Seguinos en nuestras redes

Salud

Algo más que placer: siete beneficios del semen para tu salud

Se suele preguntar si engorda, si causa caries o si es perjudicial para la salud de quien lo ingiere, pero: ¿es verdaderamente tan malo?

Durante muchos años se ha dicho que tragar el semen tiene grandes beneficios para la mujer, pero : ¿cuáles son?

A continuación te contamos de los nutrientes y otros elementos que son beneficiosos para tu cuerpo:

1. Piel hidratada. Desde hace muchas décadas es usado en productos cosméticos para hidratar la piel, los expertos recomiendan aplicarlo directamente para mayores beneficios.

2. Reduce el riesgo de cáncer. Diversos estudios han demostrado que su contenido de selenio previene en un 40% el riesgo de cáncer.

3. Regula tu período. La cantidad de hormonas que contiene ayuda  a regular tu periodo menstrual; mismas que resultan benéficas si quieres embarazarte.

4. Reduce las náuseas en el embarazo. Lo ves, no dejes de tener sexo mientras estás embarazada.

5. Mejora la apariencia de tu cabello. Sus nutrientes hacen que tu cabello nazca sedoso, fuerte y brillante.

6. Suplemento alimenticio. Con tragarlo obtendrás calcio, zinc, potasio, magnesio, vitamina B12 y C; además de aminoácidos, proteínas, fructuosa, glucosa y minerales.

7. Mejora el ánimo. Es un antidepresivo natural, gracias a que ayuda a segregar oxitocina y serotonina, ambas relacionadas con la felicidad.

Recuerda que antes de practicar sexo oral sin protección debes estar segura de que tu pareja no tiene ninguna enfermedad de transmisión sexual.

Salud

Cómo poner las luces del árbol de Navidad para que iluminen mejor y sean más seguras

Consejos para evitar accidentes eléctricos

Llegó el momento de armar el árbol de Navidad y uno de los accesorios que le dan ese toque mágico son las luces. Para evitar que te queden huecos oscuros y otros iluminados, además de accidentes eléctricos, tomá nota.

Paso 1: determiná el número de luces que necesitás y el tamaño de los focos. Una regla que te podría ser útil es: por cada 30 centímetros de altura del árbol, le corresponden 100 luces. Consejo: una combinación de forma o volumen de las bombillas, pueden dar más brillo y originalidad.

Paso 2: eliminá las etiquetas y tratá de ocultar el cable. Andá desplazando desde el tronco las luces, envolviendo las ramas, pasando de adentro hacia afuera. El cable debe quedar suelto y evitá unir más de tres cadenas.

Paso 3: a toda costa no hagas patrones, entre más desordenado pongas las luces podrás distribuir una mayor cantidad.

Paso 4: los contactos tienen que quedar en el suelo, al mismo tiempo que escondés el cable lo más cerca de las ramas y troncos.

¿Cómo hacer las luces más seguras?

1- Si vas a usar las del año pasado, desenredá y revisá enchufe, cables y portalámparas, ante cualquier daño o pelado desechá.

2- Si tenés un árbol natural, apaga las luces cuando riegues.

3-Empleá principalmente luces de energía solar, LED o de bajo voltaje (5V, 12V o 24V).

4- Evitá doblarlas mucho sobre el árbol de Navidad.

Lo más importante es que te asegures que las series cumplen con las normas de calidad, y que apagues las luces antes de irte a la cama o cuando no estés en tu casa.

Fuente: Salud 180

Continuar leyendo

Salud

Diferentes ideas para preparar un puré de papas

Opciones para darle un toque diferente a este plato

El puré de papas acompaña a una gran cantidad de platos, lleva pocos ingredientes pero pueden hacerse otras versiones para darle un toque único.

Hay muchos tipos de este tubérculo, para esta comida se puede usar la papa agria, kennebec o monalisa. Hay que buscar las más harinosas y más blandas, porque cuando pierden el agua tienen más untuosidad.

Hay que buscar una vieja, puede ser de la variedad agria, porque también absorbe más mantequilla. En cuanto a la cocción, depende de cómo quieras hacer el puré. Si querés hacerlo cremoso tendrás que escurrir más la papa después de cocer, si es solo para un puré, podés dejar algo de agua.

Lavala, pelala, y luego partila en cachelos y cocela desde frío en agua y sal. Si la cocemos desde caliente tomará parte de ese agua, y no nos interesa porque queremos que guarde cierta textura.

Otra opción es cocerla entera, lavada y pelada, con un buen puñado de sal, y retirarla cuando está a punto de deshacerse (clavando un palillo para ver el punto). Colá y en la misma olla secala a fuego bajo, para que pierda el agua que le pueda quedar, si no querés llevarla al puré.

Para el cremoso necesitamos untuosidad, pero para el tradicional basta con un tenedor y añadir la mantequilla, eso sí, en pomada, no caliente ni derretida. Cuando tenemos la papa seca, añadimos mantequilla fría y vamos machacando con la varilla. Tiene que ser en frío porque emulsiona más. Si la echamos derretida no se produce tanto esa emulsión, que es lo que busca para que tenga cremosidad y cuerpo.

No debe ser líquido y que tampoco se debe lavar la papa una vez cortada. Necesitamos esa fécula, ese almidón que tiene, que va a ser la que ayude a que el puré tenga textura. Usar caldos, distintos aceites infusionados, especias, algún hongo o añadir al puré otras verduras son algunas de las opciones.

Una idea para un puré que acompañe a una carne, por ejemplo, es un caldo de verduras o un caldo de pollo en la cocción. Basta con una carcasa de ave, una zanahoria y un puerro y tenerlos media hora cociendo. En cuanto a la manteca es mejor añadirla poco a poco, para ir viendo qué textura tenés, porque luego siempre podrás corregir.

Los purés para pescado necesitan menos aderezos porque pueden eclipsar al alimento, pero los que sean para carne aceptan más sazón. Podés añadir pizcas de tomillo, pimentón, orégano, comino o hacer un aceite de tomillo el día anterior.

El horno también puede ser una opción para hacer algo diferente. Asá unas papas partidas por la mitad, con hierbas aromáticas y un toque de aceite, y luego las machacamos con manteca.

Otra idea es fondear unas verduras con un poco de mantequilla y aceite, ya sean puerro o cebolla, como si fuéramos a levantar un guiso y triturarlo también con el puré, que le da mucho sabor

Fuente: Directo al paladar

Continuar leyendo

Salud

Consejos para encontrar los productos más frescos del súper

Consejos para hacer una compra exito

Es más fácil elegir los alimentos cuando podemos conocer la fecha en la que vencen, pero ¿qué hacemos cuando queremos comprar frutas, verduras o carnes y no logramos descifrar si ya han perdido su frescura?

Previamente, planificá tus compras de víveres según el día en que estos son despachados en los supermercados, pero si no podés llegar a tiempo entonces estos consejos te ayudaran a comprar lo más fresco.

Frutas y verduras:

Paltas: Su color no indica madurez. Está madura si se siente suave al presionarla junto a la punta del tallo.

Duraznos: Evitá elegir la fruta que se sienta dura o que tenga un color verde claro; ya que al comerla carece de sabor. Comprá mejor las que se vean de color rojizo con un matiz crema o dorado y que tenga buen aroma.

Choclos: Elegí llevar los que tienen hojas, que son el indicador perfecto para saber si se encuentran frescas. Las de color verde claro son las mejores. Las secas y amarillas indican vejez.

Papas: Evitá las que tienen manchas verdes, piel pelada o brotes, como así también cuando se sienten blandas. Optá por llevar las que se vean más uniformes en tamaño.

Peras: Su color no determina madurez. Se recomienda que las palpes y logres sentirlas firmes, ni muy duras ni muy suaves, pero su determinante principal es el aroma.

Sandía: Cuando está lista para comer la cáscara debe tener un color amarillento y las semillas deben sonar si la agitás.

Carnes y pescados:

Al momento de comprar la carne el olor es el mayor indicador de frescura, además que debería estar rosada o roja. Los pescados por su parte deberían ser brillantes y los ojos estar claros y abultados.

– Evita los paquetes de carne que tengan mucho líquido.

– Elegí la carne con grasas blancas, que no se vean amarillas.

– El pollo no debe tener ni la piel ni la carne lastimada.

– Comprá cordero y cerdo con color rosado a pálido, con poca grasa y textura firme.

– Los pescados procurá que si son de río huelan frescos y limpios; si es de mar deberá darte la sensación de olor a mar. Su cuerpo debe estar firme y liso; nunca blando ni con bultos.

Fuente: Selecciones

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR