Seguinos en nuestras redes

Tecnología General

Bluetooth 5: más rápido, mejor cobertura y mayor rango

El nuevo estándar de conexión inalámbrica llegará a final de año para amplificar la llamada era del “Internet de las Cosas”

El reciente anuncio del consorcio Bluetooth Special Interest Group (SIG), organización que supervisa el desarrollo de la conectividad inalámbrica, adelantó algunas de las características que estarán presentes en Bluetooth 5.0, la actualización que posibilita la transmisión de voz y datos entre diferentes dispositivos mediante un enlace por radiofrecuencia.

Promete una mejora en el consumo de energía, evitando un consumo excesivo de batería. La nueva versión de Bluetooth, que estará disponible a final de año o principio de 2017, duplicará la velocidad y aumentará la capacidad hasta en un 800% en comparación con el diseño actual, la versión Bluetooth 4.2.

El potencial de esta herramienta de comunicación inalámbrica, convertida en indispensable para muchos aparatos, permitirá extender la era de los dispositivos conectados, facilitando la construcción de un entorno libre en el hogar.

Actualmente, es un problema habitual que las conexiones inalámbricas mediante este protocolo están limitadas a un radio de alcance muy escaso.

La alta velocidad de Bluetooth 5.0 permitirá enviar datos de manera más rápida con la consabida optimización de la capacidad de respuesta y anticipará una nueva generación de servicios “sin conexión”, como información derivada de la ubicación o la navegación. Esta visión va a redefinir la forma en que los dispositivos con conexión Bluetooth transmiten información, alejándose del modelo de “aplicación sincronizada a un dispositivo”.

A diferencia del diseño actual, que soporta teóricamente transferencias de datos de 24 Mbps, el próximo modelo alcanzará 100 Mbps y será capaz de conectar dispositivos que se encuentren en un radio de hasta 200 metros, aunque se desconocen todavía algunos aspectos relacionados con su seguridad informática.

Para los responsables, Bluetooth 5.0 “transformará la forma en que las personas experimentan el ‘Internet de las Cosas’ de forma sencilla y sin problemas”, explica en un comunicado Mark Powell, director de Bluetooth SIG.

Tecnología

Se publicó la lista de los emojis más utilizados durante 2021

El nuevo ranking se asemejó al del año 2019, dejando atrás un 2020 en el que predominaron los caracteres relacionados a la pandemia de Covid-19.

Desde hace un tiempo, se ha vuelto una costumbre, en el marco de los conversaciones instantáneas que posibilitan los smartphones, la comunicación a través de emojis. Tanta relevancia ha adquirido este tipo de caracter que en los últimos años se han realizado rankings sobre los más utilizados durante un período de 12 meses.

El Consorcio Unicode, encargado de lanzar los estándares de codificación de caracteres informáticos, entre los que se encuentran los emojis, ha publicado la lista de las figuras más populares del mundo en 2021 que se asemeja al del 2019.

De acuerdo a los datos recabados, el símbolo más utilizado en este año, “llorar de alegría”, se mantiene en el primer puesto con respecto a la última lista, igual que sucede con el segundo, el corazón rojo. El primero de ellos corresponde a más del 5 por ciento de los emojis que se envían en todo el mundo, según Unicode.

Completando el top 10, se encuentran otros emojis como ‘rondando en el suelo de risa’ (pasa del 4º al 3º), el pulgar hacia arriba (4º, era 10º en 2019), la cara llorosa (del 8º al 5º), las manos juntas (6º), el beso con un guiño (de 9º a 7º), la cara sonriente con corazones (8º), la cara sonriente con corazones en los ojos (9º) y la cara sonriente con ojos sonrientes (10º).

De esta manera, la lista vuelve a adquirir el mismo carácter pre-pandémico que en 2019. Durante el 2020, los emojis que dominaron la escena fueron las caras con barbijos y las jeringas. En el top 10 de este año solamente encontramos dos figuras vinculadas a la salud: la cara afiebrada y woozy face, que denota un evidente malestar. El microbio figura lejos, dentro del top 500.

Continuar leyendo

Tecnología

WhatsApp: cómo cambiar el número de teléfono y no perder chats ni contactos

La aplicación de mensajería instantánea ofrece una opción para conservar todas las conversaciones. Cuáles son los principales requisitos para acceder a esta nueva función.

Es sabido cuán engorroso puede resultar cambiar de número de teléfono, no solo por la posibilidad de perder conversaciones con tus allegados sino por el tiempo que requerirá en un futuro comunicarles sobre la adquisición de una nueva línea.

Sin embargo, existen distintas funciones para acelerar el trámite que muchos internautas y usuarios de smartphones podrían desconocer. En ese sentido, WhatsApp, el servicio de mensajería instantánea más utilizado en todo el mundo para hablar con otras personas, ofrece una opción dentro de su aplicación que permitiría realizar el cambio de número sin perder contactos ni conversaciones.

El primer requisito es que el teléfono esté conectado a internet y que tenga la posibilidad de recibir llamadas y mensajes de texto. Una vez asegurado esto, se debe ingresar a WhatsApp a través del dispositivo, hacer click en Ajustes, Cuenta y Cambiar Número.

La app va a pedir el antiguo y el nuevo número de teléfono, además de brindar la opción de ajustar el código del país, en caso de que el cambio de número se deba a que el usuario se mudó al exterior.

Una vez completada esta información, WhatsApp realizará la configuración de forma automática y el usuario podrá seguir usando la aplicación como de costumbre, ya con su nuevo número de teléfono. La información de los contactos, las conversaciones y los grupos en los que está incluido permanecerán intactos.

Cabe aclarar que incluso la app ofrece la opción de enviar una notificación a todos los contactos, o solo a algunos de ellos sobre el cambio en el teléfono, para que ellos estén al tanto del cambio.

 

Continuar leyendo

Negocios

Ciberamenazas en las empresas. ¿Es moral rastrear a los empleados?

Tanto si se trabaja desde una oficina como si se teletrabaja utilizando equipos informáticos propiedad de una empresa, es muy probable que parte del software que esté instalado en el equipo tenga como propósito registrar las acciones del empleado o la empleada que lo utiliza. Desde algo tan sencillo como comprobar el historial de navegación de los navegadores web hasta aplicaciones destinadas a controlar el tiempo en pantalla de los empleados, lo cierto es que la vigilancia informática de las empresas hacia sus trabajadores es una realidad que está cada vez más sujeta a debate.

El argumento de la ciberseguridad

Uno de los principales argumentos esgrimidos por las empresas para establecer este tipo de medidas de control es el de la ciberseguridad. Si los empleados acceden a webs inadecuadas o descargan contenidos peligrosos para la compañía, es importante utilizar un sistema de monitorización que permita detectar estos comportamientos y neutralizar cualquier posible ciberamenaza antes de que afecte al resto de equipos.

Tiene sentido sobre el papel, pero este argumento se puede desmontar fácilmente si se considera que también es posible restringir el acceso a aplicaciones como los navegadores, instalar software antivirus, descargar una VPN y adoptar otras medidas de protección para los equipos informáticos de la compañía, que no requieran del uso de un sistema de vigilancia continuo sobre los empleados.

El argumento de la productividad

Otro de los argumentos esgrimidos por las empresas es el de la productividad, especialmente en el caso de la contratación de empleados para que trabajen por horas. Si bien es cierto que a una persona a quien se le paga para trabajar durante una jornada horaria se le puede exigir que dedique ese tiempo al trabajo y no al ocio, también es cierto que cada vez más se está demostrando la conveniencia de pagar a los empleados por la consecución de objetivos, y no tanto por su dedicación al trabajo durante una serie de horas.

Además, en muchos casos también puede darse que durante momentos puntuales simplemente no haya trabajo. Si el trabajo de un empleado es responder correos electrónicos o contestar al teléfono, y en un momento dado ha terminado con esas tareas y no tiene nada más que hacer, no parece que tenga demasiado sentido impedirle el acceso a la prensa durante unos minutos o responder a un correo personal en horas de oficina.

La monitorización fuera de horas de oficina

En cualquier caso, lo que sí parece claro es que la monitorización fuera del horario de oficina está fuera de toda ética, especialmente en los casos en los que se utiliza un sistema de monitorización excesivo o se tiene acceso a la webcam de los dispositivos que se utilizan para el teletrabajo. Este tipo de control excede los límites de lo razonable, si bien todavía existe un cierto vacío legal en torno a este tipo de prácticas debido a que el teletrabajo no ha pasado a ser una actividad realmente extendida hasta hace apenas un año, cuando comenzaron las medidas de restricción para contener la pandemia del coronavirus.

En este sentido, la mejor opción para los trabajadores es utilizar únicamente dispositivos de la empresa para el trabajo y nunca dispositivos personales, de manera que puedan sencillamente apagarlos al terminar su jornada y evitar cualquier tipo de seguimiento de su vida personal. Este tipo de medidas, además, contribuyen a mantener bien delimitada la línea entre el espacio personal y el profesional, algo que suele resultar difícil con el trabajo telemático, sobre todo para los trabajadores y trabajadoras con menos experiencia en este ámbito.

En caso de duda, los sindicatos responden

Siempre que cualquier trabajador o trabajadora sienta que su empresa registra en exceso sus movimientos en los dispositivos con los que trabaja, los sindicatos pueden ofrecer un completo asesoramiento que les ayude a marcar de forma más clara estos límites. De esta manera se puede alcanzar un mejor equilibrio entre un control razonable de la productividad del personal de una empresa, y un mayor respeto por su merecida privacidad personal.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR