Seguinos en nuestras redes

Salud

Quince mitos y verdades del embarazo

Muchas son creencias populares pero otras están avaladas científicamente, lo cierto es que durante la época de gestación van a escuchar muchas de estas frases

1. ‘Tengo que comer por dos’: falso

Más allá de que tenés que aumentar la ingesta de calorías a un promedio de 1800 kcal diarias, no hay que excederse.  Lo que sí es importante es que aumentes los productos de calidad en tu dieta: proteínas, legumbres, ácidos grasos buenos y alimentos con fibra.

2. ‘Es mejor no hacer deporte: falso

Al contrario: es recomendable practicar ejercicio, especialmente si antes de quedarte embarazada, este formaba parte de tu rutina. Moverte ayudará a tus articulaciones y a tus pulmones a soportar el aumento de peso. Además, la liberación de endorfinas que se produce también tiene efectos positivos en tu bebé.

Lo que tenés que hacer es tener precaución y adaptar el ritmo a tu estado físico. A no ser que tengas un embarazo de riesgo, necesites reposo absoluto o sufras alguna patología, todos los deportes están admitidos, excepto aquellos en los que podamos hacernos daño y el buceo porque los gases de la bombona podrían ser tóxicos para el bebé.

3. ‘El sauna y el baño turco son peligrosos’: verdadero

No está prohibido, pero no es recomendable que entres en un recinto de esta clase durante el embarazo porque el calor aumenta la frecuencia cardíaca y dilata los vasos sanguíneos, lo cual es malo para la circulación, especialmente de las piernas. Además, podrías marearte y, si te baja mucho la tensión, el bebé podría recibir menos oxígeno y sangre, lo que sería muy peligroso. Si quieres relajarte, mejor darte un masaje o ir a clase de yoga.

4. ‘Es mejor no tomar sol’: verdadero

Los cambios hormonales pueden provocarte manchas en la piel, que se intensifican con el sol. Durante el embarazo, los rayos solares pueden hacer que aparezca el cloasma o máscara del embarazo, una hiperpigmentación en la cara que también puede producirse en otras zonas como las manos y que es muy difícil de hacer desaparecer. El exceso de calor tampoco es recomendable durante esta etapa.

Si querés beneficiarte del sol y de la sensación de bienestar que produce, hacelozlo bien protegida con crema de protección solar alta, sombrero, lentes y evita las horas centrales del día, especialmente en verano.

5. ‘El sexo es más placentero’: depende

La libido durante el embarazo puede aumentar o disminuir según cada caso. Generalmente hay momentos en los que el deseo sexual puede desaparecer, a causa de las molestias del primer trimestre como las náuseas y dolores o por el tamaño de la tripa durante los últimos meses.

Si tu libido se mantiene estable, el sexo sí puede resultar más placentero, especialmente durante los primeros meses, porque el aumento del riego sanguíneo potencia la sensibilidad.

Por otro lado, mantener relaciones sexuales en la recta final puede acelerar el parto, lo cual es positivo siempre y cuando no tengas un embarazo múltiple. En este caso, las contracciones provocadas por el orgasmo podrían dilatar el cuello del útero y existiría peligro de parto prematuro.

6. ‘Los aceites esenciales están prohibidos’: verdadero

Como medida preventiva, no utilices ningún aceite durante el embarazo ya que ciertas plantas son tóxicas y el desconocimiento puede acarrear serias consecuencias. Por ejemplo, el tomillo en grandes cantidades es abortivo.

7. ‘La manteca de cacao evita las estrías’: falso

Contra las estrías, desgraciadamente, no se puede hacer mucho, ya que cuando engordes, tu piel se estirará mucho en poco tiempo y, si es frágil, acabará por romperse y aparecerán las antiestéticas marcas.

La única forma de limitar las estrías es controlando el aumento de peso.

8. ‘Es peligroso teñirse el pelo’: depende

Las hormonas del embarazo hacen que el pelo crezca más fuerte, más brillante y más rápido, lo que es positivo, a no ser que lleves el pelo teñido porque entonces tendrás la raíz de tu color natural en menos tiempo.

La mayoría de tintes no son peligrosos para el cuero cabelludo, sin embargo, durante la gestación tu piel se vuelve más sensible y algunos componentes de los productos de teñido pueden provocarte una reacción. Lo más grave es que el tratamiento a una alergia se complica estando embarazado.

Por ello, lo recomendable es que no te tiñas durante el primer trimestre y, a partir de ese momento, te hagas una prueba de alergia antes de utilizar el producto. Lo que sí debés evitar por completo son otros tratamientos de peluquería como los alisados de queratina y las permanentes.

9. ‘La depilación láser está prohibida’: verdadero

Olvidate hasta después de dar a luz. Estos tratamientos actúan dentro de la piel y serían agresivos para esta durante el embarazo.

También deberías tener precaución con otras formas de depilación. Por ejemplo, la cera hace sufrir a los capilares, que ya están sometidos a las consecuencias de las hormonas y del aumento de peso; por eso es mejor que la evites, especialmente la cera caliente.

Las cremas depilatorias, por otro lado, tienen que ser usadas con precaución. El peligro no está en que pueda afectar al bebé, ya que estas creman actúan a nivel superficial y no existe ese riesgo, si no en la reacción alérgica que pueda producirnos. Si sos de utilizarla habitualmente, podés continuar con este método de depilación, aunque deberías hacerte una prueba de alergia previa.

Las cremas decolorantes sí deberías abandonarlas, sobre todo en los tres primeros meses, porque algunos de sus componentes como el amoniaco y el agua oxigenada podrían ser perjudiciales para el bebé.

Por último, el uso de la maquinita tendrías que limitarlo a las piernas y siempre que no tengas varices u otros problemas circulatorios.

10. ‘Se te pueden caer los dientes’: falso

De forma contraria a la creencia que se tiene de que el feto obtiene calcio de los dientes de la madre, la salud bucodental no se ve afectada hasta el punto de hablar de caída de los dientes.

Es cierto que los cambios en el metabolismo suponen un mayor riesgo de caries y enfermedades de las encías. Sin embargo, una correcta higiene oral y una dieta equilibrada contribuyen a mantener la salud de la cavidad bucal. Los cambios en los horarios de comida y los antojos que llevan a las madres a comer pequeñas cantidades de forma continua suponen una mayor acumulación de placa bacteriana y azúcares.

También los vómitos afectan dado que los ácidos estomacales vuelven los dientes más vulnerables a las caries. Los cambios hormonales favorecen la inflamación de las encías. El control de la placa y el sarro y las revisiones en la consulta del dentista servirán para prevenir situaciones extremas, como la caída de las piezas.

11. ‘Machas de antojos’: falso

Muchas gestantes tienen antojos durante el embarazo. Normalmente, tienen que ver con alimentos de sabores especialmente intensos y, aunque no existe explicación científica, parece tener que ver con la auténtica revolución hormonal que experimenta el cuerpo de la mujer al quedar embarazada.

De hecho, a muchas se les antojan alimentos que de cotidiano detestan. Sin embargo, la constatación de que esto es algo real en el embarazo, no quiere decir que no satisfacerlos acarree algún tipo de consecuencia en el bebé.

La creencia de que si no se cubre un antojo el bebé tendrá una mancha de nacimiento es totalmente infundada.

12. ‘Existe una alta probabilidad de que las madres primerizas tengan un parto prematuro’: falso

La probabilidad de parto prematuro es baja y sólo aumenta cuando hay factores asociados que incrementen el riesgo de prematuridad, pero el hecho de ser madres primigestas no implica una alta probabilidad.

13. ‘Todas las embarazadas tienen que tomar ácido fólico’: verdadero

Se recomienda la suplementación con ácido fólico a toda paciente embarazada, incluso que de preferencia lo haya empezado a consumir antes de la concepción. Su consumo se asocia a una disminución en el desarrollo de malformaciones a nivel del sistema nervioso como la anencefalia, espina bífida, entre otras.

14. ‘Las mujeres embarazadas pueden tomar café’: verdadero

El consumo de café no está contraindicado durante el embarazo, pero su ingesta debe ser moderada, así como también de otros líquidos que contienen cafeína, como bebidas y té

15. ‘No puden hacerse la manicure’: falso

Se puede realizar sin problemas durante el embarazo. Hay que tener precauciones con la manicure gel o acrílicas, pues pueden provocar algún tipo de irritación en algunas personas y los olores también pueden afectar a las embarazada.

Salud

¿Se puede hacer ejercicio con un tatuaje recién hecho?

Todas las dudas y consejos a tener en cuenta

Los tatuajes necesitan cuidados posteriores. Con respecto a las actividades deportivas luego de hacerte uno, puede que surjan dudas. Seguí leyendo para saber qué precauciones tomar.

Cada uno es distinto y cada tatuaje es diferente, dependiendo de su extensión y de la zona tatuada, pero es importante recordar es una agresión que sufre la piel, una herida superficial que requiere unos mínimos cuidados para que cicatrice correctamente y no se infecte. Cualquier práctica deportiva implica movimiento, estiramiento de los músculos y de la piel, roce con el equipamiento deportivo, quizá algún pequeño golpe y sudor. Todas estas situaciones pueden afectar negativamente en un tatuaje aún con la tinta fresca.

El sudor no es el mejor amigo de un tatuaje reciente porque implica humedecer la zona, algo que retardaría la cicatrización y podría favorecer la aparición de una infección. Además, en algunos casos la sudoración natural puede influir en la correcta absorción de la tinta. Así, puede que si hacés ejercicio el resultado final no sea el que esperas porque las líneas del tattoo pierdan nitidez o se deformen.

Entrenar en el gimnasio, salir a correr, practicar deportes de contacto (fútbol, basquet…) o meterte en el mar o una pileta para hacer natación con el tatuaje recién hecho, no es la mejor idea. Los riesgos de irritación por el sudor y también por el roce inevitable, el peligro que implica darte un golpe o hacerte un rasguño o la influencia del agua de la piscina, son factores que impiden que cicatrice de forma correcta.

Si tu tatuaje es pequeño y está en una zona en la que sabés que haciendo cierto tipo de ejercicio no va a rozarse, podés hacerlo, tan solo se trata de evitar que una herida se roce, se humedezca mucho por el sudor o reciba algún golpe.

Como cualquier otra pequeña herida, el tatuaje se convierte en una zona algo delicada que requiere protección y cuidados para evitar que se infecte. El tiempo de espera antes de retomar la práctica deportiva es relativo y va a depender del tipo de tattoo y sobre todo de su evolución, algo que debés vigilar atentamente.

Si te has hecho uno pequeño que cicatriza favorablemente, por precaución, debés esperar aproximadamente 1 semana antes de hacer ejercicio (al menos cinco días). Para tatuajes grandes, por ejemplo, que cubran gran parte del pecho o de la espalda, prolongar este tiempo hasta las 2 o 3 semanas como mínimo es lo más aconsejable. Antes siempre debés comprobar que tu tatuaje se va secando y cicatrizando. Además, las escarificaciones, al ser heridas más grandes en la piel, sí necesitan de más tiempo para curar bien, por lo que es recomendable no hacer ejercicio que pueda rozar la zona o estirarla de forma que dificulte que se cure.

Ante el menor síntoma de infección, hinchazón o malestar general, es conveniente acudir a la consulta médica.

En resumen, como norma general, no debés hacer actividad física porque tu tatuaje necesita una serie de cuidados básicos a tener en cuenta para que no te cause problema alguno y puedas lucirlo bien en muy poco tiempo. No obstante, dependerá de la extensión y evolución del tattoo y del tipo de ejercicio que quieras hacer. Así, que además de evitar hacer ejercicios que fuercen la zona y puedan rozar la piel, tomá nota de estos cuidados básicos:

– Una vez retirado el film protector que te haya colocado el tatuador justo después de finalizar (dejalo al menos 4 horas), lavá la zona con agua templada y un jabón neutro. Secá para que se inicie la cicatrización, preferentemente con papel absorbente y nunca frotes o restriegues, solo da toques suaves, con cuidado.

– Seguí siempre de manera estricta las indicaciones que te haya dado el tatuador. Probablemente te habrá recomendado alguna pomada o crema cicatrizante y con propiedades antibacterianas y antibióticas que tendrás que aplicar una o dos veces al día.

– Procurá tener el tatuaje al aire cuando sea posible, pero cubrilo con un apósito para evitar roces por ejemplo con la ropa, que deberá ser lo más holgada posible.

– Con un tatuaje recién hecho es esencial evitar la exposición al sol.

– Los primeros días no realices actividades acuáticas.

– Extremá la higiene, especialmente de tus manos, al hacer las curas de tu tatuaje (lavado diario y pomada).

– Cuando avance la cicatrización y el tattoo se vaya secando, aplicá crema hidratante al menos una vez al día para evitar que la piel se resquebraje o se descame en exceso.

Fuente: Un cómo

Continuar leyendo

Salud

Tips para consumir la cantidad de azúcar adecuada

Tomá nota de algunos hábitos alimenticios para controlar su ingesta

Según la Organización Mundial de la Salud, lo recomendable es consumir 25 gramos de azúcar al día. Pero, en general, nuestra dieta tiene muchísima más cantidad, ya que es un producto que la industria alimentaria usa de modo generalizado y en alimentos que ni imaginarías.

Lo cierto es que 25 gramos es una cantidad muy pequeña. Para hacerte una idea, puede significar una cucharada sopera de azúcar bien colmada, o seis cucharadas de café. A continuación, algunos consejos para reducir o controlar su ingesta.

1- Mejor fruta que jugo: el azúcar que hay en la fruta no es perjudicial, son los llamados azúcares libres (o añadidos) los que han de ser tomados con precaución. Pero resulta que si la exprimimos y tomamos su jugo, sí estamos haciendo que el azúcar de la fruta lo metabolicemos como azúcares libres. Además, consumimos más cantidad de azúcar porque, generalmente, un jugo está elaborado con varias piezas de este alimento. Más sano es comer una pieza de cada vez.

2- Cuidá tu desayuno: depende del país pero hay lugares del mundo donde el desayuno es el gran festín con dulces, mermeladas, chocolates… Tené cuidado, endulzá tu café o infusión moderadamente, consumí yogures no azucarados y apostá por alimentos salados sanos (verdura, huevos, etc). Recordá: un terrón de azúcar contiene entre 5 y 7 gramos de azúcar.

3- Alerta con las salsas: lo más saludable sería preparar nuestras propias salsas. Resulta muy habitual que, por ejemplo, las marcas de ketchup introduzcan gran cantidad de azúcar para mejorar el sabor, dado que el tomate suele tender a cierta acidez.

4- Atención con las pizzas congeladas: muchos son los alimentos precocinados con alto contenido en azúcar. Incluso aunque sean salados. Es el caso de las pizzas congeladas, que suelen ser preparadas con bastante azúcar. La industria alimentaria está adaptándose a los nuevos tiempos y trata de reducir el azúcar así que mirá la etiqueta con atención y decidí. Aunque lo mejor sería que elaboráramos nuestra propia pizza sin azúcar añadido.

5- Vigilá las bebidas con las que sustituís la leche: si consumís en vez de leche, bebidas de soja, almendras, etc, no creas que estás consumiendo bebidas libres de azúcar. En la llamada leche de almendras se añade azúcar y puede contener hasta 20 gramos por vaso.

6- Alerta roja con las bebidas energéticas: si los refrescos de siempre ya tienen una problemática con el azúcar (aunque están reinventándose para ser más saludables), lo de las bebidas energéticas resulta alarmante en cuanto a azúcar. La suma de cafeína y altas dosis de azúcar es el estimulante perfecto para el cerebr,o así que una bebida energética media puede contener hasta 52 gramos de azúcar.

7- Vigilá al aderezar la ensalada: el vinagre balsámico contiene azúcar. No en una cantidad excesiva pero hay que ser conscientes de que también se usa azúcar para endulzar su sabor.

8- Mirá bien la composición de las galletitas saladas: las apariencias engañan, ya que contienen gran cantidad de azúcar.

9- No sustituyas el azúcar por otros endulzantes: la miel es muy sana, pero el 85% por ciento de su composición es azúcar. Con el sirope y otros endulzantes sucede lo mismo.

10- Mirá bien el etiquetado: hay que detenerse a leer las etiquetas de lo que compramos. Y atención con los sinónimos de azúcar que algunas marcas emplean: si incluye un alto contenido en fructosa, sacarosa, lactosa, glucosa o almidón, pensalo.

11- Evitá los dulces industriales: tienen tanta azúcar que sólo pueden consumirse como un permitido de vez en cuando. Y de postre, siempre preferí una fruta.

12- Precaución con los helados: un helado corriente contiene, como mínimo, 21 gramos de azúcar, así que hacé el cálculo (se recomienda un máximo de 25 gramos al día).

13- No te confundas con los yogures: el yogur bajo en calorías suele tener mayor contenido en azúcar ya que para que conserve su textura y sabor se sustituye la grasa por azúcar. Tené cuidado al escoger uno.

14- El chocolate cuanto más negro, mejor: una tableta de chocolate negro al 70% suele contener unos 5 gramos de azúcar. Aceptable si a lo largo del día no te has excedido con otros alimentos azucarados.

15- Teriyaki es sinónimo de azúcar: esta salsa teriyaki tiene un altísimo contenido de azúcar, hay que tener cuidado.

16- Consumí pan tradicional: su producción industrial y el afán por darle un sabor que llamase más la atención o ciertas texturas a la miga ha hecho que en algunos casos haya panes (sobre todo el de molde) que contengan cantidades importantes de azúcar. Lo mejor es acudir a una panadería tradicional donde hagan su propio producto.

Fuente: Msn

Continuar leyendo

Salud

Cómo identificar un ataque de pánico

Algunas cuestiones que caracterizan a este problema

Al pánico se lo conoce como “miedo al miedo”, ya que es un miedo exagerado a sensaciones físicas provocadas por la ansiedad y una interpretación catastrofista de las mismas. Cuando aparece la sintomatología ansiosa (taquicardia, respiración rápida, sudoración…) como respuesta a una posible amenaza, o por otras razones, sentimos las mismas cosas que cuando hacemos ejercicio, cuando hace mucho calor…, y puede dispararse una interpretación catastrofista, creyendo que nos pasa algo más grave.

Lo más común es creer que nos vamos a morir, que nos está dando un infarto o que estamos perdiendo la cordura. Esta interpretación dispara el sistema de alerta y miedo natural, generando ese miedo a la ansiedad y todo el círculo vicioso que implica el pánico.

La causa es la interpretación de la sintomatología física desagradable de la ansiedad, que puede ser errónea o exagerada por desconocimiento, por una preocupación previa, miedo a alguna enfermedad relacionada, etc. Un ataque de pánico no es sinónimo de tener ansiedad, ya que el pánico es la combinación de la ansiedad y el miedo, y una interpretación errónea de la misma.

Para combatir la ansiedad y los ataques de pánico se puede recurrir a la psicoterapia. Desde la consulta, el profesional estudiará el caso concreto, viendo cuáles son los disparadores de ansiedad, la sintomatología que siente y la interpretación que hace de la misma a nivel cognitivo. También se estudiará el contexto y las circunstancias en las que aparece, así como la intensidad, duración y frecuencia de los episodios y lo que hace, piensa y siente.

Fuente: Top doctors

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR