Seguinos en nuestras redes

Salud

Sigue la polémica: ¿el café es bueno para las personas que hacen deportes?

La Universidad de Georgia analizó el vínculo entre el consumo de la popular bebida y el rendimiento de las personas cuando hacen ejercicio

Los estudios del café no cesan y cada uno arroja un resultado diferente. No es para menos la importancia que los científicos le dan, puesto que es una de las bebidas más populares alrededor del mundo.
[pullquote position=”right”]Sigue la polémica: ¿el café es bueno para las personas que hacen deportes?[/pullquote]

Esta vez, la Universidad de Georgia, en Estados Unidos, aseveró que “tomar café mejora la resistencia física”. El trabajo publicado en el Journal of Sport Nutrition and Exercise Metabolism se basó en investigaciones anteriores referidos al café, la cafeína y el deporte. Analizaron más de 600 estudios para medir la interacción entre el café y el rendimiento durante el ejercicio.

El análisis demostró que el rendimiento de aquellos deportistas que bebían café era significativamente mayor: los atletas que consumían entre 3 y 7 miligrámos de cafeína tuvieron 24% más de promedio en su resistencia.

Salud

Los secretos para hacer un chocolate caliente perfecto

Seis tips para preparar esta bebida

Chocolate mal disuelto, con grumos, con restos que decantan en el fondo de la taza; incluso sin sabor, son algunas cuestiones que pueden arruinar esta bebida. Si querés saber los secretos para prepararlo y que quede delicioso, seguí leyendo.

El resultado final depende de la calidad del producto. Siempre va a ser mejor usar un chocolate que contenga 100% pasta pura de cacao, natural, sin aditivos. Los hay también con un poco de azúcar y especias, como clavo y canela. Finalmente, hay barras que saben a chocolate, pero que no tienen nada de pasta de cacao; productos ultra procesados, de bajo costo, sí, pero también de menor calidad y con efectos nocivos en tu salud a largo plazo. Pero más allá de eso, siempre es posible hacer una buena taza sin importar qué producto tengamos a mano.

1. Disolvé en agua

Aunque muchos dirán que no, el agua es lo mejor para disolverlo. Calculá una taza de agua por cada 90-100 gramos de chocolate (una barra pequeña). No es necesario que el agua hierva, peor sí que esté lo suficientemente caliente para que disuelva todo el chocolate (rallado o cortado en trozos pequeños).

2. Cuidado con el azúcar

Muchos chocolates de taza ya incluyen azúcar en la barra. De ser así, es mejor no agregar más hasta que esté servido. Pero si no la incluyen, lo recomendable son unos 100 gramos de azúcar por cada 100 gramos de chocolate. Debés agregar el azúcar luego de disolver el chocolate en agua.

3. Las especias

Después del azúcar, si querés, van las especias: cáscara de naranja, clavo, canela, nuez moscada o cardamomo. Ojo: hay que usarlas con cuidado, especialmente el clavo de olor y el cardamomo (que, además, son absolutamente opcionales). También es mejor usar las especias enteras antes que en polvo. Calculá un clavo y una ramita de canela por cada 100 gramos. Y recordá que algunas barras ya llevan estas dos.

4. El espesor deseado

Una vez disuelto el chocolate, con el azúcar y las especias, ya tenés una base que podés usar como quieras. Podés espesar ese chocolate con la técnica de la reducción: solo hay que mantenerlo en el fuego para que se evapore el agua, cuidando que no se queme. Hay quienes les gusta así, espeso e intenso.

También podés combinarlo con leche, fresca o evaporada. Esta última le dará más cuerpo a la bebida. Pero tené en cuenta que a más leche, el sabor será menos intenso. Solo tené en cuenta que para quede bien caliente hay que mantener la bebida al fuego hasta antes de servir.

5. La manteca: el brillo final

El chocolate necesita algo que lo haga relucir y le dé un toque de sabor por contraste. La manteca hará que la bebida brille y le dé un toque saladito. Pero con cuidado, porque luego la bebida termina muy pesada, o se forma una nata de grasa cuando pierde temperatura. Por eso, solo necesita una cucharadita que debés disolver en la mezcla final antes de servir.

6. El servido

Retirá las especias, y para evitar cualquier grumito o resto de chocolate sin disolver, pasá la mezcla por un colador. Poné la bebida en una jarrita o tetera y acompañá con tu comida preferida. También podés terminar la bebida con unos malvaviscos pequeños y un poco de canela en polvo, o mejor, chocolate bitter rallado.

Fuente: Buenazo

Continuar leyendo

Salud

Cómo usar la plancha según tu cabello

Consejos para cada tipo de melena

Dependiendo de la forma de las placas de hierro (o del aparato en sí) el pelo cogerá una forma u otra al calentarse: totalmente liso, ondulado o rizado. A la hora de elegir una, lo mejor es aconsejarse por un profesional de la peluquería. Puede que no queramos gastar mucho dinero, pero si podemos permitírnoslo, es mejor comprar una buena, puesto que pueden durar muchos años y los resultados serán mucho mejores que las de baja calidad.

Para conseguir un moldeado perfecto, lo ideal es lavar el cabello con un shampoo fortificante y aplicarse una mascarilla protectora o para pelo dañado. Aunque cada día las planchas son menos dañinas, si la usamos a diario debemos cuidar doblemente la melena y protegerla de un posible daño por el sobrecalentamiento.

Cuando apliques la mascarilla, dejala entre dos a tres minutos en el pelo para que haga efecto y después enjuagá con abundante agua. Cuando hayas terminado de lavar no uses el secador de inmediato. Cubrilo con una toalla para que se absorba la humedad del mismo.

Si tenés el pelo considerablemente corto sería mejor que lo dejases secar al natural, sobre todo si es verano, así no aplicarás doble calor con el secador y la plancha. Sin embargo, si es medio o largo deberás secártela con el secador, puesto que la mayoría de planchas se usan con el pelo totalmente seco.

Si tenés una buena plancha no es tan importante cómo te seques el pelo, sino que le quites toda la humedad para que esté totalmente seco. Una vez que no esté mojado, desenredalo bien.

Si nos ponemos mascarilla y secamos bien antes usar la plancha, el pelo se verá más sedoso y menos dañado por el calentamiento. Si tenemos unas de porcelana, de buena calidad, las podemos usar más a menudo que las que son de otros materiales.

La recomendación es plancharse todo el pelo un máximo de dos veces por semana. Si te aguanta limpio más de dos o tres días podrías plancharte después de limpiarlo y secarlo y solamente retocar aquellos mechones que han perdido la forma deseada la mañana siguiente. Hacerlo todos los días puede hacer que pierda brillo y se vuelva más áspero, con riesgo a romperse fácilmente.

Cómo usar la plancha según tu tipo de pelo o peinado

Pelo corto

Si lo tenés corto y liso, podés usar la plancha para darle forma a esos pequeños mechones rebeldes que no se quedan en el sitio deseado, puesto que ayuda a moldear estos cabellos mejor que el secador gracias a su forma de pinza.

Cuando sea corto pero rizado, podés ayudarte de la plancha para alisar los mechones más largos que deseás que pierdan el rizo y con el secador para esos mechones más cortos peinándolos siempre hacia abajo.

Melena media y larga

Si querés ponerte gel o laca para fijar el peinado lo hacelo siempre después de usar la plancha para no quemar el cabello y estropear el aparato. Para las melenas medias y largas que sean naturalmente lisas podés ayudarte con la plancha para crear un liso más intenso o bien rizos y ondas.

Pelo rizado

Para los rizos enrollá un mechón entre las planchas (algunas calientan tanto por dentro, donde las placas, que por la parte superior) creando un tirabuzón aguantalo no más de tres segundos. Despacio desenredá el pelo de la plancha y tendrás un tirabuzón. Es mejor empezar por la nuca e ir haciendo mechones de pelo hacia arriba. Una vez tengas la cabeza llena de tirabuzones podés fijar el peinado con laca o peinar los rizos con un peine grande para que se conviertan en ondas.

En cuanto tengas el peinado deseado aplicá un gel fijador para que dure lo máximo posible. Si la plancha no es buena, probablemente el peinado dure menos.

Finalmente, para aquellas con una melena media o larga naturalmente rizada pueden usar la plancha para distender el rizo, hacerlo menos pesado creando unas ondas naturales, planchando solo parcialmente su rizo natural como harían al alisárselo.

Cuando te alises el pelo rizado realizá el mismo proceso que para ondular el pelo liso: recogete la melena y empezá siempre a alisar por la nuca. No estés en una habitación donde haga mucho calor o humedad, puesto que se te podría deshacer el alisado. Para terminar podés aplicarte un gel o aceite fijador de pelo liso y anti frizz.

Fuente: Bekia belleza

Continuar leyendo

Salud

Cómo preparar unos nachos saludables

La receta para preparar estos snacks irresistibles

Si querés preparar unos nachos saludables caseros, que son una excelente opción para la hora del picoteo, tomá nota de lo que necesitás:

– 200grs. de harina de maíz.

– 150grs. de semillas variadas (semillas de girasol, amapola, sésamo y chia).

– 10grs de sal marina.

– 80grs de aceite de oliva extra virgen.

– 150grs de agua.

Preparación

1. Precalentá el horno a 220º.

2. Triturá las semillas. No hace falta que las tritures del todo.

3. Mezclá las semillas con la harina y la sal. Añadí el aceite y el agua, este último poco a poco hasta que tengas una consistencia que puedas hacer una bola sin que se rompa.

4. Dividí la masa en tres partes. Hacé una bola con una de ellas, colocala en el centro de un papel de horno, aplastala un poco con las manos y colocá otro papel de horno encima. Extendela con el rodillo de amasar, lo más uniforme posible hasta dejarla de un grosor de unos 2 milímetros.

5. Retirá el papel de la parte superior y poné el otro con la masa en la bandeja del horno.

6. Bajá la temperatura del horno a 200º y horneá 10/12 minutos en la parte media del mismo.

7. Sacá del horno, dejá enfriar y troceá con las manos.

8. Repetí los mismos pasos con las otras dos partes.

9. Guardá en recipiente hermético hasta su utilización.

Fuente: Minuto saludable

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR