Echegaray

Echegaray: “Si me sueltan la mano, me los llevo a la cárcel conmigo”

El director de la AFIP dijo a varios funcionarios públicos: “Yo los salvé a Lázaro Báez, Rudy Ulloa y otros. Si me sueltan la mano cuento todo y si voy preso me llevo a unos cuántos kirchneristas conmigo”

lunes 10 de febrero de 2014 - 2:17 pm

La situación judicial del titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, avanza a la par de una fuerte interna dentro del gobierno, que pone en evidencia la delicada situación en la que se encuentra la actual gestión nacional.

El jefe de la AFIP contrató un estudio jurídico que decía tener contactos para librarlo de la causa de Ciccone. Le pidieron dinero para “coimear” a los que “deciden” ese tema. El jefe de la AFIP puso una millonaria suma y cayó en la trampa. Sus abogados se quedaron con el dinero y lógicamente no los puede denunciar.

Fue Sergio Berni y su gente quien descubrió la oscura maniobra de Echegaray y el vicepresidente Amado Boudou lo terminó de hundir cuando justificó su situación por el tema Ciccone diciendo que él cumplió una resolución de la AFIP.

Echegaray dijo a varios funcionarios públicos: “Yo los salvé a Lázaro Báez, Rudy Ulloa y otros. Si me sueltan la mano cuento todo y si voy preso me llevo a unos cuántos kirchneristas conmigo”. [pullquote position=”right”]Echegaray: “Si me sueltan la mano, me los llevo a la cárcel conmigo”[/pullquote]

No sólo el caso Ciccone pone a Echegaray al borde de la imputación. Hay otro asunto que podría ser aún más complejo: Una denuncia de Massalin Particulares hizo allanar por el Juzgado Federal de Concepción del Uruguay una fábrica llamada “Tabacalera del Litoral SRL”, en la ciudad de Concordia. Falsificaba marcas con los nombres de Philip Morris, Marlboro, Viceroy, Rodeo y Blitz (para Paraguay), Pall Mall Bellmont y Hilton (para Chile), y hasta Marlboro para Estados Unidos.

Al fabricar marcas de renombre y contrabandearlas eludían los impuestos al tabaco. El juzgado hizo 14 allanamientos y encontró 494 kilogramos de estampillas falsas, las necesarias para 3,6 millones de paquetes, 5 millones de cigarrillos falsos listas para vender, 33 toneladas de hebras para tabaco, 7 millones de filtros y 7 mil bobinas de papel para cigarrillos. El valor de los elementos hallados suma aproximadamente 30 millones de peso.

Fueron encontrados en una mega fábrica que funcionaba gracias a la complicidad de la AFIP y de algunos jefes de Gendarmería que eran quienes cuidaban que el contrabando funcione, al menos saliendo de la Argentina.

Las pruebas halladas en el lugar demuestran que Echegaray no era ajeno a la existencia de esa fábrica, esa causa también lo tendrá casi como principal protagonista. No escapan a la mira de la justicia funcionarios del gobierno entrerriano a quienes se estima cómplices de la millonaria estafa.

COMENTARIOS