8 de Febrero

Un día como hoy de 1931, el Athletic Club le gana 12-1 al F.C Barcelona, logrando la mayor goleada de la historia en la liga española

Un 8 de febrero de 1931 el Athletic de Bilbao vencía al Barca batiendo un record en la liga española de fútbol

sábado 8 de febrero de 2014 - 4:32 am

El 8 de febrero de 1931 el Athletic obtenía la mayor goleada de la historia de la Liga. Le metió 12 goles al Barcelona. Así lo comentaba el diario ABC cuatro días después: “El 12-1 del Athletic de Bilbao puede considerarse como un récord de penetración, teniendo en cuenta la calidad histórica del Barcelona, su adversario en la jornada memorable. Pero en realidad, el record del día es otro, y se produjo, precisamente, en el mismo partido. Parece ser que de los 12 tantos que ubicaron los leopardos rojos, sólo tres, los tres primeros, fueron conseguidos de una manera académica e inevitable por la delantera bilbaína”. Un día como hoy de 1931, el Athletic Club le gana 12-1 al F.C Barcelona, logrando la mayor goleada de la historia de la liga española.

Siete de los 12 goles los anotó Bata, otra plusmarca sólo igualada por Ladislao Kubala en un 9-0 al Sporting en el curso 1951-52. Aquel Athletic arrollador que ganó la Liga y la Copa de 1931 lo dirigía Frederick Beaconsfield Pentland (29-7-1883, Wolverhampton, Inglaterra; 16-3-1962, Lytchett Matravers, Inglaterra), Mr. Pentland sin más en Bilbao. Pentland, el entrenador que quizás más haya contribuido a formar la leyenda del Athletic, la mística de San Mamés, la filosofía aguerrida del club vizcaíno, dirigió al equipo en dos etapas, entre 1922-1926 y 1929-1933, dirigió la conquista de seis títulos: dos Ligas (1929-30 y 1930-31), cuatro Copas (1929-30, 1930-31, 1931-32 y 1932-33) y seis Campeonatos de Vizcaya (1923-26 y 1930-33).

Pentland trajo el orden dentro del terreno de juego. “Cuando un jugador pase un balón a un compañero, tiene que hacerlo con la seguridad de que allí está, en aquel sitio, quien debe recibirlo”, enseñaba. Pentland trajo también humildad: “Los verdaderos equipos de fútbol, como el carácter, se forman en las derrotas, no en los éxitos”, repetía. Y también estimulaba el ego colectivo: “Athletic no hay más que uno”, les convencía.

COMENTARIOS