Seguinos en nuestras redes

Norteamérica

El perfil de Omar Mateen: machista, homofóbico y empleado de una empresa de seguridad

El hombre de 29 años que mató a 50 personas en la disco Pulse no ocultaba su homofobia. Hijo de padres inmigrantes y admirador del Estado Islámico, también era un machista. Su exesposa dijo que la violó en reiteradas oportunidades

La madrugada del domingo, Omaar Mateen, de 29 años, ingresó armado con un rifle y una pistola en el club nocturno gay Pulse de Orlando (Florida, EE.UU.) y abrió fuego contra quienes allí se encontraban. Mató a 50 personas y otras 53 resultaron heridas. Mateen se atrincheró y tiroteó con los policías, que lo terminaron abatiendo. El perfil del asesino: machista, homofóbico, con posibles vínculos con el Estado Islámico y empleado de una empresa de seguridad.

Familia de inmigrantes

Nació en Nueva York en una familia de inmigrantes. Su padre es Seddique Mateen, de origen afgano, quien mantiene desde hace tres años el programa Jirga Durand Show, en el canal Payam-e-Afghan con sede en Los Ángeles, donde habla en idioma dari sobre diversos tópicos políticos y se expresa en contra de las autoridades actuales de Afganistán. En varios videos Seddique Mateen manifiesta su gratitud hacia los talibanes afganos. De hecho, buscaba postularse como presidente del país árabe.

“Comentarios incendiarios”

En 2013 el FBI entrevistó a Mateen dos veces por “comentarios incendiarios” sobre posibles vínculos con el terrorismo internacional que presuntamente realizó en una conversación con un colega. No se han podido “verificar” los comentarios, aunque en ambos casos el agresor cooperó con los investigadores, según el FBI.

En 2014, Mateen fue entrevistado por agentes del FBI sobre sus supuestos contactos con Moner Mohammad Abu-Salha, probablemente el primer atacante suicida norteamericano en Siria inspirado por el EI. Cuando se determinó que los contactos con el yihadista fueron “mínimos” se cerró el caso.

“Esas entrevistas resultaron ser no concluyentes, así que no había nada para mantener la investigación en marcha”, aseguró el agente especial del FBI, Ronald Hopper. Mateen no era investigado en el momento de cometer el ataque en Orlando y tampoco estaba bajo vigilancia.

Empleado de una compañía de servicios de seguridad

El atacante trabajaba desde 2007 en G4S Secure Solutions, una empresa de seguridad transnacional con sede en Londres y llevaba un arma como parte de sus funciones, según la empresa. Algunos de sus colegas afirmaron que el agresor nunca ocultaba su homofobia y machismo, y realizaba comentarios despectivos al respecto, lo que condujo a una investigación por parte del FBI.

Según su padre, un homofóbico

Según Seddique Mateen, pocos meses antes del ataque, Omar vio a dos hombres besándose y se puso furioso. “No éramos conscientes de todas las acciones que estaba haciendo. Estamos en estado de ‘shock’ al igual que todo el país. Esto no tiene nada que ver con la religión”, afirmó su padre.

La exesposa de Omar Mateen dijo que la violó y era bipolar

Sitora YuSufi, la exesposa de Omar Mateen, dijo que él abusó de ella en repetidas ocasiones; que era emocionalmente inestable y mostraba signos de trastorno bipolar. Su exmujer añadió que a veces expresaba su ira hacia los homosexuales. Se casaron en 2009 y se separaron después de cuatro meses, aunque se divorciaron oficialmente en 2011.

Según varios medios estadounidenses, Omar Mateen tenía un hijo con otra mujer en Florida.

El agresor compró las armas figurando en la lista de sospechosos del FBI

Aunque Mateen no estaba bajo investigación en el momento de cometer el ataque en Orlando debido a que los casos por los que el FBI lo investigó se cerraron, aún aparecía en la lista de personas que pueden estar vinculadas al terrorismo. Esto no le impidió comprar legalmente una pistola Glock y un rifle AR-15. Según la agencia de noticias BNO, el tirador había adquirido las armas la última semana, pocos días antes de la masacre.

Mundo

En Nueva York será obligatoria la vacunación contra el Covid-19 para los empleados del sector privado

Bill de Blasio, el alcalde de la ciudad estadounidense aseguró que tomarán esta medida como una manera de dar un “golpe preventivo” ante el crecimiento de casos.

Ante el avance de la nueva variante Ómicron y en medio de una escalada de casos positivos, Bill de Blasio, alcalde de la ciudad de Nueva York, anunció que todos los empleados del sector privado recibirán obligatoriamente la vacuna contra el coronavirus.

La disposición se enmarca en la misma línea que la orden de vacunación que emitió el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien había establecido la obligatoriedad de la inoculación para todas las empresas que emplearan más de 100 personas y que debía entrar en vigencia a partir del 4 de enero, pero se encuentra actualmente suspendida por la Justicia.

“En la ciudad de Nueva York hemos decidido dar un golpe preventivo para hacer algo realmente audaz para detener el crecimiento adicional de la COVID y los peligros que nos está causando a todos”, dijo de Blasio y afirmó que “todos los empleadores del sector privado de la ciudad de Nueva York estarán cubiertos por este mandato de vacunación a partir del 27 de diciembre”.

Asimismo, a partir del 14 de diciembre los menores de entre 5 y 11 años tendrán que haber recibido al menos una dosis de la vacuna para poder participar en actividades extracurriculares de alto riesgo como deportes, bandas, orquestas y danza. Y a partir del 27 de diciembre, los neoyorquinos mayores de 12 años “tendrán que mostrar dos dosis de la vacuna” para poder entrar en lugares públicos como restaurantes y teatros, precisó.

“La vacuna es la única forma de salir de esta pandemia”, dijo el alcalde que concluye su cargo el 31 de diciembre y será reemplazado por Eric Adams, elegido en las urnas el 2 de noviembre.

Continuar leyendo

Norteamérica

Crece la polémica por una tecnología de reconocimiento facial que estaría a punto de recibir una patente

La empresa desarrolladora de software Clearview AI está a punto de conseguir los derechos de autor sobre una tecnología de reconocimiento facial

El Gobierno estadounidense dio luz verde a la empresa Clearview AI para avanzar con los derechos de autor sobre una tecnología de reconocimiento facial que puso a los congresistas y a los activistas por la protección de datos personales en llamas. Es que la búsqueda de rostros opera cruzando información disponible en Internet para encontrar coincidencias, servicio que la empresa le facilita a las autoridades judiciales para la prevención del crimen.

Concretamente, la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos le dio el aval a la empresa fundada por Hoan Ton-That para explotar la tecnología a través de un “aviso de concesión”, es decir, un permiso preliminar para comercializar Clearview AI y asegurarse el lucro de un mecanismo que ahora estaría a disponibilidad de cualquier empresa que venda bienes y servicios. Concretados los trámites burocráticos, la empresa podría comenzar a vender su producto amparado por los derechos de Propiedad Intelectual.

Se trata de un caso que pone de manifiesto varios debates actuales en materia de privacidad. Clearview AI es una plataforma estadounidense especializada en el desarrollo de tecnologías de reconocimiento facial que utiliza las redes sociales para procesar información y proveerla a las bases de datos gubernamentales.

Pero en lo que muchos autores especializados en el tema llaman “era de la personalización“, los volúmenes de información personal alojados en Internet van más allá de los nombres, números de teléfono, dirección de correo electrónico, o imágenes que brindemos explícitamente. En ese contexto, la preocupación de los activistas por los derechos a la privacidad crece sobremanera, en tanto sostienen que tanto el sector público como el privado hacen uso de aquellos datos generalmente sin el consentimiento o incluso conocimiento de los usuarios.

Por otro lado, según recopila el medio internacional Político, los defensores de los derechos civiles como la ONG Amnistía Internacional, argumentan que el uso de este tipo de tecnologías, comandadas en definitiva por humanos, presentan un sesgo cultural y son propensas al error porque tienden a identificar a mujeres y minorías en mayor proporción que a hombres blancos, lo cual se evidencia en una gran cantidad de arrestos equivocados.

La preocupación también reside en el hecho de que el sector privado podría aprovechar esta concesión antes de que los entes reguladores y los legisladores puedan haber contemplado y discutido el alcance de los riesgos de una creciente vigilancia a partir del uso de datos biométricos.

Desde Clearview, sin embargo, argumentan que la implementación de la tecnología se produciría con otros fines: “podría ser útil para un individuo que quiera saber más sobre una persona que está por conocer, ya sea por trabajo, una cita u otra relación”.

Mientras tanto, Australia y el Reino Unido son dos de los países que ya acusaron a la empresa de quebrantar sus leyes de privacidad y protección de datos.

Pero el otro actor fundamental en cuestión son las grandes corporaciones como LinkedIn, Twitter, Google, YouTube, entre otras, que le solicitaron a la desarrolladora de software que cese el uso de datos relevados de sus plataformas. Facebook se pronunció en el mismo sentido, pero porque se convertiría en la competencia de Clearview, ya que planea lanzar su propio sistema de identificación facial.

Continuar leyendo

Norteamérica

Alec Baldwin niega haber disparado el arma que causó la tragedia en el set de la película “Rust”

El actor rompió el silencio en una entrevista televisiva donde se refirió a la muerte de la directora de fotografía Halyna Hutchins

Alec Baldwin aseguró que él nunca apretó el gatillo de la pistola con la que mató de forma accidental a la directora de fotografía Halyna Hutchins durante el rodaje del filme “Rust” en octubre.

“El gatillo no fue apretado. Yo no apreté el gatillo”, dijo el actor en un reportaje para la cadena ABC, difundida por las redes sociales.

“Nunca apuntaría con un arma a nadie y apretaría el gatillo, nunca”, declaró el protagonista en un fragmento adelantado de la entrevista que se emitirá el jueves.

En este avance de la entrevista, Baldwin no aporta más detalles sobre si la pistola se disparó sola ni describe el accidente, aunque sí asegura que no podía imaginar que hubiera munición real en el estudio.

“Alguien puso munición real en esa pistola, una bala que ni siquiera debía estar en el edificio”, añadió. El artista, que también ejercía de productor en el filme, rompió a llorar al hablar de la muerte de Hutchins: “No me parece real”, aseguró.

Era alguien “querida y admirada por todos los que trabajaban con ella”, recordó. Hasta ahora solo había hablado públicamente a través de Twitter para comunicar que estaba “devastado” y colaborando con la investigación policial.

Las declaraciones de Baldwin llegan luego de que los investigadores del estado de Nuevo México (EE.UU.) ordenaran el registro de la empresa que suministró la munición y las armas para el rodaje del filme.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR