Seguinos en nuestras redes

Política General

“El estado del Estado”: ¿qué dice el informe del gobierno sobre la herencia kirchnerista?

¿Cuál era el panorama de la administración pública cuando Mauricio Macri llegó al poder? ¿Cuáles fueron las políticas de Cristina Kirchner que favorecieron al crecimiento del país? Los veinte puntos más importantes del informe de la Casa Rosada

El Gobierno publicó finalmente en la página oficial de la Casa Rosada el informe que Mauricio Macri prometió en su discurso de apertura de sesiones antes la Asamblea Legislativa sobre las condiciones en que los distintos ministerios y la administración pública se encontraban cuando llegaron al poder.

“La intención de este informe no es condenar a un gobierno en particular sino hacer un diagnóstico del Estado Nacional en diciembre de 2015 e identificar los desafíos pendientes, que a veces coinciden con errores o excesos de la administración inmediatamente anterior, pero con frecuencia muestran frustraciones argentinas de larga data, a veces incluso de décadas”, anuncia la página.

¿Cuáles son los veinte puntos más importantes?

1. La entrega de tarjetas del Plan Nacional de Seguridad Alimentaria fue absolutamente discrecional, al punto de que algunas provincias ni siquiera contaron con el Plan Nacional Alimentario. En Córdoba, por ejemplo, el plan se aplicó sólo en algunos municipios y no a nivel provincial. San Luis no recibió asistencia del Ministerio de Desarrollo Social nacional. Otros distritos como las provincias de Buenos Aires o La Pampa no recibían ayuda para los comedores de sus escuelas. Tucumán recibió por el plan $4.285 millones en asistencia del Ministerio de Desarrollo Social, sin que ese dinero tenga ningún impacto visible en los índices de pobreza e indigencia.

2. No se encontraron registros de índices de violencia de género. No se hacía un seguimiento de los llamados a la línea 144, ni se había implementado el Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres.

3. En diciembre de 2015 había en la Argentina 3.800.000 familias: casi una de cada tres no tenían una vivienda digna o vivían en lugares que no cumplían las condiciones básicas de higiene o hacinamiento para ser sanos y seguros. Una de cada tres viviendas construidas en el período incumplía los estándares mínimos de calidad para viviendas de interés social establecidos en los Programas Federales de Vivienda. En julio de 2015, la ex Subsecretaría de Vivienda suspendió los pagos a los institutos de vivienda provinciales y municipales de todo el país, paralizando las obras en ejecución.

4. Los docentes de siete provincias cobraban sueldos menores al salario mínimo. En 2015, ocho provincias tuvieron más de 20 días de paro. Sólo la mitad de los alumnos de las escuelas públicas argentinas terminó el año pasado el secundario en forma. El Estado Nacional debía más de 3.000 millones de pesos a las universidades. A través del Programa Fundar, la Secretaría de Política Universitaria transfirió más de 2.000 millones de pesos sin ningún criterio claro.

5. En diciembre de 2015, el PAMI acumulaba una deuda de 5.500 millones de pesos y perdía unos 250 millones por mes. Sus autoridades estuvieron involucradas en diferentes maniobras para desviar fondos, como la de emisión de recetas a nombre de 7 mil afiliados fallecidos.

6. Al dejar el Gobierno Cristina Kirchner, el déficit fiscal era del 5,5% del tamaño de la economía, de los más altos de los últimos 30 años, y había sido financiado con emisión monetaria. En 10 años la inflación acumulada fue de 700%. La actividad económica estaba estancada desde hacía cuatro años, en los que se habían creado pocos puestos de trabajo y había aumentado la cantidad de pobres. Entre 2013 y 2015, las exportaciones cayeron un 25%.

7. El Banco Central vendió 6.800 millones de dólares para ahorro de sus reservas en 2015. Hacia fin de año, se vendían, en promedio, 100 millones de dólares por día, a un precio mucho menor del valor real. Para fines de diciembre, el Banco Central había vendido más de 17.000 millones de dólares de contratos de futuros. Cada suba de 10 centavos de dólar costaba 1.700 millones de pesos.

Además, el Central tenía como uno de sus mayores costos operativos del banco la impresión de billetes: en 2015 representó más del 40% de sus gastos. La decisión de mantener el billete de máxima denominación en 100 pesos, la misma de hace 25 años, significaba que había aproximadamente 3.000 millones más billetes circulando de los que debería haber.

8. Uno de los principales problemas institucionales del INDEC en diciembre de 2015 era que había perdido una importante cantidad de personal técnico y profesional, debido a la desarticulación de las áreas más sensibles en la producción de indicadores. Desde 2011 se incrementó la plantilla de personal en casi un tercio: el 75% de esas nuevas incorporaciones no contaba con estudios terciarios o universitarios. En diciembre de 2015, sólo el 38% del plantel total tenía formación profesional y técnica, en tanto el restante 62% se dividía entre quienes tenían educación secundaria completa e incompleta.

9. Empleo empantanado: entre 2011 y 2015, el empleo privado creció 3%, mientras que el empleo público creció 10%. Tampoco fueron años buenos para las pymes. Entre 2003 y 2015 aumentó el peso de las empresas grandes en el total de empleo, se estancó el de las medianas y cayó el de las empresas chicas. Además, en los tres años anteriores al cambio de gobierno cerraron unas 8.500 empresas, el 80% de las cuales eran microempresas. Desde 2012, Argentina dejó de crear empleos formales. Hubo un fuerte desplazamiento del empleo desde los sectores más productivos de la economía (el agro y la industria) hacia sectores poco productivos, sobre todo el sector público y el sector de servicios más tradicional, como comercios minoristas.

10. En la Subsecretaría de Comercio Exterior no quedaba ningún registro sobre cuáles habían sido los criterios, montos y tiempos para aprobar importaciones. Los documentos en papel sobre las importaciones habían sido destruidos. La oficina estaba vacía y los operadores y sus computadoras habían sido distribuidos en distintos pisos en el edificio. En dos años, se había duplicado el personal: de 639 trabajadores en 2014 a 1500 al momento del traspaso. Había personal sin funciones claras, entre los que se encontraron varios barrabravas de clubes de fútbol. En una oficina había 41 personas que cobraban mensualmente pero no tenían ninguna función en la secretaría ni contacto alguno con el resto del personal.

11. Argentina pasó de ser el 3° exportador mundial de carnes a ser el 12°. En la industria frigorífica se perdieron más de 18.000 puestos de trabajo.

12. ANSES adeudaba 1.348 millones de pesos a otros organismos. Una persona tardaba siete meses en jubilarse desde que solicitaba el turno hasta que cobraba por primera vez. Había un stock de 253.000 jubilaciones pendientes, 440.000 juicios en curso y 60.000 juicios con sentencia firme a favor de los jubilados. La principal vía de contacto entre los beneficiarios y la ANSES son las Unidades de Atención Integral (UDAI), en cuya conducción existía hasta diciembre de 2015 un marcado sesgo partidario: se priorizaban los intereses políticos por sobre la atención a los jubilados, según múltiples reportes y documentos.

13. Entre 2001 y 2012 las tarifas residenciales de electricidad cayeron un 80% en términos reales. Estos precios artificialmente bajos llevaron a un aumento del consumo y una caída de la producción de energía. Entre 2003 y 2015 el consumo de gas natural creció 41%, el de energía eléctrica creció 58% y el de naftas, 153%. Entre 2003 y 2014 se perdió un stock de reservas equivalente a casi dos años de producción de petróleo y a más de nueve años de producción de gas. Esto produjo un deterioro del servicio: los cortes en la provisión de gas, sobre todo a la industria, pasaron de 3% en julio de 2003 a 17% en julio de 2015, y los cortes de electricidad en la región metropolitana de Buenos Aires pasaron de 8,3 horas por hogar en 2003 a 32,5 horas por hogar promedio en 2015. Esta situación perjudicó a los usuarios domiciliarios, al comercio y a la industria. ENARSA gastaba más de 19 millones de dólares por mes en generadores de emergencia en barrios como Recoleta o Barrio Norte.

14. En diciembre de 2015, la inseguridad y el narcotráfico habían crecido en el país hasta llegar a convertirlo en el tercer proveedor mundial de cocaína y el país con la mayor tasa de robos del mundo. Todo esto sucedió en un contexto donde se desarticularon las fuerzas de seguridad y dejaron de publicarse las cifras y estadísticas que podrían haber servido para atender esta situación. En simultáneo, las autoridades tomaron algunas decisiones que empeoraron esta situación y contribuyeron a convertir a la Argentina en un territorio favorable para el desarrollo de actividades ilícitas. La importación de efedrina se multiplicó 100 veces en pocos años.

15. El Ministerio de Defensa era uno de los organismos donde la falta de información y la ausencia de registros era más generalizada, y estaba casi desmantelado. Se encontraron armas que no estaban registradas y registros de armas que no estaban en los lugares de almacenamiento. El Estado argentino no sabía ni cuántas armas tenía ni dónde estaban ni quién las tenía. Como no había un registro de las compras y las ventas, y hay rastros de “robos hormiga” en diversos lugares, cualquiera pudo haber comprado armamento de guerra sin que las autoridades lo supieran. En ese marco, se encontró una oficina con decenas de personas dedicadas a la administración de redes sociales partidarias. El personal civil de Inteligencia Militar se multiplicó por cuatro.

16. Históricamente, Fabricaciones Militares llegó a administrar 15 fábricas en todo el país con 150 empleados en su administración central en Buenos Aires. En diciembre de 2015, aunque sólo poseía cinco fábricas, tenía en su sede central 600 empleados. Sólo en el área de Prensa y Comunicación había 50 personas. Tenía un déficit de 1.200 millones de pesos por año. la empresa invirtió 350 millones de pesos en un taller para construir vagones para los que no había demanda en el país.

17. En la Cancillería, proliferaron los cargos políticos sobre los funcionarios de carrera. Puestos directivos claves fueron ocupados por militantes sin la experiencia profesional necesaria. Numerosos ascensos fueron decididos en función de la militancia. Además, había un sistema de toma de decisiones donde casi todas las medidas eran tomadas desde la cúspide, muchas veces en forma discrecional, sin el estudio y el trabajo de las áreas de base.

18. El sector de telecomunicaciones presentaba al menos siete desafíos importantes: la deficiente prestación de los servicios de telecomunicaciones, una insuficiente resolución de los reclamos de usuarios, un notorio incumplimiento en el otorgamiento de las licencias únicas de servicios de telecomunicaciones, el congelamiento innecesario de los fondos del servicio universal, normas obsoletas, sobre todo para una industria que cambia todo el tiempo, severos problemas en la reglas de interconexión de las redes, y falta de licitación de frecuencias del espectro radioeléctrico. Entre 2003 y 2015 prácticamente no se otorgaron licencias nuevas. El Estado abandonó su principal obligación de mantener competitivo el mercado.

19. Arsat tiene un equipo técnico de soporte y desarrollo de muy buena calificación. Sin embargo, Arsat 2 quedó sin vender hasta que se inició el nuevo gobierno. La Red Federal de Fibra Óptica, construida por el gobierno anterior y con una extensión de 36.000 kilómetros tendidos, sólo se había “iluminado”, es decir, que se encontraba lista para ser usada, en unos 6.800 kilómetros.

20. La Dirección Nacional de Vialidad tenía obligaciones impagas por 13.000 millones de pesos. Aunque tiene el 0,7% de la población del país, Santa Cruz recibió el 12% de las obras de Vialidad Nacional. El precio por kilómetro era entre un 30% y un 50% más alto que en el resto de América Latina. Entre 2008 y 2015 Aerolíneas Argentinas, recibió aportes del Tesoro por 29.676 millones de pesos, un promedio de dos millones de dólares por día. En los trenes del área metropolitana casi la mitad de las vías se encontraban en un estado regular o malo, el sistema de frenado automático estaba instalado en sólo el 10% de la red, en la ex línea Roca.

Podés leer el informe completo acá.

Política

Alberto Fernández sobre la negociación con el FMI: “No será a costa del desarrollo del país”

El Presidente le pidió al FMI que tenga en cuenta el préstamo “fallido” durante el Gobierno de Mauricio Macri.

El presidente Alberto Fernández cerró la 27° Conferencia Industrial de la Unión Industrial Argentina en Parque Norte. El jefe de Estado se refirió a la negociación de la deuda con el FMI y pidió que se haga una “evaluación” del préstamo “fallido” al Gobierno de Mauricio Macri.

Alberto Fernández le reclamó al FMI  que “antes de cerrar un nuevo acuerdo, haga su evaluación de lo que fue el fallido programa Stand-By por el que se desembolsaron USD 44.000 millones que se mal utilizaron en pagar deuda insostenible y en financiar salida de capitales”.

El Presidente afirmó que “eso nos va a ayudar a terminar de entendernos. Es un paso necesario en este camino”. Además remarcó que el acuerdo con el Fondo “no será a costa del desarrollo del país ni en base a ningún programa de ajuste”.

Para poder escribir una nueva página, es necesario cerrar el capítulo anterior. Hagámoslo rápido y así avancemos sobre un terreno más firme y despejado”, agregó Alberto Fernández a días de viajar a Washington junto a equipos técnicos del Ministerio de Economía y del Banco Central.

Buscamos que esa deuda no nos impida llevar adelante el programa plurianual que queremos implementar para que la Argentina continúe en la senda de la recuperación con generación de empleo, y para que podamos reducir la inflación”, concluyó Fernández.

Continuar leyendo

Política

Enfrentada con Matías Kulfas, Débora Giorgi se va del Gobierno dos meses después de asumir

La funcionaria deja su cargo como subsecretaria de Comercio; era la número dos de Roberto Feletti.

A menos de dos meses de asumir como subsecretaria de Comercio, Débora Giorgi deja su cargo en el Gobierno nacional de forma sorpresiva. La funcionaria era la número dos del secretario de Comercio, Roberto Felleti, y su salida destapa una nueva interna dentro del oficialismo en medio de las dificultades por contener la inflación.

Tanto Feletti como Giorgi deben reportar al ministro de Producción, Matías Kulfas, y una de las versiones apuntan a que las diferencias entre estos dos últimos eran insalvables por lo que decidió dar un paso al costado. En este sentido, Giorgi asumió hace 52 días pero nunca fue nombrada oficialmente. Al respecto, en el Ministerio de Desarrollo destacaron a La Nación que “fue una decisión del Presidente. No renunció porque nunca fue designada y no fue designada por decisión del Presidente”.

Sin embargo, desde el entorno de la ya ex subsecretaria plantean otro escenario: “Giorgi vino a trabajar y a integrar el equipo con el objetivo de desarrollar y consolidar una política de precios sustentable. Lo cierto es que a 52 días de haber asumido el decreto presidencial con su designación no fue firmado, entendemos que por presión de Kulfas. Se cansó y acordamos que se fuera”.

Otra de las versiones se desprende de la primera ya que su llegada al ministerio para amortiguar el alza de precios de los alimentos, algo que no ha logrado pese al congelamiento: Felleti ya reconoció que en noviembre la inflación estará por encima del 3%.

La economista se había desempeñado como ministra de Industria del gobierno de Cristina Kirchner entre 2008 y 2015 y tras las derrota electoral a manos de Mauricio Macri asumió como secretaria de Producción de La Matanza, donde siguió hasta volver al Gobierno nacional. Giorgi volvió al Gobierno junto a Feletti tras la salida de Paula Español del organismo que depende del ministerio de Desarrollo Productivo.

Continuar leyendo

Política

Una encuesta midió quién es el líder de la oposición tras las elecciones y aparece Javier Milei

El diputado electo por el frente La Libertad Avanza quedó en el top 5 de los principales referentes que le podrían competir a Alberto Fernández.

El vapuleo electoral que sufrió el Gobierno Nacional en las últimas elecciones legislativas dejó sobrevolando el fantasma de la derrota de cara a las proyecciones que se realizan para el 2023 que involucran el análisis de los principales referentes políticos candidatos a ocupar la silla presidencial. En ese sentido, una encuesta nacional que midió tras los comicios quién es el líder de la oposición generó sorpresas con los resultados obtenidos.

Los datos recolectados por Taquion, una consultora ya insertada en el mundo de la política y cuyo director, Sergio Doval, estableció un vínculo en 2017 con Alberto Fernández -cuando este era jefe de campaña de Florencio Randazzo- dejaron entrever una tenencia compartida en el puesto de líder.

Con 17,8 puntos porcentuales, la lista de dirigentes opositores la encabeza Horacio Rodríguez Larreta. Lo siguieron tres dirigentes de su espacio y sorprendió el nombre de quien ocupó el cuarto lugar: el libertario Javier Milei.

El economista y diputado electo por el frente La Libertad Avanza, sorprendió al posicionarse en las generales del 14 de noviembre pasado como tercera fuerza en la Ciudad de Buenos Aires, por detrás de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos.

En el informe -de 39 páginas-, la consultora preguntó: “¿Quién es en este momento el líder de la oposición al gobierno de Alberto Fernández?”. En ese sentido, el jefe de Gobierno porteño, ya lanzado para la presidencia 2023, ganó con apenas el 17,8%.

Debajo, y bastante cerca, aparece la contracara interna de Larreta, Patricia Bullrich, con 15%. La presidenta del PRO rechaza la postura moderada del jefe de Gobierno y encarna el ala más dura de la coalición. También está anotada para la sucesión de Alberto Fernández. En esa misma línea, le sigue Mauricio Macri, con 13,6%, quien es otro de los que cuestiona la amplitud y mesura de Larreta.

En el cuarto lugar del estudio de Taquion, aparece Javier Milei, quien con un 9,6% le ganó a su rival porteña María Eugenia Vidal -la ex gobernadora se posicionó en el quinto lugar con 9,5 puntos porcentuales.

El relevamiento se completó con una opción que también debe encender una alerta en el no oficialismo: para el 6,6% consultados por la consultora, “no hay oposición”.

Para su realización, se analizaron 2.520 casos en todo el país, medidos entre el 16 y el 19 de noviembre, y los resultados se presentaron con +/- 2% de margen de error.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR