Seguinos en nuestras redes

Salud

8 trastornos del sueño causados por malos hábitos

Lo que a veces no solemos asociar, es que nuestra vida cotidiana ha naturalizado algunos hábitos que producen consecuencias. De todas formas, no hay formulas, ya que el psiquismo de cada uno depende de sus propias experiencias

Esto seguro te pasó en algún momento (o tal vez te sigue ocurriendo). Lo que a veces no solemos asociar, es que nuestra vida cotidiana ha naturalizado algunos hábitos que producen trastornos del sueño. No remitiremos aquí a problemas físicos, sino a otro tipo de factores ambientales que influyen y mucho.

1) Si alteramos nuestro ritmo sueño/vigilia y de lunes a viernes nos levantamos a las 7hs y nos acostamos a las 12hs pero el fin de semana nos levantamos a las 14 hs y nos acostamos a las 7am, producimos una alteración de los ritmos circadianos similar al jet lag que sufrimos cuando viajamos entre zonas con diferencias horarias. Equivale a que todas las semanas viajáramos a china o india y volviéramos.

Estos ritmos circadianos sincronizan los distintos sistemas de nuestro organismo y su desorden produce los malestares que sentimos.

La somnolencia y la excitación son parte de ellos. Si además le agregamos estimulantes o depresores del sistema nervioso como el alcohol, el café y las drogas, se puede entender el grado de perturbación de nuestro organismo.

Ni hablemos de otra practica mucho más perturbadora que son los turnos laborales rotativos. Estos  impiden restablecer un ritmo sueño/vigilia. Tengamos en cuenta que la restauración del ritmo circadiano requiere 24 hs por cada hora de diferencia horaria. Lo que recomiendan los especialistas es mantener un horario fijo.

2) No querer irse a dormir y retrasarlo. Bastante frecuente. Suele estar asociado con no poder levantarse. Habitualmente puede deberse a un temor al comienzo del día que suele asociarse a angustia. El día termina resultando mejor de lo temido y ya no se lo quiere abandonar. Cuesta despedirse de los demás para irse a dormir. Se ve también en los niños.

3) Tener dificultad para conciliar el sueño. Suele provenir de dos tipos de fuentes: a) exceso de excitación en las últimas horas o b) temor al contenido de los sueños por el riesgo de reaparición de factores que fueron desestimados en la vida diurna.

4) Despertarse en medio del sueño. Se dice que los sueños son realizaciones ilusorias de deseos. Esto debería preservar el dormir. Sin embargo, el soñar un deseo atrae las asociaciones de las consecuencias indeseadas de realizarlo, aquello por lo que no lo hacemos en la realidad.

Los sueños donde aparecen estas consecuencias son angustiosos y frecuentemente nos despiertan. Otro factor que esta enlazado con el síntoma anterior y con el siguiente es la reaparición en los sueños de datos desagradables o angustiosos que fueron desestimados en la vigilia.

5) Despertarse y no poder volver a dormir. Esta relacionado al temor de la continuación del sueño soñado y sus componentes angustiosos. Otro factor vinculado es la imperiosa necesidad de hacer algo para resolver lo pendiente que se reveló en el dormir.

6) Dormir pocas horas. Relacionado a un permanente estado de alerta igual que el sueño muy “liviano”. Como si fueran a recibir un ataque mientras duermen. Es un estado de alerta permanente. Corresponde a cierto tipo de fantasías inconscientes. Presenta riesgos clínicos.

7) No poder levantarse. Frecuentemente enlazado a temores a no poder afrontar el día.

8) Dormir y levantarse cansado. Puede deberse a patologías clínicas que deben descartarse. También puede corresponder a la dificultad para relajarse en el dormir. El estado de alerta persiste durante el sueño expresado en contracturas musculares.

Todos lo descrito corresponde y es expresión de contenidos inconscientes. Podemos intentar hacer cambios conductuales conscientes, voluntarios, pero su causa solo es accesible abordando los determinantes inconscientes.

Su abordaje y resolución requiere una psicoterapia psicoanalítica a fin de entender como resuenan las problemáticas cotidianas de nuestra vida actual, en nuestro psiquismo particular. Para esto no hay formulas ya que el psiquismo de cada uno depende de sus propias experiencias.

Salud

Coronavirus en Argentina | Confirman 3089 contagios, la cifra más alta en casi tres meses

Durante la jornada de este martes se registró el número más alto de contagios desde el 7 de septiembre.

El Ministerio de Salud de la Nación reportó un total de 23 muertes y 3089 nuevos contagios de coronavirus en la Argentina en las últimas 24 horas.

Con estos registros el número total de casos acumulados asciende a 5.346.242. Son 116.703 los fallecidos a causa de la enfermedad desde el brote de la pandemia en el país. A la fecha, se registran 24.005 casos activos en la Argentina.

Por su parte la ocupación de camas de Unidad de Terapia Intensiva (UTI) está en 35,5% a nivel nacional, mientras que en el AMBA el número es de 40%. En estos momentos hay 687 personas internadas en UTI. Según informó el Ministerio, se realizaron 49.100 testeos en las últimas 24 horas (6,2% de positividad).

Los distritos que más casos registraron fueron: Provincia de Buenos Aires (1219); Tucumán (551); Ciudad Autónoma de Buenos Aires (515); y Córdoba (148). En cuanto a las muertes, los distritos más afectados fueron: Provincia de Buenos Aires (8); Salta (5); y Entre Ríos (4).

Continuar leyendo

Salud

Cómo poner las luces del árbol de Navidad para que iluminen mejor y sean más seguras

Consejos para evitar accidentes eléctricos

Llegó el momento de armar el árbol de Navidad y uno de los accesorios que le dan ese toque mágico son las luces. Para evitar que te queden huecos oscuros y otros iluminados, además de accidentes eléctricos, tomá nota.

Paso 1: determiná el número de luces que necesitás y el tamaño de los focos. Una regla que te podría ser útil es: por cada 30 centímetros de altura del árbol, le corresponden 100 luces. Consejo: una combinación de forma o volumen de las bombillas, pueden dar más brillo y originalidad.

Paso 2: eliminá las etiquetas y tratá de ocultar el cable. Andá desplazando desde el tronco las luces, envolviendo las ramas, pasando de adentro hacia afuera. El cable debe quedar suelto y evitá unir más de tres cadenas.

Paso 3: a toda costa no hagas patrones, entre más desordenado pongas las luces podrás distribuir una mayor cantidad.

Paso 4: los contactos tienen que quedar en el suelo, al mismo tiempo que escondés el cable lo más cerca de las ramas y troncos.

¿Cómo hacer las luces más seguras?

1- Si vas a usar las del año pasado, desenredá y revisá enchufe, cables y portalámparas, ante cualquier daño o pelado desechá.

2- Si tenés un árbol natural, apaga las luces cuando riegues.

3-Empleá principalmente luces de energía solar, LED o de bajo voltaje (5V, 12V o 24V).

4- Evitá doblarlas mucho sobre el árbol de Navidad.

Lo más importante es que te asegures que las series cumplen con las normas de calidad, y que apagues las luces antes de irte a la cama o cuando no estés en tu casa.

Fuente: Salud 180

Continuar leyendo

Salud

Diferentes ideas para preparar un puré de papas

Opciones para darle un toque diferente a este plato

El puré de papas acompaña a una gran cantidad de platos, lleva pocos ingredientes pero pueden hacerse otras versiones para darle un toque único.

Hay muchos tipos de este tubérculo, para esta comida se puede usar la papa agria, kennebec o monalisa. Hay que buscar las más harinosas y más blandas, porque cuando pierden el agua tienen más untuosidad.

Hay que buscar una vieja, puede ser de la variedad agria, porque también absorbe más mantequilla. En cuanto a la cocción, depende de cómo quieras hacer el puré. Si querés hacerlo cremoso tendrás que escurrir más la papa después de cocer, si es solo para un puré, podés dejar algo de agua.

Lavala, pelala, y luego partila en cachelos y cocela desde frío en agua y sal. Si la cocemos desde caliente tomará parte de ese agua, y no nos interesa porque queremos que guarde cierta textura.

Otra opción es cocerla entera, lavada y pelada, con un buen puñado de sal, y retirarla cuando está a punto de deshacerse (clavando un palillo para ver el punto). Colá y en la misma olla secala a fuego bajo, para que pierda el agua que le pueda quedar, si no querés llevarla al puré.

Para el cremoso necesitamos untuosidad, pero para el tradicional basta con un tenedor y añadir la mantequilla, eso sí, en pomada, no caliente ni derretida. Cuando tenemos la papa seca, añadimos mantequilla fría y vamos machacando con la varilla. Tiene que ser en frío porque emulsiona más. Si la echamos derretida no se produce tanto esa emulsión, que es lo que busca para que tenga cremosidad y cuerpo.

No debe ser líquido y que tampoco se debe lavar la papa una vez cortada. Necesitamos esa fécula, ese almidón que tiene, que va a ser la que ayude a que el puré tenga textura. Usar caldos, distintos aceites infusionados, especias, algún hongo o añadir al puré otras verduras son algunas de las opciones.

Una idea para un puré que acompañe a una carne, por ejemplo, es un caldo de verduras o un caldo de pollo en la cocción. Basta con una carcasa de ave, una zanahoria y un puerro y tenerlos media hora cociendo. En cuanto a la manteca es mejor añadirla poco a poco, para ir viendo qué textura tenés, porque luego siempre podrás corregir.

Los purés para pescado necesitan menos aderezos porque pueden eclipsar al alimento, pero los que sean para carne aceptan más sazón. Podés añadir pizcas de tomillo, pimentón, orégano, comino o hacer un aceite de tomillo el día anterior.

El horno también puede ser una opción para hacer algo diferente. Asá unas papas partidas por la mitad, con hierbas aromáticas y un toque de aceite, y luego las machacamos con manteca.

Otra idea es fondear unas verduras con un poco de mantequilla y aceite, ya sean puerro o cebolla, como si fuéramos a levantar un guiso y triturarlo también con el puré, que le da mucho sabor

Fuente: Directo al paladar

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR