Política

Se teme parálisis total de las Pymes por la prohibición de Costa para dejar que importen

Debido a la falta de divisas, el Secretario de Comercio desea que se financien con fondos de sus casas matrices, con préstamos en el exterior, o con billetes verdes propios

jueves 6 de febrero de 2014 - 8:21 pm

Hace dos semanas, el Secretario de Comercio Augusto Costa se juntó con la Cámara de Importadores Argentina (Cira), y les prometió que, tras acomodar la multiplicación de declaraciones juradas anticipadas de importaciones (DJAI) que se disparó con la salida de Guillermo Moreno de ese cargo, el gobierno habilitaría la entrada de todos los productos que sean insumos industriales.

Pero lo cierto es que en las últimas ruedas, el Banco Central viene pisando todos los pagos de importaciones y autoriza sólo aquellas que estén “calzadas” contra dólares en el exterior, lo cual deja a la mayoría afuera. [pullquote position=”right”]Se teme parálisis total de las Pymes por la prohibición de Costa para dejar que importen.[/pullquote]

Kicillof, Giorgi y Costa les informaron a un grupo de empresas que deberán financiar sus importaciones con fondos de sus casas matrices, con préstamos en el exterior, o con billetes verdes propios.

De esta manera, se produce una contradicción entre lo que Costa había prometido a Cira y lo que luego realizó.

“Suena a peligro de parar el comercio exterior de las Pymes, que son otra vez el pato de boda”, señaló Miguel Ponce, gerente de relaciones institucionales de Cira.

Por su parte, el economista Agustín Monteverde contó en su último informe que “algunos importadores han optado por suspender sus operaciones hasta tener en claro su ecuación de costos”.

“Automotrices, laboratorios medicinales, proveedores de la producción agrícola, han visto frenadas sus operaciones”, detalló el analista. “Hay dificultades en líneas de producción y cadenas de abastecimiento”, advirtió.

Según había informado Ámbito Financiero, el nuevo régimen excluiría a las pequeñas y medianas empresas, siempre y cuando no se dediquen solamente a importar, priorizando a aquellas que produzcan en territorio nacional. Supuestamente, el programa durará 90 días, hasta que lleguen los dólares de la cosecha. Pero podría extenderse si no entran las divisas suficientes. Sin embargo se supone que la situación puede extenderse indefinidamente, evaluando la situación empresa por empresa.

Nada aclararon, no obstante, sobre si volverán a habilitar o no a las empresas a acceder al mercado de cambios oficial para conseguir los dólares y cancelar sus operaciones ya aprobadas.

En su lugar, trascendió que les habían pedido a los empresarios del sector que prepararan un plan de pagos a proveedores que les permitiera cumplir con sus obligaciones en el extranjero, pero afectando lo mínimo posible el funcionamiento del mercado local de cambios.

COMENTARIOS