Devaluación

Pignanelli: Una devaluación sin programa de estabilidad “no soluciona el problema, lo agrava”

El economista aseguró que el "el otro problema que hay es que este equipo económico no es creíble, y a partir de ahora aunque haga las cosas bien, nadie le va a creer"

sábado 1 de febrero de 2014 - 12:08 pm

El ex presidente del Banco Central, Aldo Pignanelli, afirmó hoy que hacer una devaluación como la implementada por el gobierno sin un “programa de estabilidad” y en “medio de este desorden” no “soluciona el problema sino que lo agrava”.

“Antes de la devaluación, decía que hay que devaluar porque con ese tipo de cambio no somos competitivos” pero “una devaluación en medio de este desorden, con fuerte déficit fiscal, emisión monetaria que se utiliza para cubrir el déficit sin respaldo, sin acceso al crédito externo, y sin inversiones, no soluciona el problema sino que lo agrava”, planteó.

Por eso, opinó que “lo que había que hacer antes o en paralelo con la devaluación era un programa de estabilidad demostrando hacia el futuro que el gobierno podría manejar las variables”. [pullquote position=”right”]Pignanelli: Una devaluación sin programa de estabilidad “no soluciona el problema, lo agrava”[/pullquote]

En declaraciones a radio El Mundo, Pignanelli aseguró que el “el otro problema que hay es que este equipo económico no es creíble, y a partir de ahora aunque haga las cosas bien, nadie le va a creer”.

En ese marco, señaló que el 70 por ciento de la gente que con la flexibilización del cepo cambiario compró dólares esta semana “fueron empleados públicos”.

“O sea que ni sus propios empleados le creen”, enfatizó y auguró que “esta semana que viene cuando el sector privado cobre sus sueldos van a agarrar esos pesos y van a ir al dólar, y después lo van a ir vendiendo”.

En este sentido, argumentó que compran en el mercado oficial a “9,60 pesos” y venden en el paralelo a “12,60 pesos” con lo cual obtiene una diferencia de 3 pesos.

“Consigue un aumento de sueldo vía lo que ellos llaman la cultura del dólar”, destacó, y alegó: “No es tampoco una ganancia ir al dólar, es no perder” por la inflación.

Según su visión, “hoy el problema en la Argentina pasó a ser político y no económico, porque está en manos de la conducción política si mueve o no el tablero del equipo económico porque si sigue esta gente les va a ir mal, y nos va a ir mal a todos los argentinos”.

“Ya está jugado esto, porque ahora, hagan lo que hagan no le creen al equipo económico. Son unos irresponsables, nos están usando de conejitas de india”, fustigó.

Pignanelli recordó que cuando él era presidente del Banco Central en 2002 tuvo “dos ministros de lujo” en alusión a Jorge Remes Lenicov y Roberto Lavagna.

“Yo tenía economistas en serio y eso fue una gran ayuda. Yo desde el BCRA acompañaba esas políticas, no emitíamos moneda, y logramos frenar la hiperinflación”, resaltó, y añadió que cuando dejó la conducción de la entidad monetaria en 2003 la inflación anual era del 3 por ciento, y había un dólar “alto” que valía 3 pesos para poder “exportar” y “competir” porque “se hicieron políticas coherentes y la gente empezó a creer en el peso”.

“No se puede meter con presión e intervencionismo del Estado, no demasiado inteligente, para que la gente cambie el concepto”, juzgó, y sostuvo que se puede “sacar esto adelante” pero pidió que “estos pibes del gobierno se saquen las orejeras que tienen”.
“Están mal preparados, maleducados, y son los que dirigen la economía, es un horror”, lamentó.

COMENTARIOS