Seguinos en nuestras redes

Política

Corte Suprema: el kirchnerismo quiere tratar la ampliación antes de pliegos

El debate se hará pasado mañana en un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, de Justicia, de Presupuesto y de la Banca de la Mujer

En las vísperas de una sesión trascendente en el Senado, donde se debatirá la designación de dos nuevos jueces a la Corte Suprema, el Frente para la Victoria (FPV) impulsará en comisión los proyectos para ampliar el número de miembros del máximo tribunal.

Según detalla el diario La Nación, una idea que divide las aguas en el oficialismo y que el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, rechaza de plano.

El debate se hará pasado mañana en un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, de Justicia, de Presupuesto y de la Banca de la Mujer, todas ellas presididas por el kirchnerismo.

Sugestivamente, se realizará el día previo a la sesión que convocó el oficialismo para discutir los pliegos de sus dos candidatos a integrar la Corte, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz. Para el oficialismo la jugada del FPV no tiene otro objetivo que presionar al Gobierno para que abra el juego político en la integración del máximo tribunal.

Hay 11 proyectos de ley en danza, la mayoría de la oposición. Todos ellos proponen modificar la ley 26.183, aprobada durante la presidencia de Néstor Kirchner, que estableció en cinco el número de miembros de la Corte con el argumento de terminar con la manipulación política que realizan los gobiernos de turno con las designaciones en el tribunal.

Paradójicamente es ahora el kirchnerismo de paladar negro el que quiere borrar con el codo lo que sancionó en 2006 con su mayoría en el Congreso: en un proyecto propone elevar a 13 la cantidad de miembros de la Corte. Algunas iniciativas la amplían a siete, otras a nueve.

Además, le fijan al Presidente criterios a la hora de elegir los candidatos; la mayoría propone un cupo de mujeres y otros la representación por regiones en el alto tribunal.

El proyecto del kirchnerismo tiene como autor al senador Marcelo Fuentes, presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, y sumó el apoyo de 13 de sus colegas de bloque (aunque no la de su presidente, Miguel Pichetto).

La Corte pretendida por Fuentes estaría conformada por 13 miembros divididos en cuatro salas especializadas, con representación federal y de género, y “respeto por los derechos humanos”.

En cambio, el proyecto de Juan Manuel Abal Medina (FPV) -cercano a Pichetto- propone ampliar a siete el número de miembros de la Corte, con el aditamento de que no podrá integrarse por más de cuatro jueces del mismo género.

Ergo, si Rosenkrantz y Rosatti finalmente conforman el alto tribunal, los próximos dos nombramientos a la Corte deberían ser de mujeres.

El proyecto apunta, además, a afianzar la diversidad de procedencia en la estructura de la Corte, asegurando que las distintas regiones se vean representadas.

Votos en pugna

Con el fallecimiento de Carmen Argibay y las renuncias de Carlos Fayt y de Eugenio Zaffaroni, la Corte hoy está integrada por sólo tres miembros: Lorenzetti, Elena Highton y Juan Carlos Maqueda. Con la designación de Rosenkrantz y Rosatti, se completaría la nómina de cinco miembros, pero el peronismo quiere doblar la apuesta y meterle presión al Gobierno.

En el oficialismo las posiciones están divididas: a la UCR no le disgusta la idea de tener un representante propio y la ampliación le daría una oportunidad para ello, pero Macri y su círculo más cercano no creen conveniente ingresar en una nueva pulseada política. Lorenzetti, en tanto, ya hizo saber sus objeciones: un tribunal demasiado amplio licuaría el poder que hoy ostenta allí.

La discusión por el número de miembros de la Corte se da en momentos en que el oficialismo está lanzado a una carrera desesperada por reunir los dos tercios de los votos necesarios (48 en total, si hay asistencia perfecta en el recinto) que confirmen el ingreso de Rosenkrantz y de Rosatti al máximo tribunal.

No la tiene fácil: el bloque Cambiemos cuenta apenas con 15 integrantes. El FPV tiene 42 miembros, de los cuales una quincena -el kirchnerismo más duro- ya anticipó su rechazo a los pliegos de los candidatos del Gobierno. Pichetto, jefe de bloque, es proclive a apoyar las designaciones propuestas por el Gobierno luego de que éste accediera a varios reclamos de los gobernadores.

Por caso, en la ley de pago de la deuda a los jubilados que se votará -también este miércoles- en Diputados, se ratifica la devolución a las provincias, en forma escalonada, del 15% de los recursos coparticipables que les retenía la Anses.

Asimismo, el Gobierno se comprometió a cubrir a futuro los déficits de las cajas previsionales no transferidas a la Anses en la década de los 90 y propuso un plan de pago en 90 cuotas que las provincias tienen con la Nación en materia de aportes previsionales.

Con estos gestos, el oficialismo descontaba que alcanzaría los votos necesarios para aprobar los pliegos de sus dos candidatos a la Corte. Sin embargo, el kirchnerismo y los senadores de San Luis quieren discutir la ampliación del alto tribunal.

El jefe del bloque de senadores radicales, Angel Rozas, negó que el oficialismo esté “negociando” ampliar la cantidad de integrantes de la Corte para que la oposición le preste los votos para aprobar las designaciones de Rosenkrantz y Rosatti.

“No hay ningún toma y daca”, sostuvo Rozas, quien se dijo “muy optimista” en que el oficialismo alcanzará los votos en el recinto.

Política

El ministro de Justicia se reunió 30 minutos con la Corte y apuntó contra el Poder Judicial por su parcialidad

Martín Soria visitó al máximo tribunal por primera vez, pese a que hace ocho meses asumió en el cargo; denunció vínculos de la Justicia con el macrismo

Con críticas a la Justicia, a la “mesa judicial” del macrismo e incluso contra los cuatro jueces de la Corte Suprema, el ministro de Justicia, Martín Soria, se reunió por primera vez con los miembros del máximo tribunal a ocho meses de haber asumido en el cargo.

“No podemos permanecer callados ante lo sucedido. La Corte retrasa durante años fallos de enorme trascendencia social, como el caso Blaquier o como hace ahora con el caso Maldonado. Mientras tanto, resuelve en tiempo récord fallos que solo son urgentes para la corporación judicial, como el caso de los jueces Bruglia y Bertuzzi. La Corte tiene la posibilidad y la responsabilidad institucional de establecer plazos máximos para resolver, más aún cuando esta Corte resuelve más del 70% de los casos sin dar fundamentos”, dijo.

Minutos después de abandonar el Palacio de Justicia, Soria hizo un breve y duro resumen de la charla en su cuenta de Twitter: “Mantuve una reunión con la Corte Suprema. Expresé mi preocupación por la gravedad institucional a la que llegó la Justicia en los últimos 5 años, consecuencia directa de la Mesa Judicial que conformó el gobierno anterior para presionar jueces”.

Otro de los puntos calientes de la reunión fue el intento del Gobierno por reformar el Consejo de la Magistratura para poder ejercer mayor presión a la hora de la elección de los jueces. Con ello, Casa Rosada busca adelantarse a la Corte que en los próximos días declararía la inconstitucionalidad de la reforma del Consejo de la Magistratura, un proyecto de Ley que se votó en 2006 y fue impulsado por la entonces senadora Cristina Kirchner. Hasta ese momento, quien presidía el organismo era el presidente del máximo tribunal: algo que ocurrirá si se declara la inconstitucionalidad.

En el Gobierno no quieren saber nada con que Horacio Rosatti (presidente de la Corte<9 controle el organismo que se encarga de nombrar y sancionar a los jueces. Por eso el proyecto plantea que el presidente del Consejo debe ser elegido por los consejeros, como es hoy.

Continuar leyendo

Política

Interna radical: una reunión entre Morales y Lousteau terminó a los gritos y casi se van a las trompadas

El gobernador jujeño no le perdonó haber roto el bloque en Diputados y lo acusó de trabajar para Horacio Rodríguez Larreta

El lunes por la mañana los principales referentes de la Unión Cívica Radical (UCR) asistieron al Comité Nacional, convocado por el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo. Un encuentro pactado hace una semana para evitar que el bloque radical se rompa en Cámara de Diputados y se mantenga la unidad. Sin embargo, solo horas antes de que ocurra la reunión el senador, Martin Lousteau ya había anunciado que el grupo de legisladores que responden a él formarían un bloque propio.

