Echegaray

Caso Echegaray: La conexión con Lambiris también vincula al gobernador entrerriano Sergio Urribarri

La novedad conocida respecto a que la conexión del jefe de la AFIP, con el empresario Lambiris es un conocido contador entrerrianotrajo un inesperado nerviosismo en el ámbito del gobierno provincial

martes 11 de febrero de 2014 - 5:46 am

Ayer, el diario La Nación dio a conocer la noticia acerca de las vinculaciones del contador de Gualeguaychú, Guillermo Michel, mano derecha del Jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray, con el empresario Jorge Lambiris.

Ahora bien, este contador entrerriano no solo puso nervioso a Echegaray, sino que también hizo lo propio con el actual gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, ya que este contador Michel, fue socio del ex vice gobernador de la provincia y actual senador nacional Pedro Guastavino, aliado político clave del gobernador Urribarri.

Según informó el diario Clarín, con “Pemo”, tal como le llaman al senador K, Michel mantiene una larga relación de negocios. En 2008, Guastavino fue socio fundador de una empresa llamada Banco Inversiones SA, dedicada a operaciones inmobiliarias y al negocio agropecuario. Michel se ocupó personalmente de aquella empresa, a punto tal que un domicilio en el que él vivía fue elegido como sede legal: Rocamora 4437, Almagro. En 2009, Michel en persona asumió la presidencia de la firma creada por el senador. Y dos años después dejó ese cargo en manos de su padre, Arturo Alejandro Michel. La relación es inocultable: hoy Baco SA declara funcionar en otro departamento porteño, ubicado en Yatay 446. La línea telefónica está a nombre de Ianina, hermana del colaborador dilecto de Echegaray.

El primer socio de Guastavino en aquella firma fue el chaqueño Enrique de Breuil. En septiembre de 2009, esa misma persona fundó otra SA llamada Sandebus Inversiones, en sociedad con el propio Michel y con sede en el mismo departamento de la calle Rocamora. Lo curioso es que Sandebus SA no tiene siquiera una página web, pero en julio de 2010, con la firma de Michel, emitió Obligaciones Negociables por $1.500.000.

Además, Michel no sólo exhibe un gran poder en la AFIP, sino que digita todo lo que tenga que ver con la Regional Entre Ríos de ese organismo. Y ese sería otro de los motivos del nerviosismo.

A mediados del mes de diciembre se conoció una noticia, que reprodujo Urgente24, acerca del descubrimiento de una millonaria estafa perpetrada por la firma Tabacalera del Litoral SRL, instalada en la ciudad de Concordia. Ese suceso trajo derivaciones inesperadas y si bien el período de feria judicial y otros hechos hicieron olvidar el incidente, ahora toma relevancia nuevamente.

El Jefe de la Delegación de la AFIP de Concordia, Pedro Arturo Verbauwede, está sospechado de estar involucrado (por acción u omisión) en esa causa que se sustancia en el Juzgado Federal de Concepción del Uruguay, en la que se investiga la multimillonaria evasión impositiva y adulteración de marcas de cigarrillos.

El titular de la AFIP será citado a indagatoria junto a tres empleados de la tabacalera, un suboficial de la Policía Federal y otras personas que residen en Capital Federal.

La fiscal del Juzgado Federal de Concepción del Uruguay, María de los Milagros Squivo solicitó al juez Pablo Seró la indagatoria del titular de la AFIP-Concordia, Pedro Arturo Verbauwede. A su vez, Seró hizo lugar a ese pedido de modo que el titular de la AFIP pese a haber desmentido su implicancia en la causa, quedará imputado en los próximos días.

Sobre los trascendidos que apuntaban a Verbauwede como uno de los principales imputados en la causa, se confirmó que el funcionario se fue de su empleo sin dar ninguna explicación, en forma casi simultánea a su ida. La funcionaria que le sigue en el cargo, se hizo cargo de esa seccional por orden de la Regional y en el edificio de calle Estrada y D. P. Garat, cambiaron las cerraduras y las claves de la alarma. Verbauwede tiene vedado el ingreso al interior del organismo y solo puede llegar hasta donde se atiende al público.

Desde el primer momento que se conoció la noticia, que dejó en la calle a unos 60 trabajadores, se sospechó de la connivencia entre el organismo recaudador y la empresa, como así también con otros organismos estatales y no se descartaban vinculaciones con funcionarios y políticos del gobierno.

Es difícil suponer que quien desde Buenos Aires digitaba todo lo que sucedía en la Regional Entre Ríos, nunca haya escuchado lo que estaba sucediendo en la Delegación de la ciudad N°2 de la provincia, más cuando en el organismo ya es vox populi que los inspectores que iban a realizar inspecciones a la tabacalera, labraban actas con infinidad de irregularidades que denunciaban ante su superior y no pasaba nada. ¿Nunca habrán pasado un informe a alguien por encima del Jefe de la Delegación, ya sea a la jefatura de Paraná o más arriba?, ¿o será que esos informes se perdieron “casualmente”?.

Lo cierto es que la noticia por la que el ministro de Comunicación (y algo de Cultura), no quería que se leyera era la del contador amigo del gobierno entrerriano. Y la ligó el pobre Francisco. Los nervios muchas veces traicionan… y mal.

 

Fuente: Urgente24.com

COMENTARIOS