Seguinos en nuestras redes

Política General

Contratos transitorios: el Gobierno admite que hubo 10.000 bajas en el Estado

A la cifra de los 63 mil contratos se habían prometido revisar, se suman ahora otros 10 mil empleados a través de cooperativas y universidades. En los próximos seis meses se seguirán evaluando contratos y desempeños

En los próximos días, el ministro de Modernización Andrés Ibarra comunicará que son alrededor de 10 mil los trabajadores despedidos de las dependencias del Poder Ejecutivo. Así lo indicó el diario Clarín.[pullquote position=”right”] Contratos transitorios: el Gobierno admite que hubo 10.000 bajas en el Estado [/pullquote]

El jueves se había cumplido el plazo para revisar las contrataciones de la administración central, que el Presidente ordenó el 29 de diciembre pasado.

De todas formas, en el Gobierno prefieren no hablar de despidos. Señalan que en su mayoría las cesantías responden a contratos que no se renovaron, muchos de los cuales vencían en diciembre. En los últimos 90 días, cada ministerio fue el responsable de revisar su planta de empleados y elaborar una lista para enviársela al ministro de Modernización.

En este marco, Interior, Cultura y Energia son las Carteras con más despedidos.

A su vez, a la cifra de los 63 mil contratos que el Gobierno había prometido revisar, se suman ahora otros 10 mil empleados a través de cooperativas y universidades. Según indicó el matutino, en los próximos seis meses se seguirán evaluando contratos y desempeños, por lo que no descartan nuevos despidos.

Política

Alberto Fernández, a un paso del sobreseimiento: la fiscalía aceptó la oferta de $1,6 millones

El mandatario había propuesto donar más de un millón y medio de pesos en concepto de reparación por haber incumplido con el aislamiento social preventivo y obligatorio al celebrar el cumpleaños de Fabiola Yáñez en julio del 2020.

La jornada del lunes inicia con buenas noticias para Alberto Fernández, quien quedó a un paso de ser sobreseído en la causa que lo investiga junto a Fabiola Yáñez por incumplir con la cuarentena estricta en el peor momento de la pandemia.

Al respecto, fue el fiscal federal de San Isidro Fernando Domínguez quien decidió aceptar la donación ofrecida por el presidente de $1,6 millones para cerrar la causa por el cumpleaños que organizó junto a la Primera Dama en la quinta presidencial.

A la hora de fundamentar porque consideró que la cifra es razonable, dijo que se tuvo en cuenta el patrimonio declarado ante la Oficina Anticorrupción (OA), donde dijo tener un patrimonio de 5,7 millones de pesos.

En el dictamen se planteó que “las características del evento del que participó el imputado, la trascendencia y el impacto institucional que adquirió el suceso, el cargo de su autor y la fecha en la que tuvo lugar (vigencia del Aislamiento Social Preventivo Obligatorio) son circunstancias que ubican a Fernández en el umbral máximo de responsabilidad penal ponderable a los fines de la reparación”.

Alberto Fernández en la Quinta de Olivos

Sin embargo, explicó Domínguez, “es difícil mensurar el daño causado en este tipo de casos a los fines de su reparación; sin embargo, sí se puede intentar fijar algún criterio que permita tornar operativo el instituto conciliando los intereses en juego”.

Entonces explicó que decidió “anclar la reparación al costo de insumos hospitalarios permitiría, de algún modo, objetivar la propuesta reparadora analizada, buscar alguna equivalencia entre el reproche penal inherente al hecho imputado, el ‘perjuicio’ causado y la capacidad económica del justiciable”.

Según trascendió a partir de una publicación de Clarín, Alberto Fernández pediría un crédito para pagar la donación.

Junto con la propuesta de compensación integral de Yañez, quien ofreció 1,4 millones de pesos como resarcimiento, los abogados también realizaron una propuesta por parte de otros tres de los invitados a la fiesta en Olivos: Santiago Basavilbaso, Emmanuel López y Fernando Consagra. La cifras que ofrecieron en nombre de cada uno van de 220 a 250 mil pesos.

Continuar leyendo

Política

Katopodis: “No estamos para escuchar la opinión de Cristina Kirchner, sino para que participe de las decisiones con Alberto Fernández”

El ministro de Obras Públicas se suma a la interna en el Frente de Todos en defensa de Alberto Fernández

No hay tregua en la interna del Frente de Todos y las declaraciones cruzadas entre funcionarios del oficialismo continúa a la orden del día. Ahora, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, salió en defensa del presidente, Alberto Fernández, y apuntó contra la vice, Cristina Kirchner, y su rol que tiene dentro del espacio político.

“Hace falta mayor poder político y una coalición más fuerte. No estamos para escuchar la opinión de Cristina Kirchner sino para que participe activamente de todas las decisiones con Alberto Fernández”, reclamó el ministro en declaraciones a El Destape.

Las palabras del ministro surgen como respuesta a Máximo Kirchner quien lanzó una dura advertencia al mandatario: “Nuestro pueblo se conduce obedeciendo. Cuando uno quiere conducir, debe saber obedecer, y el pueblo manda. Y para saber conducir el dirigente tiene que haber sido conducido”.

Katopodis no ve como algo negativo las diferencias que existen en la coalición pero aseguró que siempre se debe dar en el marco de un debate dentro del Frente de Todos para que la unión persista y que no se divida “en 4 o 5 partidos o 6 o 7 bloques” porque “ya sabemos qué puede pasar en ese contexto”, en referencia a que la oposición se verá beneficiada políticamente para retornar en 2023 a Casa Rosada.

“El debate que estamos dando no me asusta, pero tiene que estar ordenado en función de un objetivo que es consolidar nuestra coalición”, manifestó.

De todos modos, el ministro aseguró que la interna tiene un impacto negativo en el electorado y es un factor que no está siendo tenido en cuenta: “La gente tiene que tener claridad por parte de la política de cómo se sale de esto”, consideró Katopodis, quien añadió que “es importante que el Presidente tome la decisión de llegar a casi 13 millones de argentinos con una mejora en el ingreso”.

Si bien buscó dejar en claro que quien manda es el presidente y no la vice, Katopodis no le restó importancia al rol del CFK y los principales funcionarios del kirchnerismo duro: “Nosotros estamos siempre muy atentos a lo que dicen ellos. Podemos estar más o menos de acuerdo, pero no hay duda de que la opinión de Cristina Kirchner es escuchada por su relevancia, porque siempre tiene claridad conceptual y porque tiene experiencia; cada vez que opina quiere lo mejor para el Frente de Todos”.

Continuar leyendo

Política

Juntos por el Cambio: Macri le apunta a Morales, un Zoom ardiente y la foto sugestiva de Larreta

Qué dicen en la UCR y en la Coalición Cívica tras el ataque macrista en el almuerzo del PRO

La dirigencia de Juntos por el Cambio pasó una semana agitada. Además de las tensiones y las intrigas, esta vez se instaló el temor a una ruptura. El lunes pasado, el ex mandatario Mauricio Macri les dijo a otros referentes del PRO: “Tenemos que diferenciarnos y no seguir cayendo en la trampa del radicalismo”. La situación se agravó 72 horas después luego de que el ex presidente bajó una línea inquietante a sus diputados: “La unidad por la unidad misma no sirve”.

Además, Macri criticó al radicalismo por haber fomentado la votación en la Cámara de Diputados de la ley que fija el marco regulatorio del cannabis medicinal y cáñamo industrial porque prevé más aparato estatal y nuevos impuestos (en rigor, una tasa), dos de los puntos que la coalición se había juramentado no votar. Los diputados del PRO se abstuvieron o votaron en contra de esa ley, apoyada por Gerardo Morales, titular de la Unión Cívica Radical (UCR) y gobernador de Jujuy, porque su provincia será beneficiada por plantaciones y emprendimientos productivos que serán un negocio más grande que el del litio.

Asimismo, el ex presidente también reprochó que haya tenido media sanción el proyecto de ley sobre respuesta integral al VIH, respaldada por amplia mayoría, con apoyo radical, de la Coalición Cívica y del PRO, aunque en este último caso sus diputados rechazaron la creación de un régimen jubilatorio especial para quienes tengan VIH, hepatitis virales, tuberculosis e infecciones de transmisión sexual, y votaron en contra de un artículo que propone la extensión indeterminada del vínculo laboral evitando causas de despido para los que sufren esas patologías.

Para Macri, estas votaciones desvirtúan los postulados del PRO en favor de un Estado más chico y con menos impuestos, pero, sobre todo, podrían derivar en una fuga de votos propios hacia opciones liberales como las de Javier Milei.

Por eso, el ex mandatario alertó a sus pares partidarios sobre la necesidad de no seguir ciegamente a un radicalismo que “sigue enamorado del Estado protector” y pidió tener algo en cuenta: “La gente quiere un cambio y nosotros tenemos que representar ese cambio”, aseguró. Ahí fue cuando relativizó la importancia de mantener la unidad opositora si no contempla la defensa de valores y conceptos muy firmes: “¿De qué sirve la unidad si no representa el cambio?”.

Por su lado, Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en el almuerzo del lunes en Puerto Madero, tras escuchar el ataque macrista a la UCR, alertó que así podría ponerse en jaque la unidad de Juntos por el Cambio. Esa misma noche, el exabrupto de Macri fue el comentario obligado en los grupos de la cena anual de la Fundación Libertad. En ese evento, incluso, el discurso duro del ex jefe del Estado incluyó el pedido de “dirigentes que conmuevan y que sean el cambio, no el recambio”, y una advertencia que pareció dirigida al ala blanda opositora: “Nunca más lo políticamente correcto, que es joder a la gente”.

En forma simultánea, ardió un Zoom del bloque de diputados radicales, convocado de urgencia por su titular, Mario Negri, ante la indignación que causó el ataque de Macri. Hubo quejas y mucha catarsis, aunque se decidió bajar los decibeles al episodio en nombre de la paz interna. Lo mismo resolvió Morales: según su entorno, no dirá una palabra para contestarle al ex presidente. Tampoco lo llamará.

Por otra parte, Larreta se tomó revancha el viernes pasado cuando logró una postal de la unidad con tres gobernadores radicales en Corrientes: el anfitrión, Gustavo Valdés; Morales y Rodolfo Suárez, de Mendoza. Formalmente, se reunieron para firmar un convenio de promoción turística, pero el valor de esa imagen fue netamente político tras la embestida antirradical de Macri.

Los cuatro hablaron de lo sucedido y acordaron mirar hacia adelante. Cerca del titular de la UCR sospechan que el ex presidente quiere romper Juntos por el Cambio y echarle la culpa a él. Hace no tantas semanas, Macri se preguntaba si Morales buscaba dejar la coalición en medio de tantas versiones sobre sus acuerdos con Sergio Massa y Alberto Fernández. La desconfianza es una de las sustancias más abundantes en las filas opositoras.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR