Tragedia de Barracas

El sentido adiós a los bomberos fallecidos en la Tragedia de Barracas

Los cuerpos de los bomberos fueron despedidos en medio de aplausos fervorosos y el llanto de una multitud que les rindió un sentido homenaje. Yacen en el cementerio de la Chacarita

jueves 6 de febrero de 2014 - 7:12 pm

Los cuerpos de los bomberos que ayer fallecieron víctimas del incendio de un galpón en el barrio porteño de Barracas, mientras se encontraban en servicio, fueron despedidos en medio de los aplausos y el llanto de una multitud respetuosa y sentida. Fueron llevados al cementerio de la Chacarita.

Mario Poli, el arzobispo de la ciudad de Buenos Aires, fue el encargado de bendecir a los féretros envueltos cada uno por una bandera argentina. “Es difícil rezar en este momento, encontramos un consuelo y siempre nos encontramos en la esperanza”. [pullquote position=”right”]El sentido adiós a los bomberos fallecidos en la Tragedia de Barracas.[/pullquote]

Visiblemente emocionado, Poli continuó: “El Dios que les dio la vida y el aliento también les dio la vocación para entregar la vida así. Tenemos dolor por la partida pero también la esperanza de encontrarnos definitivamente en el cielo.”afirmó.

El cortejo fúnebre fue encabezado por el camión rojo de bomberos colmados de coronas. Los voluntarios llegaron a su ultimo responso en el mismo camión al que cientos de veces subieron para ir a socorrer a desconocidos. Los aplausos y los llantos espontáneos de quienes se acercaron para despedir a trabajadores que muchas veces son poco reconocidos pese a su noble labor, la cual los llevó a dar su vida. La sirena del camión sonaba, pero esta vez como signo de despedida.

En una sentida carta, el Papa expresó su pesar y dijo que reza “por el eterno descanso de los servidores públicos fallecidos en el cumplimiento de su deber, pido a Dios que otorgue su consuelo y fortaleza a todos los afectados, e inspire a todos sentimientos de solidaridad fraterna”.

Arturo Martinez, comandante de bomberos de la Policía Federal Argentina, leyó la despedida en representación de todo el cuerpo: “Me toca el dolor de despedir a los bomberos de la Policía Federal. No puedo explicar el dolor e impotencia que me invade en este momento. Nuestra función como bomberos nos obliga diariamente a atravesar las emociones más opuestas: la felicidad de salvar una vida y la inexplicable sensación de ver cómo una vida se nos escapa de las manos. Hoy debemos aceptar la decisión de Dios de llevar a seis de nuestros camaradas”.

Javier Revilla, jefe del cuartel primero, habló al finalizar las exequias: “Cayeron como quisiéramos caer todos los que pasamos por esta profesión y con el orgullo de llevar este uniforme que la Policía y la sociedad nos da para que portemos con honor. Que la sociedad esté segura que los bomberos de la Policía Federal los protege”.

COMENTARIOS