Salud

Un austríaco recibirá un trasplante de médula con células de cordón umbilical del Garrahan

El hospital de niños recibió el pedido de un austriaco enfermo de leucemia aguda y transportó el salvador compartimento el 4 de febrero en una heladera portátil con una temperatura de 176 grados bajo cero

miércoles 12 de febrero de 2014 - 5:11 pm

Células madres del Banco Público de Cordón Umbilical, dependiente del Hospital Garrahan, fueron trasladadas el 6 de febrero a Austria para ser utilizadas en un trasplante de médula a un ciudadano del país que padece leucemia mieloide aguda.
[pullquote position=”right”]El Garrahan transportó celulas madres del Banco Público a Austria[/pullquote]

El Banco Público es el único del país y tiene almacenados tres mil unidades de sangre de cordón. La institución es parte del Registro Nacional de donantes de de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH) del Incucai, así desde cualquier país se puede solicitar células.

El transporte de las células madres comenzó el 4 de febrero, cuando partió de Capital Federal en una heladera portátil con una abrupta temperatura de 176 grados bajo cero. Después de 11.810 kilómetros, el compartimento salvador llegó al Centro de Trasplante de Austria.

Es la vigésima vez que células madre del Banco Público de Cordón Umbilical son utilizadas y la segunda oportunidad en la que son destinadas al exterior.

“El 21 de enero el Registro Nacional de CPH del Incucai nos envió una solicitud urgente para un paciente que vive en Austria, y para el que se encontró en nuestro Banco, una unidad apta compatible”, declaró Silvina Kuperman, jefa del Centro Regional de Hemoterapia del Garrahan.

En cuanto a la donación del cordón umbilical, el proceso es totalmente anónimo: ni la persona a la que se le entregaron las células, ni la madre donante del cordón umbilical se enteran del origen y destino de las mismas.

En este caso, la madre tuvo su parto en la Maternidad Sarda, en 2006. Hoy, el niño tiene 7 años, goza de un perfecto estado de salud y concurre a la escuela. Las células del bebé se resguardaron por 7 años en nitrógeno líquido, hasta ser pedidas y enviadas a Viena.

COMENTARIOS