Seguinos en nuestras redes

Sociedad

Increíble: no fue al colegio hasta los 12 años y ganó el Premio Nobel de Física

Se trata de Samuel Ting. Nació en Michigan pero vivió en China; creció en plena II Guerra Mundial y eso le imposibilitó iniciar sus estudios primarios; hoy lleva adelante uno de los proyectos más ostentosos de la ciencia

Una historia de verdadera superación. El protagonista es Samuel Ting. Se trata de un físico que creció en China durante la II Guerra Mundial y no pudo ir al colegio hasta los doce años. Sin embargo, ganó el Nobel de Física y dirige “el experimento más caro jamás enviado al espacio”, dijo en una entrevista al diario El País horas antes de ofrecer una conferencia organizada por la Fundación BBVA. [pullquote position=”right”]Increíble: no fue al colegio hasta los 12 años y ganó el Premio Nobel de Física[/pullquote]

“Se trata del Espectrómetro Magnético Alfa (AMS), un imán de 7,5 toneladas instalado en la Estación Espacial Internacional, que orbita a unos 300 kilómetros sobre la superficie terrestre. El único lugar donde puede encontrarse tecnología con el mismo costo y precisión (unos 2000 millones de euros) es en el CERN de Ginebra, sede del mayor acelerador de partículas del mundo, asegura”, explica el diario español y detalla que “es un instrumento único en su tipo y está concebido para buscar materia oscura”.

El hombre nació prematuro en 1936, en Michigan. Al regresar a China se desató la guerra y esa época para él fue horrible.

“No teníamos que vestir buena ropa, ni ir a la escuela, pero sí tener buena comida, lo suficiente para mantener la salud. Mis dos padres además me contaban historias de Isaac Newton, Michael Faraday, James Clerk Maxwell, Charles Darwin. Mi madre me contaba la de Sigmund Freud. Por eso desde que fui joven tuve la impresión de que debía ir a la universidad”, agregó el físico.

Publicidad

Recién empezó a los doce y cuenta que cuando inició sus estudios no era buen alumno; se sintió atraído por las ciencias duras e historia de China.

En plena Guerra Fría la familia regresó a Estados Unidos pero Ting no hablaba inglés. Pese a esto tuvo la oportunidad de no tener que pagar nada en la Universidad de Michigan pero se aseguraron de que no tuviese que estudiar historia de EE.UU., sociología, economía. Solo se concentraría en la física y la matemática.

Terminaría el doctorado en seis años y el Laboratorio Lawrence Livermore le ofreció un puesto por 30.000 dólares.

“En 1974 este físico rebelde desató la llamada Revolución de Noviembre, que confirmó que los neutrones y protones dentro del átomo no son indivisibles, sino que están hechos de unidades aún más pequeñas, los quarks. De forma independiente y casi simultánea, Burton Richter, del Acelerador Lineal de Stanford, y Samuel Ting, que trabajaba en el Laboratorio Nacional Brookhaven, descubrieron el mesón J, formado por un quark y un antiquark. Richter y Ting ganaron el Nobel de Física apenas dos años después de su hallazgo, un tiempo récord en lograr el premio más prestigioso de la ciencia”, relata El País.

Publicidad

Salud

Cómo cuidar y conservar en buen estado tus cuchillos de cocina

Tips para extender su vida útil

El cuchillo es una de las herramientas más importantes de la cocina. Tan fundamental como esa inversión al comprarlo es el cuidado posterior correspondiente para su buen funcionamiento.

Lavar

Si uno desea que dure muchos años, nunca debe quedar sucio de un día para otro, mucho menos sumergido en el fondo del lavaplatos junto al resto de los cubiertos. Dejarlo en remojo por muchas horas puede deteriorar el filo.

La presencia constante de humedad también es capaz de afectar al mango no importa el material que sea. Por eso no hay que lavar los cuchillos en el lavavajillas.

Publicidad

Si necesitás cortar cítricos, tomates o encurtidos —cuyos ácidos pueden corroer el borde de la hoja y provocar que se desfile más rápido—, lo mejor es darle un rápido enjuague y seguir con el trabajo. Luego secarlo inmediatamente con un paño limpio o una toalla de papel hasta que no quede resto de humedad.

Guardar

Para que el filo perdure por más tiempo, no los dejes en un cajón junto a otros utensilios. El roce con otros metales al abrir y cerrar el cajón, puede desgastar y rayar la hoja.

Lo ideal es una barra imantada porque mantiene el cuchillo fijo y sin roce. Los tacos de cuchillos son otra alternativa. Fijate que sus ranuras sean suficientemente anchas para que puedan entrar los de distintos tamaños y que no sean de madera, ya que es un material que requiere de mucha higiene y puede servir como hábitat para bacterias y hongos.

Publicidad

Si ninguna de esas dos opciones es posible, otra es comprar fundas plásticas para los cuchillos y así poder guardarlos en un cajón. O conseguir un soporte para almacenarlos en el cajón y que se mantengan fijos y ordenados.

Afilar

Existe una diferencia entre afilar y mantener el filo. La segunda es aquella que ves hacer a carniceros cuando continuamente pasan sus cuchillos por unos largos fierros llamados chairas antes de ponerse a filetear.

Conviene usar la chaira siempre antes de cocinar o una vez al día. Cuando sientas que no es suficiente, es porque hace falta afilarlo. Algo que dependiendo de cuánto uses la herramienta debería ocurrir cada dos o tres meses.

Publicidad

El método más tradicional es con una piedra, pero eso requiere de conocimientos y mucha técnica. Primero hay que dejar las piedras en remojo y luego pasar los cuchillos con mucha precisión para no estropear la hoja. Si uno no tiene mucha idea, lo mejor es llevarlas a afilar con un profesional.

Por último, hay cosas que nunca debés hacer si no querés estropearlo:

– No usarlo como palanca para abrir tapas, ni usarlo como destornillador o para cortar botellas plásticas o cartón

– No emplearlo para cortar carne congelada, ya que la dureza y el frío no se llevan bien con las hojas de acero.

Publicidad

– Evitá usarlo sobre tablas de cerámica o piedra.

Fuente: La Tercera

Continuar leyendo

Salud

Cuatro repelentes caseros para alejar moscas y mosquitos

Alternativas naturales para ahuyentar estos insectos

Si ya intentaste alejar moscas y mosquitos con los repelentes convencionales del supermercado y que solo dejan un olor desagradable en tu casa, podés probar con estos remedios caseros que no requieren de mucho proceso de elaboración.

1. Repelente de ajo

Ingredientes:

– 6 dientes de ajo

Publicidad

– 1 recipiente hondo

– 2 tazas de agua

– 1 atomizador

Preparación y cómo aplicarlo:

Publicidad

– Pelá los ajos y ponelos a remojar en el agua por al menos dos horas.

– Luego poné a remojar el agua en el atomizador o spray y rociá el líquido en los sitios donde haya presencia de moquitos.

2. Repelente de manzanilla

Ingredientes:

Publicidad

– 1 litro de agua

– 200 gramos de manzanilla

– 1 atomizador o spray

Preparación y cómo aplicarlo:

Publicidad

– En una olla poné a hervir el litro de agua y 200 gramos de manzanilla.

– Dejá que hierva y retiralo del fuego.

– Cuando el agua esté fría vertela en el atomizador o spray.

– Podés aplicarlo en los sitios de tu casa en donde haya mosquitos, o también en tu piel.

Publicidad

3. Repelente de vinagre

Para este remedio casero contra los mosquitos solo basta con con colocar un vaso de vinagre cerca de las ventanas. El olor será suficiente para ahuyentarlos lejos de casa.

4. Remedios caseros para ahuyentar moscas

Ingredientes:

Publicidad

– 10 clavos de olor

– 10 hojas de laurel

– 1 taza y media de agua

– 1 olla para hervir

Publicidad

– 1 atomizador o spray

Preparación:

– Colocá el agua en la olla a fuego lento.

– Cuando empiece a hervir añadí las hojas de laurel y los clavos de olor.

Publicidad

-Dejá que hiervan por 5 minutos y luego retirá del fuego.

– Colá la mezcla y esperá a que el agua se enfríe para usarlo.

Cómo aplicarlo:

– Cuando el agua esté fría, vertí la mezcla en el atomizador o spray.

Publicidad

– Rociá la mezcla en los sitios de tu hogar en donde detectás mayor presencia de moscas.

Fuente: Ojo

Continuar leyendo

Salud

Productos para cuidar la piel después de los 50 años

Qué ingredientes no deben faltar a partir de esta edad

Existe una variedad de opciones a tener en cuenta después de los 50 años para ayudar a mantener la piel con un aspecto saludable, disminuir la profundidad de las arrugas y desvanecer las manchas.

Uno de los productos que no puede faltar es el protector solar que cuida la piel de los rayos UVA/UVB – responsables de acelerar su envejecimiento -, evita la aparición de manchas, mantiene la hidratación y previene el cáncer de piel.

Por otro lado, el colágeno es una proteína que se encuentra de forma natural en los tejidos de la piel, pero que con el paso del tiempo van disminuyendo su producción natural. Se encarga de unir los tejidos, formar parte de las articulaciones y mantener la firmeza de la piel.

Su pérdida en la producción natural del organismo puede ocasionar la aparición de arrugas, por ello es importante incluir productos que aumenten su producción. Además, de tener hábitos saludables, como evitar la mala alimentación, el tabaco, alcohol y la falta de descanso.

Publicidad

En cuanto a los antioxidantes, combaten los radicales libres, considerados como uno de los causantes de los daños progresivos en la piel. Uno de los mejores antioxidantes es la Vitamina C, que podés incluirla como serúm en tu rutina de belleza.

La hidratación también es un factor fundamental, tanto de forma externa como interna. Consumí agua diariamente e incluí productos que promuevan la hidratación y retengan la humedad en la piel. El ácido hialurónico es uno de los mejores componentes que podés usar en estos casos, ya que repone las reservas de humedad, mejora la elasticidad y fortalece la piel.

El retinol es otro de los productos más recomendados a partir de los 20 años. Estimula la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico y combate las arrugas y las manchas. Tené en cuenta que no podés usarlo junto a la vitamina C al mismo tiempo, aplicá un producto en la mañana y el otro en la noche.

Además, la limpieza y desmaquillar el rostro también son dos factores fundamentales en la rutina diaria.

Publicidad

Fuente: Bien bonita

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR