Seguinos en nuestras redes

Sociedad General

Cristina: Un retorno “triunfal” que disfraza preocupaciones

La Presidenta se mostró relajada y de buen ánimo, sin demasiados cambios en el tono y el fondo del discurso que evita los temas complicados de la gestión

El Gobierno disfrazó ayer todo escenario de preocupación y vistió de fiesta la vuelta de la jefa del Estado a un acto público. Dos patios colmados de militantes, funcionarios que deambulan de lado a lado en busca de espacio para ubicarse y murgas convirtieron horas de tensión económica en celebración.

Los funcionarios del área económica se mostraban conformes a pesar de la disparada del dólar oficial, que cerró el día con la devaluación más grande en los últimos años. “Fue una decisión no intervenir, con lo que cual no estamos preocupados, es lo que buscamos”, se defendían en la Casa Rosada sobre el brusco salto que dio ayer la moneda norteamericana.

En el Gobierno defienden la política de “flotación administrada” e incluso fuentes oficiales explicaban que la dinámica que le imprimió el Banco Central en los últimos días al hecho de dejar subir el dólar se cortará a partir de marzo. [pullquote position=”right”]Cristina: Un retorno “triunfal” que disfraza preocupaciones[/pullquote]

“Están adelantando la suba para después cortarla en el momento en el que empiecen a liquidar las exportaciones del campo”, analizó un funcionario, que dijo que el Gobierno tomó la decisión de generar un dólar competitivo. “Será gradual, cuidando que no dispare los precios”, anticipaban.

La Presidenta se mostró relajada y de buen ánimo, sin demasiados cambios en el tono y el fondo del discurso que evita los temas complicados de la gestión.

“Debe ser la abstinencia”, bromeó, cuando emprendió el tercer discurso de la tarde. Tuvo algunos párrafos de confesión, como cuando declaró que estaba “totalmente despojada de toda ambición”, cerrando así cualquier especulación electoral.

Apenas terminó su discurso por cadena nacional, Cristina se acercó hasta los balcones internos para saludar a la militancia y dedicarles unas palabras. “Querían crear una sensación de que yo ya no podía más. Y, la verdad, he tenido algunas dificultades, pero yo quisiera ver cómo estarían algunos si hubieran tenido las mismas dificultades que yo y gobernar un país de 40 millones de argentinos”, dijo.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TE PUEDE INTERESAR