. Es un bajón, pero bueno, si alguien te choca, querés que te lo arregle el seguro del otro, que es lo que corresponde”, contextualizó Ángel de Brito, al frente de LAM.

Publicidad
Continuar leyendo

Televisión

“Sentí miedo”: Mirta “Shakira” Guerrero cargó otra vez contra Milagro Sala

La ex colaboradora de la líder de la Tupac Amaru teme represalias luego de sus declaraciones como arrepentida

Mirta Guerrero, más conocida como “Shakira”, fue la mano derecha de Milagro Sala durante 26 años. Tras la denuncia pública contra su ex jefa y referente política de la Túpac Amaru, la arrepentida volvió a dialogar con Rodrigo Alegre sobre las nuevas declaraciones que dio la acusada de lavado de activos.

“Milagro no desmintió en sus declaraciones el tema de los dólares para los viajes”, fueron las primeras palabras de la mujer que denunció a la dirigente jujeña.

“Yo llego a tener abogada particular porque ella me dijo que la contrate y que se hacían cargo”, reveló en relación a su defensa ante la Justicia.

Publicidad

“Siento miedo y cualquier cosa que me llegue a pasar a mi o a mi familia, la hago responsable directa a Milagro Sala. El fiscal me va a dar custodia”, confesó Mirta Guerrero en comunciación con TN. En la primera indagatoria, la mujer aseguró que tenía pruebas de todo y este martes se las presentó al investigador Sergio Lello.

En la reunión para ampliar su testimonial, “Shakira″ destacó que todo el dinero robado iba directo a la casa de Milagro Sala. “Lo traslada en vehículo, pero nunca me puse a contar la suma total. Tal vez 14 millones, en otro viaje eran ocho, en otro once, muchísima plata”. Además, precisó que el dinero era de etapas de la construcción de viviendas y que “hubo plata que salió hacia Buenos Aires”.

“Nunca se va a terminar de saber todo. Había dos máquinas de contar plata en el doble fondo de la casa”, develó la mujer que sufrió violencia por parte de Milagro Sala.

Juicio por la obra pública: la Fiscalía desvinculó a Alberto Fernández y a Sergio Massa de las irregularidades

Publicidad

Por último, Mirta Guerrero fulminó a la referente y realizó un mea culpa: “Yo opté por callarme, pero lo pasé muy mal. Lamento no haber hablado antes”.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR