Seguinos en nuestras redes

Salud

¿Qué hace que una persona sea zurda?

El componente hereditario es fundamental, pero hay otros factores. Descubrílos acá:

El mundo está, sin dudas, hegemonizado por los diestros. Es por ello que los artículos para zurdos son tan complicados de conseguir. Pero, por qué algunas personas son diestras y otras zurdas. O mejor dicho, qué es el origen de los zurdos? [pullquote position=”right”]¿Qué hace que una persona sea zurda?[/pullquote]

Se estima que todas las sociedades cuentan con alrededor de un 10 por ciento de personas zurdas, pero al analizar el fenómeno más de cerca se observa que la proporción varía mucho según los países, oscilando las cifras entre un 3 y un 27 por ciento.

En principio, lo que es seguro es que que existe un componente hereditario en la transmisión de esta condición. Tener un padre zurdo o los dos aumenta considerablemente las posibilidades de serlo. La transmisión hereditaria sería aún más importante en el caso de que la madre fuera la zurda, multiplicando por dos las probabilidades de que el hijo también lo fuese.

Además, los científicos piensan que las influencias del ambiente durante el embarazo o el amamantamiento podrían intervenir. En cualquier caso, el hecho de ser zurdo no está relacionado con la educación. De modo que es inútil obligar a un niño a que sea diestro. Más vale ayudarle a crecer y desarrollarse con esta particularidad.

Las hipótesis sobre el origen de esta condición son varias. Una podría ser, la inadaptación al mundo de los diestros, y otras sugieren que el hecho de ser zurdo está relacionado con una debilidad del sistema inmunitario que aumentaría el riesgo de infecciones.

Pero, hay estudios que han rebatido esta teoría. Según algunos científicos, existiría una mala compresión de la situación relacionada con el hecho de que durante una época se obligaba a los zurdos a ser diestros. Para tal fin, se les ataba la mano izquierda en la espalda, por ejemplo. Con el tiempo, la practica fue desapareciendo. Pero esto explica que haya pocos zurdos de ochenta años, algunos más de setenta y en mayor cantidad de sesenta años, etc.

No se trataría de una desaparición prematura de los zurdos sino de una corrección en la infancia.

Salud

Tips para organizar y proteger tus documentos valiosos

Nueve consejos para conservar tus papeles y fotos más importantes

Si no sabés cómo organizar, guardar y proteger tus papeles y documentación importante, tomá nota de estos tips:

1. Clasificá

Categorizar los documentos es el primer paso. De este modo, al momento de necesitar alguno, podrás hallarlos con más facilidad. Cuando estés haciendo la clasificación, podés apartar los deteriorados para una posible reconstrucción. Un ejemplo son las fotografías en papel.

Considerá las siguientes clasificaciones para materializar este paso:

– Familia: acá van actas de nacimiento, adopción, pasaportes, carnet de grupo sanguíneo, historias médicas, pólizas de seguro, contratos y otros del mismo estilo.

– Vehículos: a los autos se les debe guardar la factura de compra, los recibos de pago y, si se trata de uno usado, el contrato de venta. Del mismo modo, el seguro de vehículo debe formar parte de esta lista.

– Vivienda principal y otras propiedades: acá deberían estar todos los documentos relacionados con la titularidad del bien, el contrato de alquiler, si es el caso, los recibos de los pagos de servicios, planos de la vivienda, entre otros.

2. Reemplazá los documentos perdidos

Puede que hayas perdido alguno valioso y no te percataste hasta este momento, cuando decidiste poner en orden tus papeles importantes. Intentá reemplazarlo a la brevedad y, si ya no es posible que te expidan otro original, por lo menos están en la obligación de suministrar una copia certificada.

3. Destruí información de la forma apropiada

Es posible que durante el proceso de selección te encuentres con algunos papeles que resulten prescindibles o caducos, por lo que decidas deshacerte de ellos. Asegurate de que no terminen en manos equivocadas, y sobre todo si contienen información personal.

Destruí la parte donde se refleje tu dirección, el nombre o demás datos personales. Si la información está archivada de forma digital y necesitás reemplazar la computadora, tomá las medidas necesarias para borrar del disco duro lo que no debe revelarse a cualquiera.

4. Eliminá cualquier objeto de acero

Es común que para agrupar algunos documentos uses un clip o una grapa. Pero no son recomendables, ya que pueden arruinar los documentos importantes al oxidarse o adherirse al papel. Solo usá sobres si creés necesario agruparlos.

5. Usá folios

Estas láminas son de papel, de plástico flexible, de acetato o de tela y son ideales para dividir documentos o fotos, ya que están libres de ácidos, a diferencia de los álbumes convencionales.

6. Guardá todo en un mismo lugar

Una vez que estén agrupados los documentos según sus categorías, lo ideal es guardarlos todos en un mismo lugar. Podés usar un archivador acordeón, que hay de diferentes materiales. También existen cajas especiales para almacenar; algunas de ellas con protección contra incendios. Lo relevante es que queden guardados en un lugar común. Así es más práctico ubicarlos y usarlos en caso de que sea necesario.

7. Elegí un lugar con cero humedad

El papel no se lleva bien con el agua, por lo que la temperatura ideal está entre los 18 y 20 grados centígrados. Buscá un lugar ventilado donde estén descartados los factores que puedan generar humedad. Este elemento también es sensible al calor y a la luz artificial. En este caso, es recomendable evitarlos e incluso usar carpetas o sobres para mayor seguridad y que no haya polvo.

8. Digitalizá los papeles para proteger documentos valiosos

Escanear los documentos importantes y subirlos a la nube es una medida inteligente. Puede que los tengas almacenados en un pendrive. Esto no está mal, pero tené presente que las unidades se pueden dañar.

9. Hacé un registro de tus archivos

Luego de organizarlos es el momento para hacer un registro de lo que tenés y dónde. Si está almacenado bajo clave, conservá las especificaciones que consideres necesarias. Para ello podés usar un lápiz y papel o tu computadora. De esta forma, si necesitás que algún familiar acceda a la información, en caso de que no estés en casa, podrá hacerlo.

Fuente: Mejor con salud

Continuar leyendo

Salud

Tipos y características de las personas maltratadoras

Qué tienen en común y en qué se diferencian cada tipo

Hay un patrón afectivo, conductual y cognitivo mediante el cual se daña a otro ser humano (o animal) y se obtiene o mantiene cierto control sobre él. De esta manera, todo acto físico, sexual, emocional, económico o psicológico con el cual se dañe a otra persona se considera maltrato.

Así como existen diferentes tipos de maltrato, también existen distintos tipos de maltratadores. Según la clasificación de Gottman et al. (1995) existen dos tipos: el cobra y el pitbull. Esta tipología ha sido definida tomando como referencia la respuesta cardiaca del maltratador ante una discusión de pareja.

Maltratadores tipo 1 (“cobra”): en este tipo disminuye la frecuencia cardiaca ante una discusión de pareja, siendo capaces de mostrarse realmente agresivos. Se caracterizan por ser antisociales, agresivos y sádicos. El maltrato que propician es planificado (instrumental) y no les genera ningún tipo de culpa o remordimiento

Maltratadores tipo 2 (“pitbull”): presentan un aumento en la frecuencia cardiaca durante las discusiones. Se caracterizan por ser pasivo-agresivo, tener problemas de ira crónica y un estilo de apego inseguro. Su perfil psicopatológico muestra un patrón de personalidad evitativa y límite. El maltrato que ejercen no es planificado, sino impulsivo, lo que refleja un serio problema de control de impulsos y en la expresión de las emociones.

Según la clasificación de Holtzworth-Munroe y Stuart (1994), los de tipos de maltratadores de esta clasificación son los siguientes:

Maltratadores sobrecontrolados: son violentos en el ámbito familiar, con sus hijos y su pareja. La frecuencia del maltrato y su gravedad es pequeña en comparación con otros maltratadores, y son menos proclives a maltratar o agredir sexualmente a su pareja. Algunas características son:

– Presentan rasgos de personalidad pasiva, dependiente y obsesiva.

– Suelen arrepentirse del maltrato cometido y reprueban la violencia.

– Son maltratadores de bajo riesgo.

– Tienen dificultades en el uso de habilidades sociales.

– Sus relaciones son relativamente estables.

Maltratadores impulsivos o borderline: son violentos física, psicológica y sexualmente. La intensidad del maltrato va de media a alta y no se reduce solo al ámbito familiar, como en el caso del sobrecontrolado, sino que se puede extender a cualquier ámbito. El maltrato es producto de una tensión interna acumulada. Estas son sus características:

– Impulsividad.

– Inestabilidad emocional e irascibilidad.

– Ira crónica.

– Personalidad abusiva.

– Apego temeroso.

– Habilidades sociales y de comunicación deficientes.

– Bajo arrepentimiento por el maltrato.

– Tienen un historial de rechazo y abuso infantil.

Maltratadores antisociales: hacen uso instrumental (intencional) del maltrato físico y psicológico, que se expresa de manera generalizada en todos los contextos de su vida. Emplean el maltrato como estrategia para conseguir lo que desean y superar sus frustraciones.

A diferencia de los impulsivos, que actúan como respuesta a la tensión acumulada, el antisocial usa el maltrato de manera calculada, fría y planificada. Algunas características son:

– Narcisismo y manipulación.

– Han padecido de maltratos graves en la infancia.

– Tienen alta probabilidad de consumir alcohol y drogas de manera abusiva.

– Son agresores de alto riesgo.

– Habilidades sociales deficientes.

Características generales de los maltratadores

Las características particulares de cada uno pueden variar de uno a otro; sin embargo, podemos definir algunas características que completan, más o menos, el perfil de todos ellos.

1. Inseguridad: se sienten muy inseguros de sí mismas y del mundo. Esto los convierte en desconfiados, celosos y controladores. Aunque pueden mostrarse como muy seguros, solo lo hacen para compensar sus sentimientos de inseguridad.

2. Habilidades sociales y de comunicación deficientes: tienen dificultades para relacionarse con los demás de manera asertiva y satisfactoria y problemas para comunicarse y expresar sus pensamientos y emociones de forma asertiva. Estas deficiencias imposibilitan la resolución de conflictos de forma no agresiva.

3. Falta de empatía: tienen problemas para reconocer y comprender los estados mentales y emocionales de los demás. Les cuesta representarse en su mente cómo puede estar sintiéndose la otra persona a causa del maltrato que les proporciona.

4. Agresividad: intentan imponerse sobre la otra persona empleando el miedo, la vergüenza, la culpa. El acto de dañar o herir se hace patente en cada hecho de agresión que comenten contra el otro.

5. Dependencia: necesitan de ese otro sobre quien puedan reafirmarse y disipar sus sentimientos de soledad y abandono y demostrar lo fuerte y seguro que son.

6. Baja tolerancia a la frustración: son incapaces de autorregularse y soportar aquellas situaciones que los frustran, lo que dificulta la gestión de los sentimientos negativos o desagradables como el estrés. Esto se expresa en comportamientos irritables.

Fuente: La mente es maravillosa

Continuar leyendo

Salud

Tres técnicas de respiración para conciliar el sueño

Ejercicios para combatir el insomnio

Conciliar el sueño no siempre es tan sencillo como quisiéramos. Uno de los principales factores que lo impiden es el estrés. En estos casos, calmar la mente y relajarnos puede ayudar bastante. Concentrarnos en la respiración nos permite lograrlo, para ello, probá estas técnicas.

Técnica 4-7-8

También llamada respiración relajante, busca reducir la ansiedad y ayudar a dormir. Recostado en tu cama, cerrá los ojos, relajá tu rostro y colocá la punta de la lengua detrás de los dientes superiores, a continuación, seguí estos pasos:

1. Exhalá con los labios ligeramente separados, para liberar todo el aire y vaciar tus pulmones.

2. Presioná tus labios suavemente e inhalá en silencio por la nariz durante 4 segundos.

3. Contá hasta 7 mientras aguantás la respiración.

4. Exhalá durante 8 segundos, hacelo con fuerza, cerrando los labios y haciendo un ruido parecido al silbido.

5. Repetí el ciclo 4 veces.

Aunque falta evidencia científica determinante, el Dr. Andew Weil, fundador del Centro de Medicina Integral de la Universidad de Arizona y quien creó esta técnica, explica que puede ayudar a reducir la ansiedad, gestionar los impulsos, controlar o reducir la irritación y dormir mejor.

Bhramari Pranayama

Esta respiración de yoga inspiró a la técnica 4-7-8 y busca relajarte, de esta forma ayuda a conciliar el sueño. Comenzá recostada con los ojos cerrados, inhalá y exhalá profundamente, a continuación:

1. Tapá tus oídos con los pulgares. Tus dedos índices colocalos sobre tus cejas y el resto de los dedos sobre tus ojos.

2. Ejercé una ligera presión a los lados de la nariz, concentrándote en el área de la frente.

3. Con la boca cerrada, exhalá lentamente por la nariz, al ritmo de “om”. Repetí 5 veces.

Un estudio disponible en la National Library of Medicine de los Estados Unidos, encontró que esta técnica reduce la respiración y frecuencia cardíaca, lo que ayuda a calmar tu cuerpo y mente, preparándote para dormir.

Respiración diafragmática

Se basa en usar conscientemente el diafragma, músculo que se ubica en la base de los pulmones, para respirar profundamente. Esto permite usar el 100 por ciento de la capacidad de los pulmones, entre otros beneficios.

1. Accostate boca arriba con las rodillas dobladas sobre una almohada.

2. Colocá la palma de una mano sobre tu pecho y otra sobre el estómago.

3. Respirá lenta y profundamente por la nariz, la mano sobre tu estómago debe subir y bajar con la respiración.

4. Exhalá por la boca con los labios fruncidos, concentrate en tu estómago, apretando los músculos para que la mano en el pecho se mueva lo menos posible.

De acuerdo a la Cleveland Clinic, esta técnica te ayuda a relajar y reducir el ritmo cardíaco, lo que contribuye a conciliar el sueño. Al mismo tiempo, mejora la función muscular y aumenta la cantidad de oxígeno en la sangre.

La clave para que estos ejercicios funcionen es hacerlos en la noche justo antes de dormir, en un ambiente relajado, oscuro, preferentemente sin ruido. Enfocate en tu respiración y, al terminar, no veas el celular ni prendas ninguna pantalla, simplemente cerrá los ojos y dormí.

Si los problemas para dormir llevan más de un mes consultá con tu médico, pues es considerado insomnio crónico y debe encontrarse la causa.

Fuente: Salud 180

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR