Seguinos en nuestras redes

Salud

¿Por qué tenemos siempre los pies fríos?

La salud de tus pies te puede decir muchas cosas sobre tus hábitos, tu ropa o incluso tu estado de salud

Quizás no lo sabías, pero observando tus pies puedes darte cuenta de cómo te encuentras de salud: si incluso durante el verano sufris de pies fríos, te contamos algunas de las principales causas:

Problemas de circulación

Si la sangre fluye correctamente los pies se mantienen calientes. Cuando esto no sucede las extremidades se enfrían. Lo ideal sería consultar si no sufres enfermedad arterial periférica.

Una manera de darte cuenta si la padeces es analizar lo que sucede cuando te vas a acostar: si al elevar las piernas o estar recostado sientes que se enfrían más y para evitarlo debes colgar los pies en el borde de la cama quizás se deba a ese tipo de obstrucción. También si las heridas o lesiones no cicatrizan rápido.

Problemas neurológicos

Cuando hay un daño en un nervio, existe deficiencia de vitaminas o insuficiencias metabólicas es más probable que los pies se enfríen. También si la persona padece enfermedades renales o hepáticas, o si está expuesta a muchas toxinas.

Sudor excesivo

Usar un calzado inadecuado, hacer ejercicio o estar nervioso puede causar hiperhidrosis. Esta condición produce mayor cantidad de transpiración y esta sirve para refrigerar el cuerpo. Los pies no son una excepción.

Otras causas

Entre las razones más frecuentes de pies fríos podemos destacar:

  • Problemas en la hormona tiroides
  • Metabolismo basal muy bajo
  • Tensión en las lumbares
  • Resfriados y estados gripales
  • Alimentación no equilibrada
  • Enfermedad de Raynaud
  • Nervios pinzados
  • Enfermedad de Buerger
  • Esclerosis múltiple
  • Problemas coronarios

Salud

Consejos para raparse el pelo y que quede perfecto

Ocho pasos para hacerlo por tu cuenta

Probar de raparte no requiere de una gran destreza, pero siempre se pueden aplicar trucos y consejos para hacerlo con más facilidad. Para empezar, las máquinas son las herramientas que más se recomiendan ya que son muy prácticas y tienen un acabado perfecto y uniforme.

Una máquina sin cables siempre será mucho mejor para facilitar el manejo y la distancia a la que se quiera trabajar. También que tenga los suficientes niveles y los accesorios correspondientes para que puedas tener todo a mano. Entre estos es aconsejable que tengan algunas piezas que facilitan el corte entre las partes difíciles como orejas y contorno del cuello y nuca.

El material de las cuchillas es primordial, ya que cuando mejor calidad tengan o más afiladas estén, será mucho mejor para que el corte sea mucho más eficaz. Además, cuanto más ligeras sean las máquinas, será mucho más fácil realizar y trabajar el corte.

Es importante que antes de comenzar analices las cuchillas por si necesitan limpiarse, en tal caso habrá que desmontarlas. Si no tiene piezas que se desmonten, seguramente se puedan limpiar con un pequeño cepillo.

Después hay que engrasar las cuchillas para que el corte sea perfecto. Generalmente este proceso se manipula cuando las máquinas son profesionales, pero no ocurre nada porque se lubrique el sistema. Echamos unas gotas y dejamos la máquina funcionando unos segundos para que se engrase. Después ya podemos comenzar.

Prepará todo el material que te haga falta: máquina, peine, tijeras, un gran espejo y otro frontal, toalla y un lugar con muy buena luz. Es necesario que la cabeza esté limpia y puede estar el pelo mojado o seco.

Paso 1. Con la ayuda de las tijeras podés comenzar a cortar las zonas que contengan el pelo más largo, de esta forma no forzarás a la máquina a que trabaje.

Paso 2. Comenzá con la máquina y programá un número alto para que puedas empezar con la parte de larga longitud. De esta forma trabajarás mucho mejor el pelo, así podés ir comprobando cómo bajás de nivel y cómo queda el peinado.

Paso 3. Iniciar con los laterales del pelo, de abajo hacia arriba, siempre a contrapelo y de forma suave y continua.

Paso 4. Podés ir rapando la zona de detrás de la cabeza. Para ello es necesario hacerlo con varios espejos para que te faciliten cómo podés rasurar sin dejar ningún recoveco.

Paso 5. Ahora le toca a la parte de arriba: comenzá desde la frente, por arriba de la cabeza y hacia atrás.

Paso 6. Repasá la cabeza entera manejando todos los lados y los ángulos. Podrás observar que la máquina hace un ruido característico cuando está cortando el pelo. En el momento que ya no se percibe será sinónimo de que ya está terminado.

Paso 7. Limpiá la cabeza con agua y shampoo, enjuagala con agua fría para que se cierren los poros y secala despacio con una toalla.

Paso 8. Podés aplicar una crema hidrante si observás o tenés tendencia a que se pueda irritar la piel después del afeitado.

Fuente: Hombres con estilo

Continuar leyendo

Salud

Cinco beneficios psicológicos de practicar natación

Además de tener muchas ventajas para el cuerpo, la parte mental también se ve beneficiada

Nadar es un ejercicio muy completo para todo el cuerpo, pero también existen algunos beneficios psicológicos. Estos son cinco de ellos:

1. Elimina el estrés: hoy en día cargamos con grandes cantidades de estrés y es importante saber cómo liberarlo para que este no afecte a la salud. La natación consigue esto gracias al efecto relajante que produce estar en contacto con el agua y la temperatura agradable de la misma. Podés hacerlo por las mañanas, para empezar el día de una manera mucho más activa, o por la tarde-noche después del trabajo para relajarte y poder disfrutar de un sueño más reparador.

2. Aumenta la confianza: cuando te iniciás, empezarás practicando el estilo crol. Al principio, donde hagas pie. No obstante, poco a poco, comenzarás a ganar confianza para nadar hacia la zona donde no toques el fondo. Pasará lo mismo con otros estilos de nado que podés aprender y esto e permitirá trabajar tu autoconfianza e incrementarla. La confianza en nosotros es lo que nos permite afrontar los diferentes miedos que podamos tener. Si no la tenemos puede que dejemos que esos miedos nos invadan y nos insten a refugiarnos en la zona de confort.

3. Disminuye la timidez: en todas las clases habrá más gente como vos en la misma situción lo que te ayudará a superar tus miedos y vergüenzas. Esto es importante si sos tímido.

4. Mejora la toma de decisiones: como nadar te ayuda a reducir el estrés, te permite equilibrar tus emociones para ver con mayor claridad las situaciones en las que tengas que enfrentarte a una elección. Además, colabora a aumentar la confianza en vos mismo, algo indispensable para tomar mejores decisiones.

5. Mejora la autoimagen: va a permitirte reconciliarte con tu cuerpo en el caso de que consideres que tengas algún defecto o que haya una parte de él que no te gusta. Disfrutarás de un mejor tono físico, estarás en forma y tu cuerpo adquirirá una forma más atlética. Esto puede mejorar tu autoestima.

Fuente: Tv Sana

Continuar leyendo

Salud

Cómo retrasar el envejecimiento del cerebro

Claves para cuidar este órgano

El cerebro es un órgano que, al igual que el resto del cuerpo, envejece con el paso de los años. Con la edad, su tamaño disminuye, perdemos neuronas y se altera la producción de hormonas y neurotransmisores.

Sin embargo, el cambio más importante que se produce es la pérdida de muchas de las conexiones entre las neuronas, unas células de larga vida que no se dividen y, por lo tanto, difícilmente se regeneran.

Otra consecuencia del envejecimiento cerebral es la acumulación de proteínas en forma de agregados que tienden a depositarse dentro y fuera de las neuronas. Esto puede desencadenar el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas relacionadas con la edad, como la enfermedad de Alzheimer o el párkinson.

Conviene aclarar que lo que comúnmente se denomina como demencia senil es un término obsoleto. El envejecimiento no implica necesariamente la aparición de una demencia o pérdida importante de memoria. Si existe una pérdida significativa de la capacidad de memoria y aprendizaje, estaría relacionada con una enfermedad específica y no con el envejecimiento normal del cerebro.

Medidas para retrasar el envejecimiento

– La dieta es esencial. La más recomendada es la mediterránea, que implica un bajo consumo de carnes y aves de corral, un consumo de bajo a moderado de lácteos, una cantidad moderada de alcohol (vino) y grasas (aceite de oliva), y una alta ingesta de verduras, legumbres, frutas, cereales y pescado. Reduce el riesgo de padecer fallos cognitivos y enfermedades como el alzhéimer.

– Dormir 8 horas al día. El mantenimiento de un buen ciclo vigilia-sueño es esencial para muchas funciones cerebrales, como la eliminación de las toxinas del cerebro que se han acumulado durante el día. Mientras dormimos, el espacio que existe entre las neuronas aumenta, facilitando su limpieza y buen funcionamiento.

– El ejercicio regular y la actividad física juegan un papel neuroprotector, ralentizando la disminución del volumen del cerebro y mejorando su funcionamiento. El ejercicio aeróbico mejora la función cognitiva durante el envejecimiento y también en quienes sufren enfermedades neurodegenerativas.

– Se ha comprobado que aquellos que poseen un nivel educativo más alto o que mantienen una cierta actividad intelectual –leer, estudiar o adquirir nuevas habilidades– tienen una menor predisposición a desarrollar demencia. La base de esta neuroprotección está asociada a la formación de nuevas conexiones entre las neuronas.

– Evitar el tabaco, ya que se ha relacionado con la aceleración del envejecimiento y la aparición de problemas cognitivos y demencia.

Tampoco hay que perder de vista los factores de riesgos relacionados con enfermedades crónicas altamente prevalentes en personas de avanzada edad. El mantenimiento de la actividad e integridad del cerebro dependen, en buena parte, de los vasos sanguíneos que mantienen una buena irrigación. La hipertensión, la aterosclerosis y los niveles elevados de colesterol incrementan las posibilidades de desarrollar fallos cognitivos, ictus y demencia.

A esto se suma que la diabetes y la obesidad afectan al metabolismo de la glucosa y generan resistencia a la insulina. Ambas podrían provocar daños crónicos a las neuronas y acelerar el envejecimiento cerebral.

Por otro lado, la depresión es un desorden emocional común en mayores y es producida por un desequilibrio en los neurotransmisores, que son las moléculas que usan las neuronas para comunicarse. Este desajuste podría traducirse en un mal funcionamiento del cerebro a largo plazo.

Fuente: Grandes medios

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR