Seguinos en nuestras redes

Salud

Las mejores plantas medicinales para cultivar en las macetas de su hogar

Existe una larga lista de hierbas medicinales que puede hacer crecer en macetas sin necesidad de contar con grandes espacios

A continuación, recomendamos esta serie de plantas medicinales o aromáticas seleccionadas por sus usos populares y además porque alejan posibles plagas y atraen a polinizadores, beneficiando así a otras plantas o flores que convivan con ellas.

Salvia

¿Sabía que la salvia se usa para retrasar la aparición de las canas? También tiene otros usos medicinales para remedios caseros como por ejemplo para calmar la ansiedad, tratar infecciones de la boca y la garganta, reducir la fiebre o aliviar problemas digestivos.

Se puede utilizar además como condimento en la salsa y en platos calientes y fríos. Sus flores también son comestibles y se pueden usar en ensaladas o también en postres. Tanto las hojas como las flores pueden ser utilizadas para preparar unainfusión de salvia.

Melisa

melisa

Esta planta aromática pertenece a la familia de las mentas. También se la llama popularmente hierba limón porque tiene un aroma muy agradable a esa fruta cítrica.

Tiene muchas propiedades medicinales de las cuales puede beneficiarse: ayuda a relajar la tensión muscular, tiene acción antiinflamatoria y combate las infecciones. También puede ser utilizada para los herpes labiales (por su acción antiviral), mejorar las digestiones, eliminar la hinchazón y el dolor de estómago. También es un buen repelente de mosquitos. Se puede preparar en infusión y sus hojas se pueden usar en ensaladas y prácticamente en cualquier otro plato que desee.

Tomillo

tomillo

Esta planta contiene muchos antioxidantes como la vitamina A (buena para la vista, las uñas, el cabello y la piel). Además tiene propiedades medicinales debido a su acción antiinflamatoria, antibiótica o antiséptica. Es un remedio casero natural muy efectivo para acelerar la recuperación de resfriados y gripes y calmar la irritación de la garganta.

Además lo podemos aplicar de forma externa (como aceite por ejemplo) para mejorar el acné, el eccema, la psoriasis y para suavizar la piel. También la infusión de tomillo se usa para eliminar la caspa y cuidar del cuero cabelludo. En la cocina lo puede combinar muy bien con otras hierbas aromáticas como el perejil el jengibre y el ajo.

Albahaca

albahaca

Esta es una de las plantas aromáticas y medicinales más populares en todo el mundo. Sus principales propiedades medicinales son: acción antiinflamatoria, capacidad para mejorar la artritis, combatir los malos olores y repeler insectos en forma natural.

Su sabor y aroma son muy particulares y es un condimento imprescindible para muchas recetas de cocina. Además la albahaca aporta vitaminas como la A, C o K y minerales como el magnesio, hierro, calcio o potasio.

Menta

menta-1

La planta de la menta es un remedio herbal muy efectivo para aliviar la congestión, la migraña y el dolor de cabeza en general. Asimismo ayuda a hacer mejor la digestión y aliviar los dolores menstruales. En la cocina se la puede preparar en infusiones o se puede añadir en salsas, sopas o incluso en la preparación de algunos postres.

La menta es una planta que repele hormigas, arañas y roedores. Por eso es aconsejable cultivarla en zonas estratégicas de su hogar, huerto o jardín para aprovechar estas propiedades.

Estragón

estragon

Esta planta tiene propiedades antibacterianas y además contribuye a calmar la ansiedad. Muchos mastican sus hojas para combatir el mal aliento o halitosis y también porque tiene la cualidad de contener o moderar el apetito. Debido a suefecto analgésico, sus hojas pueden usarse para aliviar el dolor de dientes o muelas masticando sus hojas o aplicándolas en las encías.

En la cocina puede utilizarse para condimentar todo tipo de platos, pero queda especialmente bien en ensaladas, sopas, aliños y salsas. Esta planta aporta algunos beneficios nutricionales debido a su contenido en vitaminas y minerales. Entre ellos se encuentran las vitaminas A y C o minerales como el magnesio, el hierro, el calcio y el zinc.

 

Fuente: La Grán Época

Salud

Las causas de la caída de pelo excesiva en perros

A qué se debe y qué hacer en cada caso

La caída del pelo en los perros puede responder a la muda de pelo estacional, pero si es excesivo, deberías buscar las causas, que pueden ser variadas.

Enfermedades: metabólicas (como el hipotiroidismo o la diabetes) o parasitarias: la sarna, la tiña o las infestaciones por pulgas pueden afectar mucho. Este se rasca y lame de manera compulsiva, lo que provoca la caída de pelo e incluso calvas.

Embarazo: algunas perras pierden el pelo por la acción de sus hormonas.

Determinadas vacunas: ciertas vacunas pueden infectar la zona donde se aplique la inyección en razas pequeñas. La infección les provoca una caída de pelo (alopecias postvacunales), por lo que en ocasiones se evitan determinadas vacunas en estos canes.

Alimentación: una alimentación desequilibrada o que no se adapte a sus necesidades nutricionales puede provocar que el pelo se caiga más de lo normal.

Alergias: las alergias en la piel (dermatitis alérgica) y el rascado por el picor insoportable pueden originar la caída del pelo.

Estrés: entre todas ellas, la caída del pelo por causas psicológicas, como el estrés, es la más complicada de tratar. Son las alopecias areata y lateral. La causa de la segunda es el lamido compulsivo de una parte de su cuerpo, como una pata. Puede deberse a nervios o estrés porque el animal no soporte la soledad, por ejemplo.

Época del año: hay caídas de pelo estacionales, pues el perro muda el pelaje dos veces al año. Cuando hace frío, el pelo se mantiene y, cuando llegan las altas temperaturas, lo muda. También la temperatura ambiental y las horas de luz afectan a la muda. Por ello, los canes que viven en pisos pueden mudar de pelo todo el año porque no tienen luz natural y la temperatura es relativamente constante.

La caída puede afectar a perros de pelo largo y corto, aunque hay razas más propensas a padecerla como el bulldog inglés, beagle, bóxer y sharpei, que ienen una piel más sensible de lo habitual y pueden sufrir, con mayor facilidad, dermatitis canina e irritaciones. En el caso de los pitbull, tiene propensión a padecer hipotiroidismo, cuyos síntomas incluyen la piel seca y caída del pelo.

Tipos de caída de pelo

Por zonas: si se le caen mechones de pelo por zonas, es fácil que se deba a un trastorno hormonal. En este caso, la pérdida de pelo suele ser simétrica y bilateral. Además, no lleva asociado prurito.

En círculos: si se cae dejando calvas circulares, puede deberse a la tiña o la presencia de pulgas. Consultar con un veterinario.

El tratamiento para frenar la caída varía según sea la razón que produce el problema. Cada caso requiere un tratamiento distinto y específico.

Medicación: en el caso de enfermedades como la sarna o la tiña, se aplica una medicación para erradicar el parásito que la origina.

Cambio de alimentación: en el caso de una alimentación inadecuada, el veterinario prescribirá un pienso apropiado para fortalecer el pelo. Si se alimenta con una dieta desequilibrada, que carezca de los nutrientes esenciales que necesita, lo acusará en el pelo. Es importante que la dieta contenga los suficientes ácidos grasos, que mejoran la hidratación e impermeabilidad de la piel.

Calmar la ansiedad: 

– Alopecia areata: en caso de que padezca esta calvicie ocasionada por el estrés, hay que localizar la causa de su nerviosismo para poder eliminarla. Recuperará el pelo casi siempre, pero hay casos en los que no habrá posibilidad.

– Alopecia lateral: debe eliminarse su ansiedad y evitar que se lama de manera constante.

Cepillar de manera regular: hacerlo con un cepillo apropiado para su tipo de pelo y varias veces por semana es fundamental. De esta forma se repartirá el aceite presente en su piel y se activará la circulación de su cuero cabelludo.

Fuente: Eroski

Continuar leyendo

Salud

Cómo sacarle las arrugas a una camisa si no tenés plancha

Tres opciones para sacarte del apuro

Para quitarle las arrugas una camisa sin plancha, a continuación obtendrás algunas ideas para que quede prolija.

A golpe de secador: el secador de pelo puede ayudarte. Para ello, colgá la prenda en una percha y aplicá el calor del secador por toda la camisa, dirigiéndolo por todas las arrugas.

Es posible que alguna zona no haya quedado completamente lisa. Para corregirlo, probá usar la plancha de pelo, especialmente efectiva en la zona de los cuellos y pliegues de difícil alcance. Para comprobar su eficacia, sujetá con la plancha la zona arrugada y aplicá el calor a temperatura media durante varios segundos.

Agua pulverizada con vinagre: si tiene algunas arruguitas, pulverizá un poquito de agua con vinagre sobre la arruga. Cuando se seque, la zona volverá a estar lisa o al menos se difuminarán las arrugas más marcadas.

Vapor de ducha: poné la ropa cerca de la ducha de tal forma que le llegue el vapor del agua caliente pero no se mojen. Cuando termines de ducharte, tu ropa estará lista para que te la pongas. Este método no es el más rápido, pero sí uno de los más conocidos, efectivos y usados. No obstante, existen prendas especialmente delicadas a las que no se les puede someter a este tipo de procesos, ya sea por el tejido con el que están elaboradas o por los apliques decorativos que tienen, como pueden ser las perlas.

Fuente: Blog día

Continuar leyendo

Salud

Diferencias entre ansiedad y estrés

Es habitual que los conceptos suelan confundirse y entenderse como sinónimos

Es habitual que los conceptos de ansiedad y estrés suelan confundirse y entenderse como sinónimos, puesto que ambos están en la posibilidad de adaptarse y hasta aparecer juntos. Sin embargo, se trata de dos procesos distintos.

Aunque ambos compartan algunos síntomas, se distinguen gracias a la frecuencia, intensidad y la duración de esos mismos. Además, al hablar sobre estrés se puede estar refiriendo al estrés laboral, crónico, agudo, etc. Mientras que al hablar de la ansiedad nos podemos referir a la respuesta razonable o a distintas clases de trastorno de ansiedad.

¿Qué es la ansiedad?

Es una respuesta fisiológica de alarma que nos prepara para enfrentarnos a una amenaza o peligro. Mantiene una relación estrecha con el instinto de supervivencia tal cual lo hacen sentimientos como la ira o el miedo. Su función es la de advertir acerca de un peligro y activar el cuerpo para su huida.

De igual manera, existe la ansiedad razonable, que es la más común. Todos la sentimos en algún momento de la vida puesto que es algo normal y corriente. Por otro lado, la no razonable o patológica son los trastornos de ansiedad como el trastorno de ansiedad generalizada, trastorno obsesivo-compulsivo o el trastorno de pánico. Algunos de sus síntomas son sensación de ahogo, taquicardia, nauseas, temblores en las extremidades, sudor excesivo o pensamientos negativos.

¿Qué es el estrés?

Es un proceso de activación fisiológica que se presenta cuando existe lo que se considera como una demanda externa y la valorización de los recursos para afrontarla. Si esa valoración es negativa y se cree que no se es capaz de enfrentarla, el estrés aparecerá.

Puede surgir a partir de cualquier situación o pensamiento que te haga sentir furioso o frustrado, pero esto es completamente subjetivo ya que lo que para vos es causa de sentirte estresado para otro no lo es. Hay quienes sienten estrés por entregar un trabajo en la fecha límite o quienes lo hacen por una mudanza.

Tal como la ansiedad, mientras no sea crónico, el estrés es una parte normal de la vida siempre y cuando se presente en niveles bajos porque motiva a ser más productivo.

Sus síntomas varían en cada persona. Algunos de los más comunes son falta de apetito, cansancio, falta de concentración, trastornos del sueño, mareos, dolor de cabeza y abdominal o problemas sexuales.

Diferencias entre ansiedad y estrés

Sus orígenes son diferentes

La mayor diferencia está en el origen que tienen o de dónde surgen. La ansiedad se produce como una reacción de alerta que estará siempre asociada con la preocupación y el miedo, como cuando se está frente a un animal al que se teme o se cree que ese evento tan importante saldrá mal.

El estrés parte de que la persona piensa que no posee las capacidades o el tiempo suficiente para enfrentarse a una situación, como cuando no se es capaz de encontrar un empleo después de meses de estar sin uno.

Momentos presentes y momentos temporales

Otra diferencia fundamental se encuentra en el tiempo en el cual se manifiestan. Con el estrés, automáticamente tras recibir el estímulo desencadenante este se comenzará a manifestar en el momento presente. Puede ser prolongado tanto como la situación que lo esté provocando. Si estás estresado porque tenés una deuda, desaparecerá cuando reúnas el dinero suficiente para pagarla.

Cuando se trata de la ansiedad, aparecerá continuamente por preocupaciones de momentos temporales, momentos que ya pasaron y que no pertenecen al presente. Si se cometió un error, por más insignificante que sea, y si este no ha producido consecuencias después de una semana, puede que la persona todavía siga esperándolas un mes después.

El estímulo del estrés puede ser eliminado

Podemos reducir los niveles de estrés siempre y cuando se elimine el estímulo que lo está provocando. Si se está estresado por un examen importante, una vez se ha presentado, el estrés se irá.

Si hablamos de la ansiedad, aunque el estímulo desaparezca es probable que se siga sufriendo de esta porque se recordará constantemente ese estimulo. Asimismo, esto es posible porque la ansiedad no corresponde a sentimientos objetivos, sino a valorizaciones personales.

Los factores externos de la ansiedad

Lo que provoca a la ansiedad son situaciones producidas por factores externos. Es decir, se origina gracias a las emociones y los factores psicológicos. Si estás ansioso existe una gran probabilidad de que su origen se encuentre en interpretaciones certeras o distorsionadas.

No es lo mismo enfrentarse a una situación frente a la que se “cree” no estar preparado, a una en la cual se “crea” poseer los recursos necesarios para afrontarla. Todo está en el “creer” del individuo.

Si participaste en un concurso de música del cual no se sabrán los resultados hasta dentro de una semana, no importa que tan bien te haya ido o lo mucho que te hayan felicitado, si crees que tu desempeño fue malo o mediocre, la ansiedad estará a tu lado durante todo ese tiempo y hasta más.

Las diferentes clases de estresores

A diferencia de la ansiedad, el estrés se caracteriza por desatarse tras la presencia de los factores estresores. Estos pueden ser personales, como las creencias sobre tus capacidades académicas o laborales; organizacionales, como los estilos de liderazgo; o sociales, como el modo de actuar frente a una crisis económica.

Todas estas situaciones están en la capacidad de desatar estrés, ya que este está ligado con las demandas del medio y, mientras más expectativas existan sobre sí mismo o los demás coloquen en vos, mayor será el nivel de estrés.

Fuente: Ellas hablan

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR