Paritarias

Alerta Paritarias: Por la crisis y la inflación, los gremios postergan los aumentos anuales

En los tres acuerdos de este año se convino el cobro de sumas fijas y retomar las negociaciones en abril

lunes 3 de febrero de 2014 - 6:01 am

En tren de no quedar atrás ante la escalada inflacionaria y algo desorientados por la falta de estabilidad económica, los sindicatos marcan una tendencia en la negociación salarial de 2014: reclaman un pago a cuenta o una suma puente para postergar la paritaria y convenir los aumentos anuales en un escenario más claro y previsible.

Los tres sindicatos que comenzaron su paritaria en enero eligieron este camino. Son La Bancaria, el gremio de los aceiteros y el de los choferes de larga distancia de la UTA. En todos las casos, la metodología fue idéntica: acordaron una suma (entre 1200 y 3000 pesos) a cuenta de la negociación que se retomará en abril.[pullquote position=”right”]Por la crisis y la inflación, los gremios postergan las paritarias[/pullquote]

La vía de escape que tomaron los gremios fue respaldada por el Gobierno. Apostando a que funcione correctamente el acuerdo de precios, el Ministerio de Trabajo estima que la inflación se controlará en el corto plazo y que los convenios salariales serán inferiores a 30%, el piso de negociación que trazaron tanto el sindicalismo oficialista como el opositor.

“Las paritarias tendrán como meta recuperar el poder adquisitivo que se comió la inflación y poder llenar el changuito como antes”, dijo ayer Antonio Caló, el líder de la CGT más cercana a la Casa Rosada, en una entrevista con el diario La Capital, de Rosario.

Unos días antes, Caló había denunciado que “a la gente no le está alcanzando para comer”. Piensa exponer esta postura ante la Presidenta, cara a cara, en una reunión que se concretaría esta semana.

En lo que va del año, las tres paritarias que se activaron fueron postergadas para marzo o abril, según el caso. La Bancaria acordó una suma de $ 3000 ($ 1200 son no remunerativos) por el primer trimestre y volverá a negociar a partir de abril. Algo similar firmó recientemente el gremio de los aceiteros, que cerró el pago de una suma puente de $ 1900 para la categoría más baja y de $ 2100 para la más alta. Los montos son a cuenta de los que se convenga más adelante como aumento anual. Y los choferes de la UTA se mantuvieron en la misma línea: después de amenazar con un paro en el transporte de larga distancia en pleno recambio turístico, consiguieron un adelanto de $ 1200 por mes para compensar la inflación.

“Los 1200 pesos son un adelanto que nos permitirá elaborar una propuesta para la paritaria final de marzo”, dijo a LA NACION el referente de la UTA Roberto Fernández, que se integró hace un puñado de semanas a la alianza sindical que conformaron los opositores Hugo Moyano y Luis Barrionuevo.

La tendencia que se trazó en enero podría seguir por la misma huella en el mes actual. Entre otros, será ahora el turno de los docentes nacionales, un convenio que serviría como referencia para las subas en el resto de las provincias. Además, será la paritaria en la que el Estado, en su rol de empleador, mostrará su capacidad de negociación y se sabrá qué porcentaje de aumento estaría dispuesto a otorgar.

En las negociaciones preliminares, el Frente Gremial sugirió un pago extraordinario y reabrir la paritaria a mitad de año. Esta alternativa ya fue rechazada por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y por un jerárquico del Ministerio de Trabajo que advirtió que “aceptar paritarias fraccionadas sería acelerar la inflación y generar una excitación peligrosa de la economía”.

Tras el último encuentro con el ministro de Educación, Alberto Sileoni, y con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, los gremialistas volvieron a la carga con un rosario de pedidos. Exigen “tomar en cuenta la absoluta insuficiencia del salario fijado en 2013 por el Estado, agravado por la actual coyuntura económica”; piden, además, que “la propuesta para acordar un salario mínimo debe contemplar la defensa del poder adquisitivo del salario frente a las maniobras de empresarios que suben los precios para mejorar su rentabilidad”; reclaman reabrir la paritaria “no más allá de junio, a fin de fijar un porcentaje de incremento razonable”, e incluir en la negociación otras condiciones de trabajo, “en procura de concretar un convenio colectivo integral”.

Sileoni convocó para pasado mañana a los cinco gremios con el deseo de avanzar en una definición. Un dato: el salario mínimo de un docente es hoy de $ 3416, de acuerdo con la recomposición del año pasado, que se dio de manera unilateral, a través de un decreto. Para 2014, los sindicatos anhelan elevar el sueldo inicial a $ 5000, lo que equivaldría a un alza de 46%.

El Frente Nacional Docente está integrado por la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) -alineada a la CTA kirchnerista, de Hugo Yasky-, y por Sadop, UDA, AMET y CEA, todos ellos agrupados en la CGT oficialista, que encabeza Caló. Entre todos definen los aumentos salariales de alrededor de 900.000 trabajadores docentes de escuelas públicas y privadas subsidiadas.

 

Fuente: lanacion.com.ar

COMENTARIOS