Crisis automotriz

Brasil propondrá a la Argentina un tratado de libre comercio para el sector automotor

La insistencia de Brasil en liberalizar el comercio automotor tiene lugar en medio de una crisis económica del país vecino, con especial impacto en el sector automotor; prensa brasileña reconoce que podría afectar el empleo argentino

martes 16 de febrero de 2016 - 4:56 pm

Brasil presentará el próximo jueves a la Argentina una propuesta formal de “libre comercio” en el sector automotor, adelantó hoy el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio exterior, Armando Monteiro, para quien “las condiciones están dadas” a más de dos décadas del inicio formal del Mercosur como unión aduanera.

En declaraciones al diario “O Estado de Sao Paulo”, el funcionario sostuvo que los países del Mercosur “caminan para el libre comercio en el sector automotor. Las condiciones están dadas”. Según el matutino paulista, la Argentina “resiste” cualquier avance en ese sentido, pero señala que Monteiro “apuesta a la postura liberal del nuevo gobierno para cerrar la propuesta”.

No obstante, el mismo medio indicó que las fábricas automotrices brasileñas nucleadas en ANFAVEA presentaron una propuesta en ese sentido a sus pares argentinos de ADEFA, pero que esta fue “mal recibida”. [pullquote position=”right”]Brasil propondrá a la Argentina un tratado de libre comercio para el sector automotor[/pullquote]

En la visita a Buenos Aires, Monteiro también entablará negociaciones en vistas al demorado acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea.

La insistencia de Brasil en liberalizar el comercio automotor tiene lugar en medio de una crisis económica del país vecino, con especial impacto en el sector automotor Al respecto, O Estado reconoció que “un tratado de libre comercio elevaría las exportaciones y sería providencial para la economía brasileña, que atraviesa una amarga recesión y vio derrumbarse las ventas a partir de 2015”.

Sin embargo, también admitió resistencias por parte de la Argentina, ya que “del otro lado de la frontera el recelo es que el mercado sea invadido por autos brasileños, cuya competitividad aumentó desde que el real se depreció frente al dólar”. Esa situación, indicó, “amenazaría a empresas y empleos argentinos”.

DyN

COMENTARIOS