Negocios con el Estado

Coimas millonarias: un arrepentido involucró a De Vido en el escándalo de Transener

Un arrepentido brasileño del escándalo de sobornos ligados a Petrobras implicó directamente a De Vido y a Roberto Dromi en las operaciones con la Argentina

domingo 20 de diciembre de 2015 - 9:27 am

El ex ministro de Planificación K, Julio De Vido, teme por lo que pueda filtrarse acerca de su accionar respecto de uno de los mayores hechos de corrupción brasilera que hoy parece involucrarlo. Fernando Soares se comprometió a entregar a la justicia de su país detalles de un esquema de corrupción que involucraría a la empresa Electroingeniería, de empresarios amigos del kirchnerismo, al ex ministro Julio de Vido y al ex ministro menemista Roberto Dromi, en la adquisición de Transener en 2006.

Según publicó el diario Folha de S. Paulo, el lobbista Fernando Soares, o Fernando Baiano, uno de los arrepentidos en el caso que investiga coimas millonarias en Brasil, contó detalles de la operación que en aquel año culminó con la compra de las acciones que Petrobras tenía en Transener, la mayor compañía de transporte de energía eléctrica de la Argentina. Indicó que hubo una operación para impedir la venta de la empresa Transener, que pertenecía a Petrobras, a un grupo empresarial norteamericano. El objetivo era que fuera a parar a manos de empresarios argentinos también interesados en la compañía.

En este sentido, «Luz, Baiano y Roberto Dromi trazaron una estrategia dirigida a que el gobierno argentino no apruebe la venta, más específicamente, el ministro Julio de Vido», señaló el arrepentido.

El lobby llevado a cabo por estas personas surtió efecto ya que en 2007, Petrobras vendió su participación accionaria a Transener, por u$s 54 millones y los compradores fueron Enarsa y la privada Electroingeniería. El lobbista admitió que él y Néstor Cerveró, director internacional de Petrobras, recibieron cada uno u$s 300 mil por la operación, mientras que Luz se ocupó de «los pagos a los políticos, aunque no supo los valores». No especificó si los argentinos habían recibido pagos.

COMENTARIOS