Política

Macri quiere achicar las emblemáticas centrales eléctricas impulsadas por el kirchnerismo

Son las usinas Kirchner y Cepernic, en Santa Cruz. Si bien sigue en pie la obra, que estuvo a punto de cancelarse, ahora negocian sacarle turbinas y agregar una línea de 500 kW

sábado 5 de marzo de 2016 - 8:39 am

El Gobierno de Mauricio Macri decidió revisar el proyecto y establecer nuevas condiciones: quiere continuar con su construcción y con la millonaria financiación china, pero sólo si los ganadores aceptan modificaciones que implicarán una reducción de la capacidad de generación eléctrica y el tendido, por el mismo monto de la obra, de una línea de alta tensión de más de 1000 kilómetros que permita llevar la energía que se produzca con el agua del río Santa Cruz a centros de mayor consumo.

El presupuesto de la obra es de US$ 5500 millones, de los cuales US$ 4770 millones vendrán de China. La propuesta oficial es que la central Kirchner tenga seis turbinas (una menos que el proyecto aprobado por el gobierno anterior) y la Cepernic, tres, es decir, dos unidades menos que el diseño original. Así pasaría de generar 1760 MW a 1350 MW, aproximadamente.

La intención del nuevo equipo energético es que el complejo produzca aproximadamente la misma cantidad de energía por año que en el modelo anterior, pero funcione de “base” en lugar de alternativa para cubrir “picos”, por lo que estaría en marcha más tiempo.

El consorcio integrado por la cordobesa Electroingeniería, una empresa afín al kirchnerismo; China Gezhouba Group, y la local Hidrocuyo está a punto de dar su aprobación definitiva a los requerimientos que le hizo un equipo que integró a técnicos de los ministerios de Energía (a cargo de Juan José Aranguren) y de Interior (Rogelio Frigerio).

 

COMENTARIOS