La causa de la efedrina

Narcotráfico y efedrina: Causa avanza con los Kirchner, Anibal Fernandez y Berni

El proceso investigativo sobre la masiva importación de efedrina a la Argentina por las droguerías locales de segundo orden están comprometiendo cada vez más a figuras de alto nivel

viernes 22 de enero de 2016 - 8:11 am

Esto está llevando a cada vez más a conexiones entre diferentes y complejas causas judiciales, como ser: el triple crimen, los hermanos Zacarías y el financiamiento de la campaña de Cristina Kirchner Presidente 2007.

De acuerdo a dichos del sitio informadorpublico.com, la importación de efedrina en grandes cantidades a la Argentina, tuvo como promotor en el exterior a Hugo Chávez, quien habría convencido al matrimonio Kirchner de su producción en gran escala para pasar por la República Bolivariana y de ahí a los carteles mexicanos como el de Sinaloa, los Zetas y el Golfo.

Otro elemento clave para este proceso y que se encuentra en la mira de los investigadores, son las plantas productoras de efedrina en la India, de las cuales, una pertenecería a un conocido empresario argentino.

Desde esa plantas se enviaron cerca de 40 toneladas de efedrina hacia la Argentina.

Atento a la magnitud y alcance internacional que adquirió esta operatoria, se presume la existencia de un fuerte involucramiento de los presidentes de Venezuela y Argentina, a través de los hermanos Zacarías en la Rosada y en la SEDRONAR, Aníbal Fernández como ministro de Justicia y Seguridad, es decir, del manejo de jueces y policías, con fuerte incidencia en la bonaerense.

El gran centro de las operaciones fue la provincia de Buenos Aires. No obstante, también se puede recordar a Rosario como un eslabón más de este negocio, pero ahí se trataba de paco y cocaína, salvo Mario Segovia, que también operaba con la efedrina y las droguerías de segundo o tercer nivel.

La denuncia de Graciela Ocaña originó la imputación por primera vez a Sergio Berni -y quizás a Franco Piccardi-, tiene un alcance impredecible y puede alcanzar a Alejandra Gils Carbó.

Evidentemente estamos ante una película de ribetes gansteril, con protagonistas de altísimo calibre que promete muchos capítulos y está muy lejos de su finalización.

COMENTARIOS