SEDRONAR

Escándalo en Sedronar: Sueldos de 66 mil pesos y gastos exorbitantes

Tras la denuncia de "irregularidades" que realizó el padre Juan Carlos Molina, se conocieron detalles de los gastos insólitos del ente

viernes 17 de enero de 2014 - 7:00 am

A un mes y medio de asumir, el titular de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la lucha contra el Narcotráfico (Sedronar) aseguró que encontró un “panorama crítico” dentro del organismo y reveló que la presidente Cristina Kirchner le ordenó realizar una profunda investigación “con la intervención de la Sigen”.

La denuncia inicial de Molina incluyó “contrataciones irregulares; directores de áreas designados de forma anómala; facturas por gastos de 90 mil pesos en almuerzos; compra de cámaras de seguridad por 4 millones de pesos; y la adquisición de un horno pirolítico (se utiliza para la quema de drogas) que figura en la memoria 2012 y nadie sabe dónde está”.

Sin embargo, el repaso inicial de lo que el propio titular de la Sedronar definió como “desmanejo financiero” fue benévolo en comparación con los detalles de los gastos desmesurados que se observaron en la etapa inicial de la investigación que puso la lupa a la gestión anterior.

El anterior jefe de Gabinete, Carlos Zabala Di Tomaso, llegó a cobrar $ 66.209,43 por las “unidades redistributivas” autorizadas por Salvador Julio Postiglioni, ex subsecretario de Control de Sustancias Psicoactivas.

Una serie de facturas y tickets emitidas a nombre del ente confirman la denuncia de Molina  sobre el uso discrecional e irregular de los fondos públicos: aparecieron comprobantes emitidos por el restaurante The New Brighton (ubicado a una cuadra de la sede de la Sedronar) que detallan un gasto de $4.770 por cinco almuerzos que (además de tener un costo desmesurado) no estaban dentro del marco de las reuniones de protocolo del organismo.

El asombro se potencia por los detalles -revelados por el diario Tiempo Argentino- de las erogaciones que se realizaron para reformular el estilo de la secretaría que trabaja en la prevención de la drogadicción: sin llamar a licitación (algo que está reglamentado), se autorizó el pago directo de 243.812,58 pesos para comprar mobiliario.

El detalle es igual de impactante: la factura de la empresa Graciela Juárez SRL revela que se compraron sillas “Rudy 210, apoyabrazos” por un valor de $40.510,80 y cajoneras que costaron $9285.

Esta mañana, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, fue consultado sobre el tema y su respuesta fue escueta: “El padre Molina tiene pleno respaldo de carácter institucional y actúa por orden expresa de la Presidente”.

 

Fuente: Infobae.com

COMENTARIOS