Seguinos en nuestras redes

Salud

Increíble: un nuevo stent biodegradable cura el corazón y desaparece

A diferencia del clásico de metal, el cuerpo lo reabsorbe. En el país ya se implantaron en unos 100 pacientes

Los clásicos stents de metal que se colocan para destapar las arterias obstruidas del corazón empiezan a ser reemplazados por otros que se biodegradan y desaparecen en dos años del cuerpo humano. Ya hay 100 argentinos que recibieron el implante de los stents bioabsorbibles, que están aprobados por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), y en los Estados Unidos, ayer un comité de expertos de la agencia regulatoria también se manifestó a favor de dar luz verde a ese tipo de dispositivo.

El stent fue uno de los más importantes avances de la medicina durante el siglo XX. En 1985, el médico argentino Julio Palmaz y el Dr. Richard Schatz fueron los inventores del stent expansible para usar en la angioplastia en arterias periféricas. Más adelante, se implantaron stents liberadores de drogas, que consiguieron tanto desobstruir las arterias dañadas como impedir que se vuelvan a obstruir.

Pero el impulso de innovación no se frenó. Se desarrollaron los stents bioabsorbibles, con materiales que pueden degradarse en el cuerpo. “Ya se están usando los stents bioabsorbibles de ácido poliláctico, que es una sustancia que se degrada y se convierte en agua dentro del cuerpo”, explicó a Clarín Fernando Cura, jefe de cardiología intervencionista del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA). En ese instituto, se implantaron los primeros stents bioabsorbibles en 2012 como parte de un ensayo clínico internacional que evaluó los beneficios y los riesgos. Hubo buenos resultados, y los bioabsorbibles fueron aprobados en Europa, y en la Argentina. En los Estados Unidos, un panel de expertos de la agencia regulatoria revisó la evidencia y 9 de los 10 integrantes votaron a favor de la aprobación del stent, que fue desarrollado por Abbott para tratar la enfermedad de las arterias coronarias. Este trastorno consiste en que se va acumulando colesterol, calcio y otras sustancias en las arterias y puede causar angina de pecho e infartos. En el mundo, el stent biodegradable ya fue implantado en 125.000 personas.

“La ventaja potencial sobre el convencional es que con el correr del tiempo se libera la droga que modula la cicatrización y el stent desaparece. Luego, el vaso de la arteria puede recuperar su función normal”, afirmó Oscar Mendiz, jefe del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular, del Hospital Universitario Fundación Favaloro, al ser consultado por Clarín. Si el paciente vuelve a sufrir el taponamiento de las arterias y necesita una cirugía de bypass, los médicos no se encontrarán con el obstáculo del stent metálico como ocurre en los procedimientos habituales. “Si tuviera un stent convencional, la malla de metal permanece y los cirujanos no podrían actuar en este segmento del vaso”, aclaró Mendiz. El biodegradable está indicado para adultos jóvenes que sufren lesiones simples en las arterias.

“El stent biodegradable con fármaco sirve para abrir la arteria, impide que se vuelva a obstruir y desaparece. A largo plazo tendría beneficios potenciales sobre el convencional. En la Argentina, si bien ya hubo pacientes que accedieron al stent biodegradable, hay obstáculos porque obras sociales y prepagas se niegan a cubrirlo”, señaló Alejandro Cherro, presidente del Colegio Argentino de Cardiólogos Intervencionistas y subdirector de la carrera de especialista en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. “Aún mucho por mejorar, –opinó Mendiz– pero la biodegradación puede ser el camino también para otros vasos y quizás otras aplicaciones”.

Fuente: Clarín

Salud

Cómo usar el aire acondicionado sin que afecte a la salud

Los riesgos de abusar este aparato

Cada estación tiene una relación particular con el sistema respiratorio y si bien el verano supone menos inconvenientes, el abuso del aire acondicionado nos expone a cambios bruscos de temperatura y humedad en el aire que respiramos, así como a agentes infecciosos o alergénicos que podrían enfermarnos.

La falta de ventilación en lugares cerrados, sumada a la deficiente limpieza de los filtros de los aires acondicionados, conlleva a la acumulación de partículas alergénicas como pólenes, polvos domésticos y ácaros, y aumenta la posibilidad de infecciones al acumular gérmenes.

El abuso de este tipo de aire expone al cuerpo a mayor susceptibilidad para desencadenar, por ejemplo, dolor de garganta, rinitis, tos, broncoespasmo, sequedad de mucosas e infecciones.

Cinco consejos para usarlo de forma adecuada:

– Mantener y limpiar equipos y filtros de aire acondicionado, al menos una vez al año, para disminuir la exposición a alérgenos y cúmulo de gérmenes.

– Evitar la exposición directa, teniendo en cuenta las horas del sueño, donde puede ser más prolongada y sin control (usar la función sleep en caso de tenerla).

– Hacer intervalos en los que esté apagado, para ventilar el ambiente y reducir la sequedad producida por el mismo.

– Tratar de mantener la temperatura ambiente entre los 24 y 26 grados, ya que es la diferencia con el exterior lo que provee confort.

– Tomar agua o jugos de frutas ayuda al organismo en general y también facilita la hidratación de las vías respiratorias.

Si se hace un viaje largo en coche, evitar tener el aire puesto durante todo el trayecto ya que las vías respiratorias podían irritarse por el aire frío y habrá más opciones de enfermar. También es recomendable bajar la temperatura de forma progresiva y no llegar nunca a menos de 23 grados, ya que el cuerpo podría enfriarse. Es mejor viajar con vestimenta ligera y cómoda.

Fuente: Conbienestar

Continuar leyendo

Salud

Consejos para el cuidado de la piel en personas mayores

Cuáles son los problemas más comunes en esta etapa

Con la edad la piel se hace más fina, pierde grasa y aparecen manchas y arrugas. La dermis además de grosor pierde elasticidad, volviéndose más sensible ante los agentes externos e incrementándose la presencia de enfermedades como el herpes zoster, o la queratosis, entre otras.

El envejecimiento será más evidente si se ha tomado mucho el sol a lo largo de la vida, si se fuma o si existen también otras patologías como diabetes, o enfermedades del riñón.

Estos son algunos de los problemas cutáneos más frecuentes en las personas mayores:

Fotoenvejecimiento: producido por la exposición a las radiaciones ultravioletas del sol. Aparecen arrugas finas y toscas, pigmentación irregular, rugosidades, manchas parduzcas, coloración amarillenta y pequeños vasos sanguíneos superficiales.

Prurito o picor: suele estar provocado por la sequedad de la piel (xerosis), por lo que se recomienda extremar la hidratación en las personas mayores. El picor puede proceder también de enfermedades como dermatitis de contacto, sarna, anemias, enfermedades del hígado, etc. Para prevenirlo se recomienda emplear jabones suaves, vaselina, emolientes, cremas y lociones con urea o ácido láctico, que ayudan a eliminar la descamación, mantienen la piel hidratada y alivian el picor.

Herpes zoster: se trata de una infección provocada por un virus y se caracteriza por la aparición de una erupción rojiza en la piel, sobre la que aparecen unas vesículas que provocan dolor, que se secan y se transforman en costras.

Erupciones cutáneas: son inducidas por medicamentos, el acné rosácea, las úlceras venosas, etc.

Tumores benignos (especialmente la queratosis o verruga seborreica), lesiones pre-malignas de la piel, melanoma y tumores malignos son a grandes rasgos las complicaciones más frecuentes.

Consejos para cuidarla

Hidratación: necesita un extra de hidratación ya que las necesidades de agua aumentan en la vejez. Se recomienda beber dos litros y medio diarios, aumentar la ingesta de frutas y verduras y emplear cremas hidratantes específicas. Es aconsejable evitar los ambientes secos, usando humidificadores en casa.

Higiene: se recomienda emplear jabones muy suaves, ducharse y/o lavarse con agua templada, secar con toques suaves con la toalla y aplicar la crema hidratante cuando la piel está todavía húmeda. Usar exfoliantes elaborados con productos naturales aplicados mediante masajes suaves.

Protección solar: el sol produce el fotoenvejecimiento y sus efectos dañinos son acumulativos (a más edad mayor es el riesgo de desarrollar un melanoma o un cáncer de piel). Se recomienda usar factores de protección solar muy altos y evitar el sol en la medida de lo posible empleando gorros y ropa amplia de algodón y colores claros.

Fuente: Sanifarma

Continuar leyendo

Salud

Las señales que delatan un golpe de calor y cómo actuar

Cuáles son los principales indicadores

Se conoce como golpe de calor al aumento de la temperatura corporal como resultado de una exposición prolongada al sol o ejercitación en ambientes calurosos o con poca ventilación que genera una importante pérdida de agua y sales esenciales.

Principales indicadores

-Temperatura corporal de 39º C o más.

-Piel roja, caliente y seca (algunos pueden sudar).

-Sed intensa y sequedad en la boca.

-Sensación de calor sofocante.

-Calambres musculares.

-Agitación.

-Dolor intenso de cabeza o mareos.

-Dolor de estómago.

-Confusión o pérdida de la conciencia (desmayo).

Qué hacer

Si creés que alguien está sufriendo un golpe de calor, llamá a emergencia de inmediato. Mientras llega la ayuda:

-Mové a la persona a un lugar con sombra.

-Usá agua para refrescarla (si es posible sumergila en una bañadera con agua fría, rociala con una manguera, o usá una esponja con agua fría).

-Continuá enfriando el cuerpo hasta que la temperatura se mantenga entre 38.3º y 38.9º C.

-Si puede beber en forma segura, dale líquido sin alcohol.

Visitá por lo menos dos veces al día a los adultos que estén en riesgo para ver si dan muestras de agotamiento o de un golpe de calor. Los bebés y niños también requieren una vigilancia frecuente. Los grupos de riesgo son:

-Bebés y niños de hasta 5 años.

-Personas de 65 años o más.

-Personas con retraso o cualquier otra enfermedad mental.

-Quienes tienen una enfermedad física: obesidad, afecciones cardiovasculares y respiratorias, hipertensión.

-Personas que realizan un esfuerzo físico en ambientes calurosos o húmedos .

-Quienes toman medicamentos que interfieren con la capacidad del cuerpo para enfriarse (antipsicóticos, tranquilizantes, antihistamínicos, antidepresivos, betabloqueantes, pastillas para dormir).

Fuente: Web Dr. Cormillot

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR