Seguinos en nuestras redes

Salud

Los guisos hacen bien: ¿Sabés por qué?

Se puede obtener un plato nutricionalmente muy completo. Además, es una buena manera de integrar verduras a la dieta de alguien que no suele comerlas

Los guisos pueden resultar una buena combinación de distintos alimentos: en un mismo plato podés incluir legumbres, carnes y diferentes verduras y obtener un plato nutricionalmente muy completo.

Además, es una buena manera de integrar verduras a la dieta de alguien que no suele comerlas. Todos podemos incluirlos, dependiendo de cuáles sean los ingredientes.

Por ejemplo: los alimentos muy grasosos no son convenientes para nadie y, menos aún, para una persona con dificultades coronarias, hipercolesterolemia, hipertensión u otras patologías. Lo mismo ocurre si agregamos picantes: prohibidos, por ejemplo, en la dieta de alguien con colón irritable.

Debemos tener cuidado con los productos que formarán parte de nuestra receta. Debemos tener cuidado con la concentración de sal luego de la evaporación de los líquidos. Para la gente que es hipertensa, se recomienda no incluir salchichas o cualquier otro embutido, ya que contienen mucha sal. Lo mismo ocurre con la salsa de soja. Además, no debemos excedernos con la cantidad de carnes rojas porque también concentran sodio.

Los nutrientes con los que contará nuestro guiso dependerán de los alimentos seleccionados para la preparación:

* Carnes (elegir cortes que no sean grasosos): aportan vitaminas A, B y hierro.

* Pollo: vitaminas B, A y magnesio.

* Legumbres: vitaminas A (antioxidante, fundamental para la visión y la piel), vitamina B (efectos múltiples, excelente para el cabello y el cutis). Entre los minerales, aporta: potasio (oxigena el cerebro, regula ritmo cardíaco), calcio (forma y fortalece los huesos) y magnesio (antifatiga, antiestrés, previene la hipertensión).

* Verduras: ajo (vitaminas B y C; minerales: calcio, potasio y hierro); cebolla (vitaminas C, B y A; minerales: potasio, calcio y fósforo); puerro (vitaminas C, E y B; minerales: potasio, calcio fósforo); ají (vitaminas A, C, B, E y K; minerales: potasio, fósforo); zanahoria (vitaminas K, A, B y C; minerales: potasio, calcio y fósforo).

* Papa  (vitamina C; minerales: fósforo y potasio).

* Cereales: arroz (vitaminas E y B; minerales: fósforo, potasio, magnesio).

* Hortalizas: choclo (vitaminas A, C, B y E, minerales: potasio, fósforo y magnesio).

La cantidad de calorías de los mismos depende de los alimentos que seleccionemos, de la cantidad de aceite, de grasas, y el porcentaje de carnes, verduras, hortalizas y legumbres que utilicemos. Pero, perfectamente, se puede hacer un guiso reducido en calorías.

Para que un guiso se considere light el porcentaje de verduras deberá ser igual ó mayor a la cantidad de legumbres y cereales. Las carnes rojas deberán ser de un corte magro, sin grasa. El caldo será desgrasado. Usaremos rocío vegetal para sofritar la cebolla, los ajíes y otras verduras.

Luego de ser preparado, se puede conservar en heladera 48 horas a 4º C. Se puede freezar, pero el agua en los alimentos, va a generar cristales de hielo. Luego al calentar el guiso nuevamente, va a formarse acumulación de líquido, el que se evaporará en la cocción.

Consejos para armar un guiso

* Para que se mantengan todas las propiedades de las verduras, utilizá las ollas tapadas u ollas a presión. De esta forma evitarás la evaporación de los nutrientes.

* Los tiempos de cocción dependerán de los ingredientes, del tamaño del guiso y del fuego que utilices. Tardarás entre 20 y 45 minutos.

* En la preparación de un guiso, los ingredientes que no pueden faltar son ají, cebolla, un medio líquido (caldos y salsas), verduras, legumbres, cereales. Y, para los que les guste, proteínas animales.

Salud

Cuál es la temperatura ideal del agua para lavarte el pelo

Pros y contras de cada temperatura

La temperatura del agua, más allá del gusto de cada una, es importante para evitar algunos problemas frecuentes del cuero cabelludo y el pelo y, por otro, para lograr mejores resultados, como el brillo.

El punto medio es el mejor aliado. Puede que te encante bañarte con agua muy caliente o que en verano la disfrutes bien fría sobre el cuerpo. Pero para el pelo, la ideal es la tibia, en el rango entre 16 y 20 grados, que resulta cómoda en el cuerpo y trae diferentes beneficios.

Es cierto que temperatura del agua más alta disuelve mejor la suciedad y grasa que se acumula en el cuero cabelludo y las fibras. Pero tiene varios efectos negativos: reseca el cuero cabelludo –lo que puede traer picazón o caspa–, aumenta la porosidad y eso (sumado al vapor) te dejará una melena más propensa al frizz.

Si es fría, vamos a lograr una mayor retención de la humedad. Además, dejará la cutícula más cerrada, lo que lleva a un pelo más brillante y suave. Pero por otro lado, achata el movimiento natural del pelo. Si lo tenés fino, evitala.

Nos quedamos, entonces, con la temperatura intermedia: el agua tibia es capaz de disolver la grasa para limpiarlo y no produce ninguno de los inconvenientes anteriores. Al no irte al extremo del agua caliente, además, reducís el consumo del termotanque o el calefón para subirle la temperatura, logrando una ducha más amigable con el medio ambiente. Sí se recomienda terminar el lavado con agua fría para así sellar las cutículas y darle un brillo extra a tu pelo.

Fuente: All things hair

Continuar leyendo

Salud

Cuatro consejos para curar un orzuelo

Cómo prevenirlos o curarlos y cuándo acudir al médico

Detrás de cada pestaña hay pequeños poros que dibujan una línea, conocida como línea gris, ubicada en el párpado superior e inferior. Dichos poros, al momento que se parpadea, segregan una capa de aceite de la película lagrimal. El aumento de bacterias, tales como los estafilococos y los estreptococos, en el borde de los párpados, donde nacen las pestañas, pueden obstruir el poro donde se drena ese aceite, provocando que surja el orzuelo.

Pueden aparecer a cualquier edad y suelen producirse por una infección en las glándulas de Meibomio. Al taparse un orificio de salida de una de estas glándulas se produce una infección y, es allí, en donde se genera el orzuelo. No es una condición grave, pero sí que afecta el día a día y la estética. En la mayoría de los casos, comenzará a desaparecer por sí solo en un par de días. Se puede acelerar el proceso aplicando compresas tibias de 10 a 15 minutos, tres o cuatro veces al día.

Si aparece siempre en el mismo ojo, puede ser que el tejido esté debilitado a causa de infecciones anteriores y resulte más fácil su colonización por parte de la bacteria causante. Es importante no apretarlo como si se tratase de un grano, ya que se puede producir una infección. Se pude hacer un ligero masaje en círculos en la zona donde se encuentra la lesión con el dedo limpio, lo cual ayuda a liberar la glándula.

Los síntomas son los siguientes:

– Un bulto rojo en el párpado parecido a un forúnculo o un grano

– Dolor en el párpado

– Hinchazón de los párpados

– Lagrimeo

Cómo prevenir su aparición

– Limpieza facial, especialmente la zona de los párpados, recomendación a tener en cuenta principalmente las personas con piel grasa o acné.

– No frotarse o tocarse los ojos con las manos sucias, ya que pueden contener microorganismos perjudiciales.

– Retirar el maquillaje, sobre todo el de los ojos, antes de dormir. No compartir cosméticos, toallas u otros objetos personales.

– Mantener un correcto cuidado y uso de las lentes de contacto en el caso del delineador, no debe colocarse dentro del ojo, en la línea gris, para evitar la obstrucción causante del orzuelo, que produce dolor y malestar debido a la hinchazón.

– Si no mejora en 48 horas o cuando la hinchazón afecta a todo el párpado, consultar a un especialista. El oftalmólogo podría recetar un ungüento antibiótico y antiinflamatorio que ayudará a mejorar los síntomas.

– Cualquier tratamiento indicado para los casos crónicos debe ser prescrito y supervisado por un médico, quien además realizará un seguimiento de su evolución.

Fuente: Conbienestar

Continuar leyendo

Salud

Cómo debe ser la rutina cosmética para las pieles sensibles

Ocho cuestiones para cuidar tu cutis

Quien tiene piel sensible, le aparecen rojeces cuando se exponen las temperaturas extremas, ya sean de calor o de frío, se altera cuando hay un cambio emocional, y pica en contacto con multitud de sustancias o productos de belleza. Son indicativos de que está expuesta a algún tipo de estrés interno o externo que la hace reactiva.

A nivel de tratamiento diario, los productos que acondicionen y mantengan la piel nutrida y hidratada, y que aportan calma y previenen que sea tan reactiva, son los más adecuados.

Rutina cosmética para pieles sensibles

1. Limpieza: los aceites desmaquillantes son ideales. Sentirás tu piel, limpia, suave y muy hidratada. Aplicalo con las manos sobre la piel seca con un suave masaje.

2. Sérum para piel sensible: es un producto con una alta concentración de activos y de resultado rápido. Notarás la piel aliviada y confortable.

3. Aceites calmantes amigos de las pieles sensibles: los aceites faciales hidratan y también calman. Aprovechá y dedicate un masaje facial con él. Disfruta de su suavidad y su aroma … un buen aceite facial siempre es curativo.

4. Contorno de ojos: la piel del contorno de ojos también puede verse alterada. Tratarla con un producto específico es muy recomendable.

5. Mascarilla facial: la piel sensible necesita calma y confort. Dale unos minutos de descanso aplicándote una mascarilla facial, la sentirás muy hidratada, calmada y nutrida.

6. Exfoliante facial para pieles sensibles: elimina las células muertas en profundidad, favorece la renovación celular, la piel se ilumina y la eficacia de los tratamientos que te apliques a continuación será mucho mayor. En las pieles sensibles, que se enrojecen e irritan con facilidad, no debés dejar de usarlo, pero hacelo con delicadeza y usando fórmulas con ingredientes adecuados.

7. Tras la exfoliación, hidratá: después de la exfoliación es importante hidratar la piel para que pueda mantener su función barrera protectora natural y, evitar que se irrite o se reseque. Elegí cremas específicas y, de ser posible, con ingredientes naturales.

8. Protección solar obligatoria: incluí todos los días del año un buen protector solar en la rutina de belleza. Los que tienen filtro mineral usan polvos minerales, como el óxido de zinc, para proteger de los rayos solares. Actúan reflejando la radiación solar, hacen de pantalla. Se recomiendan especialmente para pieles sensibles. Acudí a tu dermatólogo ante cualquier duda.

Fuente: Babú

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR