Sociedad

Pérez Esquivel criticó duramente a Capitanich por el traspaso del Instituto por la Memoria al Gobierno Nacional

El Premio Nobel de la Paz realizó duras declaraciones tras el polémico traspaso. Afirmó que nunca fueron informados y que "nadie es dueño de los derechos humano"

lunes 10 de febrero de 2014 - 7:47 pm

El premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel expresó hoy su enojo al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, por el inconsulto traspaso del presupuesto e inmuebles del Instituto Espacio para la Memoria (IEM) al Estado Nacional que actuó “en forma contradictoria y sin ética política”, dijo.

“Nunca fuimos notificados, nos enteramos a través de trascendidos informales y lo confirmó tu declaración a los medios”, señaló Pérez Esquivel en una carta que envió al ministro coordinador. [pullquote position=”right”]Pérez Esquivel criticó duramente a Capitanich por el traspaso del Instituto por la Memoria al Gobierno Nacional.[/pullquote]

“No hubo información alguna, no hubo diálogo, desconocieron a las autoridades del IEM, integrado por organismos de derechos humanos, representantes de la Legislatura y personalidades comprometidas en la defensa de los DDHH trabajando “ad honorem”.

Días atrás, en uno de sus informes matutinos a la prensa, Capitanich adelantó que el presupuesto y los edificios del IEM pasarán por 30 años a manos de la Nación con acuerdo del gobierno de la ciudad, mediante un convenio firmado el día 22 de enero “entre gallos y medianoches”, según Pérez Esquivel, con la vice Jefa de gobierno porteña, María Eugenia Vidal.

Advirtió que las autoridades nacional y porteñas “en sus negociados bilaterales, ya venían operando la desintegración del IEM” y aseguró que lo hacen porque “no soportan organismos autárquicos y autónomos, y buscan someterlos a los caprichos del gobierno nacional”.

“Nos quieren neutralizar”, denunció, y “por éso la nueva jefa del bloque kirchnerista en la Legislatura, Gabriela Alegre, presentó un proyecto para modificar la estructura del IEM y ponerla bajo las directivas de su partido”.

En su carta, Pérez Esquivel estimó que la “urgencia” de la Casa Rosada por firmar el convenio es “instalar en lo que fuera el Casino de oficiales en la Ex ESMA, un Museo e inaugurarlo el 24 de marzo del 2014, violando la ley y buscando apropiarse de la política de los derechos humanos que hace una década venimos llevando”.

“Pero nadie es dueño de los Derechos Humanos, ningún gobierno puede adueñarse de las luchas populares, es un camino equivocado”, advirtió, “lo peor que pueden hacer es disfrazar la situación dejando en manos del gobierno de turno la política de derechos humanos”.

COMENTARIOS