Política

Los gobernadores, furiosos con Capitanich y su subordinación a Máximo y La Cámpora

Esperaban que imprimiera “racionalidad” al Gobierno, pero terminó subordinado al hijo de Cristina Kirchner y al poder de la agrupación La Cámpora

jueves 6 de febrero de 2014 - 6:58 am

La desilusión de los mandatarios provinciales se dio esta semana cuando el jefe de Gabinete se animó a negar los problemas financieros de las provincias, desvirtuando de manera ostensible los datos duros de giros de coparticipación.

La bronca se disparó ayer cuando Capitanich salió en su conferencia de la mañana, al cruce de una nota de La Nación que detallaba las complicaciones presupuestarias de las provincias.

El artículo no hacía otra cosa que reflejar tan problemas reales que surgen de las propias asimetrías admitidas por el gobierno: La suba de los costos de la obra pública y la devaluación, que les elevó las deudas a las provincias.

Capitanich se defendió argumentando un supuesto aumento de las transferencias a los distritos de entre 30 y el 40%, sin especificar cómo fueron distribuidos y en qué conceptos.

Y anunció que la devaluación dará más ingresos por el fondo sojero, una caja armada con el 30% de las retenciones pero distribuida bajo parámetros de la coparticipación federal, lo que le asigna menos dinero a las provincias que producen soja.

“Es el empleado del mes”, confesó al portal LaPoliticaOnlile.com un dirigente de trato frecuente con los gobernadores peronistas, que repite el mote que empezó a recibir de sus pares el chaqueño. “Hace todo lo que piden Máximo y La Cámpora sin chistar”, agregó la fuente.

COMENTARIOS