Lo sucedido calentó más la interna y le dio el pie al gobernador jujeño, Gerardo Morales, para cruzarlo a Lousteau y le reprochó, no solo haber partido el bloque radical, sino que también trabaja para el gobernador de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, para debilitar al partido de cara a los comicios de 2023 a fin de beneficiar la candidatura del mandatario porteño.

“¡Te hacés el renovador y el viernes mandaste a la barra brava de Chicago a pegarle a los pibes. Eso no se hace, vos tenés un acuerdo con Larreta, por qué no lo decís. Querés romper con el radicalismo!”, dijo Morales, según un diálogo que reconstruyó Clarín, en referencia a la votación de la nueva titular de la Juventud Radical, la correntina Valeria Pavón, que desplazó al candidato de Lousteau y Yacobitti.

El senador porteño lo escuchó y no dudo en responderle al recordarle las rupturas de bloque anteriores y puso al jujeño como ejemplo de los dirigentes radicales que pactaron con Alberto Fernández: “¿Qué me dicen ustedes, si Morales tiene una relación difícil de explicar con el gobierno de Alberto Fernández? Y con Sergio Massa. Hizo votar a sus legisladores varias leyes del Poder Ejecutivo”, habría aseverado.

Facundo Manes, Gerardo Morales y Martín Lousteau

Morales, ya salido de sus cabales, interpretó las palabras como una chicana y se levantó de su silla para gritarle de más cerca, o tal vez para darle a entender que quería resolver la disputa de otra manera. Uno de sus manotazos hizo volar un vaso de agua hacia la camisa de Suárez. El resto de los presentes, atónitos ante lo que estaba ocurriendo, entendieron que la reunión había terminado.

Del encuentro también participaron el jefe de la UCR, el mendocino Alfredo Cornejo, y los gobernadores de Corrientes, Gustavo Valdés, y de Mendoza, Rodolfo Suárez; también Luis Naidenoff, jefe de bloque del Senado.

Pese a que el conflicto se encuentra en su momento más álgido y cuyas diferencias entre mandos parecen irreconciliables. Sin embargo, el hecho de que la semana que viene la UCR elegirá al reemplazante de Cornejo que probablemente sea Morales, obligue al sector disidente a negociar una resolución. Tanto Lousteau como su representante en Diputados, Emilio Yacobitti, no han logrado conformar un gran bloque disidente al perder a dos legisladoras mendocinas, mientras que Facundo Manes optó por quedarse en la bancada de la UCR oficial.

La salida, según informa Clarín, sería poseer una “vocería” para que algunos de los diputados del espacio alternen con Mario Negri (jefe del bloque y a quien le disputan la conducción del partido en Diputados) las intervenciones en los medios e incluso el cierre de los debates en la Cámara.

Continuar leyendo

Política

Consejo de la Magistratura: cómo es la jugada del kirchnerismo para mantener el control

El Poder Ejecutivo envió al Senado el proyecto que eleva de 13 a 17 la cantidad de miembros del organismo que selecciona y controla a los jueces

El gobierno de Alberto Fernández decidió enviar al Senado un proyecto para modificar el Consejo de la Magistratura y elevar su integración de los actuales 13 a 17 miembros, con mayor representación de abogados, jueces y académicos.

Según detalla el diario Clarín, la composición aumenta en cuatro miembros: dos en representación de los abogados, uno de los jueces y otro del rubro académico-científico.

Había sido una de las propuestas de la comisión convocada el año pasado por el mandatario, que tuvo a Alberto Beraldi, abogado de la vicepresidenta, como una de las caras visibles.

De aprobarse -se introduce además la paridad de género-, el organismo quedaría integrado por cuatro jueces o juezas del Poder Judicial; seis legisladores o legisladoras en representación del Senado y de Diputados; cuatro representantes de los abogados; dos de los ámbitos académico y científico y el delegado del Poder Ejecutivo, un rol que ostenta Gerónimo Ustarroz, hermano de crianza del ministro Eduardo “Wado” de Pedro, un dirigente de confianza de La Cámpora que habla sin intermediarios con la ex Presidenta.

En el 2006, la ley impulsada por el kirchnerismo había reducido el número de miembros de 20 a 13, y le había otorgado mayor influencia a la política. Hasta esa modificación, de hecho, el organismo estaba bajo control de la Corte Suprema.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR