Judiciales

Condenan a una mantera por vender en la calle y cortar el tránsito en Retiro

Según consta en el fallo, Rilda Pari Laime deberá abonar una multa de 35.000 pesos y ya no podrá recuperar la mercadería que le fue decomisada de la decena de puestos de venta que regenteaba

martes 11 de febrero de 2014 - 7:28 am

La justicia contravencional porteña condenó a una mujer de nacionalidad boliviana, de 30 años, por ser la organizadora de varios puestos callejeros de venta de mercadería ilegal en la zona de Retiro, además de cortar una avenida e impedir el paso del transporte público tras un operativo policial dispuesto para evitar que los manteros ocuparan las veredas de la zona.

Según consta en el fallo, Rilda Pari Laime deberá abonar una multa de 35.000 pesos y ya no podrá recuperar la mercadería que le fue decomisada de la decena de puestos de venta que regenteaba.

Ésta es la primera condena de una mantera en la ciudad. La Justicia comprobó que Rilda Pari Laime, además de ser propietaria de varios puntos fijos en la calle, subalquilaba locales en una “saladita” de Retiro y era propietaria de una flota de al menos cuatro taxis, con sus respectivas licencias, que operaban en una parada ilegal en la entrada de la terminal de ómnibus de Retiro, sobre la avenida Ramos Mejía.

Tras la investigación que encabezó el fiscal porteño Walter López, a la mujer boliviana se le imputó formar parte de una de las organizaciones en la cual también estarían implicados varios de sus familiares. Tal como contó LA NACION en su edición del domingo 2 de este mes, la venta ilegal en la zona de Retiro respondería a una estructura piramidal que tiene en la mira a un argentino que fue beneficiado con concesiones del gobierno nacional en la zona de la terminal de ómnibus.

Además, Rilda Pari Laime estaba a cargo del local gastronómico El Faro; de un local comercial denominado Black Cell, ubicado en La Rioja al 2100, y de un puesto de taxis sobre la avenida Ramos Mejía, en la salida de la terminal de ómnibus.

COMENTARIOS