Seguinos en nuestras redes

Tecnología

¿Qué son los robots sexuales?

Su llegada promete ser mucho más revolucionaria y provocadora, porque se mete de lleno en uno de los aspectos más delicados y complejos de las personas: la sexualidad

La pregunta es simple: ¿Qué son los robots sexuales? El tema genera un debate permanente. Mientras en todo el mundo resurgen viejas polémicas éticas con la creciente automatización de procesos que antes eran realizados por humanos -como manipular elementos tóxicos, conducir un auto o, incluso, llevar adelante operaciones médicas-, una nueva generación se asoma en el horizonte.

Según indica el diario La Nación, su llegada promete ser mucho más revolucionaria y provocadora, porque se mete de lleno en uno de los aspectos más delicados y complejos de las personas: la sexualidad.

“Dentro de muy poco será posible tener relaciones sexuales con robots que accionen y reaccionen a nuestros movimientos”, explicó el director del Instituto de Tecnología de Estocolmo, Henrik Christensen.

Y no es el único que cree esto. Son numerosos los especialistas que estiman que la próxima oleada tecnológica cambiará el modo en el que pensamos nuestros vínculos sexuales.

La avanzada en este campo la llevan adelante las Real Dolls, sofisticadas e hiperrealistas muñecas de silicona que son un éxito de venta.

Estos objetos vienen con un amplísimo catálogo de variantes para el color de piel, ojos y pelo, además de numerosas posibilidades de personalización de rasgos faciales y variantes en el tamaño de las partes de su cuerpo.

Así, cada Real Doll es única y también costosa: su precio puede llegar hasta los 8 mil dólares, lo que no fue un obstáculo para que se vendieran miles en los últimos tres años, gracias a una alta tasa de satisfacción por parte de clientes de todo el mundo. La cinta “Lars y la chica real”, en la que Ryan Gosling se enamora de una de ellas, también ayudó a su difusión.

Aunque la mayoría de sus modelos son femeninos, Real Dolls también tiene muñecos masculinos, que son anatómicamente perfectos e incluyen detalles como vellos en el cuerpo o piercing en sus pezones.

También se pueden ordenar muñecos con diferentes combinaciones de órganos sexuales o partes removibles para poder intercambiarlos. Las posibilidades de personalización son enormes pero, por cuestiones éticas, la empresa no reproduce el aspecto de personas reales.

La principal barrera para que el negocio de las muñecas sexuales crezca son los prejuicios que lo rodean. Sus usuarios no suelen hablar públicamente del tema, sino que recurren a grupos secretos de Facebook o foros secretos con seudónimos para compartir experiencias e impresiones.

La revista Vanity Fair le dedicó el año pasado un largo ensayo fotográfico a las Real Dolls (con imágenes que pueden ser sensibles para algunos lectores) en donde tuvo el testimonio de David Mills, un reconocido autor de ensayos y libros sobre ateísmo de 55 años, que se animó a contar que él mismo tenía una muñeca sexual y que luego de tres matrimonios y de haberse acostado con alrededor de 180 mujeres, recién ahora tiene las mejores relaciones sexuales de su vida.

Los nombres de los clientes de Real Dolls -una lista que incluye celebridades, deportistas y hasta un premio Nobel- son guardados celosamente y es la discreción es parte del negocio.

“Mi principal problema es que me encantan las mujeres pero no me siento cómodo rodeado de gente”, explicó. Su muñeca se llama Taffy, le costó US$ 7149 y resultó ser la solución perfecta para sus necesidades.

“Las mujeres han disfrutado de juguetes sexuales desde hace 50 años. ¡quizá desde hace 5 mil años incluso! Pero lo cierto es que los hombres somos estigmatizados si los usamos. Debemos corregir eso”, le dijo a la publicación.

El CEO y fundador de las Real Dolls, Matt McMullen, está satisfecho con el nivel de mímesis alcanzado por sus creaciones, que hoy tienen cabellos y piel realistas, pero tiene un ambicioso plan: dotar a sus sofisticados gadgets con los últimos adelantos de inteligencia artificial, el nuevo campo de moda en Silicon Valley, y darle vida a sus muñecas.

Si hoy hay bots que mantienen conversaciones con humanos, ¿por qué no podrían hacerlo las Real Dolls?

Desde hace dos años los ingenieros en su fábrica San Marcos, California, están trabajando para dotar de personalidad a las muñecas, dándoles la habilidad de escuchar a sus dueños y responder a sus preguntas, comentarios y pedidos.

Incluso, la idea es que estos gadgtes puedan seducir aún más a sus dueños, comprendiendo y accediendo (o no) a sus pedidos. En algunos reportajes, McMullen afirmó que busca que sus robots puedan no sólo tener sexo con sus dueños sino también enamorarlos.

Por supuesto que los avances actuales en Inteligencia Artificial están muy lejos de lograr estos objetivos. Es más: las principales investigaciones ni siquiera se están ocupando de cuestiones como la empatía, el reconocimiento de emociones o las complejas estrategias necesarias para seducir a alguien, pero hace diez años lo que McMullen logró con Real Doll también parecía imposible y, sin embargo, eso no lo detuvo.

Pero no todos son tan optimistas: David Levy, autor del libro “Love & Sex with Robots”, cree que recién en 2050 habrá robots con la capacidad de enamorar a un humano.

“Los robots seguramente van a ser diferentes a la hora del sexo que los seres humanos, ni mejores ni peores, pero los seres humanos también somos todos diferentes. El robot no va a poder reemplazar al ser humano en muchos aspectos pero en otros sí. Un encuentro sexual con un robot seguramente va a poder ser muy intenso y excitante, pero la sexualidad incluye otros aspectos, emocionales por ejemplo, que van a ser más difíciles de imitar”, explicó el sexólogo Patricio Gómez Di Leva.

Para el especialista, no hay nada de qué temer: “Creo que van a ser muy útiles para cumplir algunas fantasías como tener tríos o experiencias de sexo grupal donde el temor a que uno de los miembros de la pareja se involucre emocionalmente con el tercero suele ser muy frecuente”.

Tomarse en serio la posibilidad de contar con robots sexuales más sofisticados y complejos implica, entre otras cosas, pensar en cuáles podrían ser sus consecuencias.

Y una vez que los prejuicios son dejados de lado, esta nueva generación tecnológica podría servir no sólo como entretenimiento, sino también con fines pedagógicos y médicos, como instrumentos para la iniciación sexual o para tratar disfunciones.

Algunos, incluso, creen que podrían ser la herramienta ideal para, en un futuro, erradicar para siempre el trabajo sexual.

“Es un prejuicio pensar que las relaciones sexuales de una persona sólo pueden ser tenidas con otro humano. La sexualidad requiere de flexibilidad y de adaptación a los cambios.. La sexualidad es una sola y recorre la historia, pero sus formas fueron cambiando a lo largo del tiempo y así seguirá siendo. La sexualidad del futuro es difícil de imaginar pero seguramente incluya a los robots entre nuestras sábanas”, concluyó Gómez Di Leva.

Redes Sociales

Duro golpe: Facebook vale menos tras su cambio de nombre

Las acciones han perdido más del 20% desde su cierre récord del 7 de septiembre, borrando más de u$s230.000 millones en valor de mercado

Una noticia tecnológica que sorprendió a todos fue el repentino cambio de nombre de Facebook que anunció Mark Zuckerberg. La compañía pasó a llamarse Meta, por el Metaverso, empresa que unifica todas sus redes sociales como WhatsApp, Instagram y Messenger.

Sin embargo, las acciones de la exitosa compañía han perdido más del 20% desde su cierre récord del 7 de septiembre, borrando más de u$s 230.000 millones en valor de mercado.

Según informaron los expertos, se han visto perjudicadas en los últimos meses por los comentarios negativos sobre el modelo de negocio de Facebook de la denunciante Frances Haugen, según David Trainer, que cubre Meta para la firma de investigación de inversiones New Constructs.

Haugen compareció ante el subcomité de tecnología de la Cámara de Representantes a principios de esta semana, después de acusar en octubre al gigante de las redes sociales de poner “las ganancia por encima de la seguridad” de sus usuarios.

Las crecientes preocupaciones sobre el impacto de las normas de recopilación de datos de Apple Inc. y los desafíos de la cadena de suministro también han contribuido a las pérdidas y provocaron la mayor caída de Meta en casi un año en octubre.

Un informe trimestral más débil de lo previsto, publicado en octubre, también perjudicó el ánimo de los inversionistas. Los ingresos del tercer trimestre de la empresa no alcanzaron las estimaciones de consenso, al igual que sus expectativas para el cuarto trimestre.

Varios analistas recortaron sus objetivos de precios para las acciones a raíz de los resultados, aunque siguieron siendo ampliamente optimistas con respecto a la empresa, citando su potencial de crecimiento a largo plazo y su valoración.

Continuar leyendo

Aplicaciones

Telegram: el simple truco para editar un mensaje después de haberlo enviado

Esto nos facilita mucho la tarea de corregir nuestras posibles faltas de ortografía o cambio de opinión sobre lo que hemos escrito

Durante los últimos años, Telegram lleva siendo la gran alternativa a WhatsApp, y lo ha conseguido a base de incluir nuevas e interesantes características que, en muchas ocasiones, luego la aplicación propiedad de Mark Zuckerberg ha tomado prestada.

Una es la opción de modificar el texto de los mensajes enviados, aunque deja constancia de que este fue “editado”, justo al lado.

Para poder hacer la modificación, los usuarios deberán mantener presionado el mensaje que se quiere editar hasta que se despliegue el menú de opciones, entre las que está un ícono en forma de lápiz.

Una vez se presione sobre esa opción, se desplegará el teclado del celular y dará la opción de modificar el mensaje que ya se envió. Cuando se finaliza la opción, al lado aparece el anuncio “editado”, lo que explica que dicho contenido no es el originalmente enviado.

Esto nos facilita mucho la tarea de corregir nuestras posibles faltas de ortografía o cambio de opinión sobre lo que hemos escrito sin que quede escrito como grabado en piedra y que nuestros errores nos persigan.

Continuar leyendo

Norteamérica

Crece la polémica por una tecnología de reconocimiento facial que estaría a punto de recibir una patente

La empresa desarrolladora de software Clearview AI está a punto de conseguir los derechos de autor sobre una tecnología de reconocimiento facial

El Gobierno estadounidense dio luz verde a la empresa Clearview AI para avanzar con los derechos de autor sobre una tecnología de reconocimiento facial que puso a los congresistas y a los activistas por la protección de datos personales en llamas. Es que la búsqueda de rostros opera cruzando información disponible en Internet para encontrar coincidencias, servicio que la empresa le facilita a las autoridades judiciales para la prevención del crimen.

Concretamente, la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos le dio el aval a la empresa fundada por Hoan Ton-That para explotar la tecnología a través de un “aviso de concesión”, es decir, un permiso preliminar para comercializar Clearview AI y asegurarse el lucro de un mecanismo que ahora estaría a disponibilidad de cualquier empresa que venda bienes y servicios. Concretados los trámites burocráticos, la empresa podría comenzar a vender su producto amparado por los derechos de Propiedad Intelectual.

Se trata de un caso que pone de manifiesto varios debates actuales en materia de privacidad. Clearview AI es una plataforma estadounidense especializada en el desarrollo de tecnologías de reconocimiento facial que utiliza las redes sociales para procesar información y proveerla a las bases de datos gubernamentales.

Pero en lo que muchos autores especializados en el tema llaman “era de la personalización“, los volúmenes de información personal alojados en Internet van más allá de los nombres, números de teléfono, dirección de correo electrónico, o imágenes que brindemos explícitamente. En ese contexto, la preocupación de los activistas por los derechos a la privacidad crece sobremanera, en tanto sostienen que tanto el sector público como el privado hacen uso de aquellos datos generalmente sin el consentimiento o incluso conocimiento de los usuarios.

Por otro lado, según recopila el medio internacional Político, los defensores de los derechos civiles como la ONG Amnistía Internacional, argumentan que el uso de este tipo de tecnologías, comandadas en definitiva por humanos, presentan un sesgo cultural y son propensas al error porque tienden a identificar a mujeres y minorías en mayor proporción que a hombres blancos, lo cual se evidencia en una gran cantidad de arrestos equivocados.

La preocupación también reside en el hecho de que el sector privado podría aprovechar esta concesión antes de que los entes reguladores y los legisladores puedan haber contemplado y discutido el alcance de los riesgos de una creciente vigilancia a partir del uso de datos biométricos.

Desde Clearview, sin embargo, argumentan que la implementación de la tecnología se produciría con otros fines: “podría ser útil para un individuo que quiera saber más sobre una persona que está por conocer, ya sea por trabajo, una cita u otra relación”.

Mientras tanto, Australia y el Reino Unido son dos de los países que ya acusaron a la empresa de quebrantar sus leyes de privacidad y protección de datos.

Pero el otro actor fundamental en cuestión son las grandes corporaciones como LinkedIn, Twitter, Google, YouTube, entre otras, que le solicitaron a la desarrolladora de software que cese el uso de datos relevados de sus plataformas. Facebook se pronunció en el mismo sentido, pero porque se convertiría en la competencia de Clearview, ya que planea lanzar su propio sistema de identificación facial.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR