Salud

¿Vivís cansado y adolorido? Síndrome de Sensibilidad Central, la enfermedad invisible

Esta nueva patología agrupa síntomas como dolor, cansancio, insomnio, desánimo y dificultad para concentrarse. Se presenta con mayor prevalencia en las mujeres. Detección y tratamientos

domingo 23 de agosto de 2015 - 6:08 pm

Es una enfermedad descubierta hace poco y por eso muchos médicos la subestiman, pero el Síndrome de Sensibilidad Central (SSC) es seria. Este nuevo síndrome agrupa a un conjunto de enfermedades como la fibromialgia, la fatiga crónica, colon irritable, dolor miofacial, dismenorrea, cistitis intersticial e hipersensibilidad química múltiple, entre otras.

Quienes padecen SSC presentan ampliada la zona de recepción del dolor en el cerebro y, muchas veces, la variedad e inespecificidad de los síntomas hace que los familiares y médicos subestimen al paciente y no le den a su afección la entidad que tiene.

La Dra. Andrea Márquez López Mato, médica psiquiatra y especialista en medicina del dolor, directora del Instituto de Psiquiatría Biológica Integral (IPBI) explicó a Infobae: “Hasta el presente, se conocía que todo este grupo de enfermedades de distinto origen compartían determinadas características, con síntomas comunes como dolor, cansancio, insomnio, desánimo y dificultad para concentrarse, y que presentaban una mayor prevalencia en el sexo femenino, pero se desconocía qué mecanismos tenían en común”.[pullquote position=”right”]¿Vivís cansado y adolorido? Síndrome de Sensibilidad Central, la enfermedad invisible[/pullquote]

“Recientemente el Dr. Muhammad Yunus, profesor de medicina de la sección reumatología de la Universidad de Illinois, Estados Unidos, sumó trabajos en los que se corroboraba -mediante estudios de neuroimágenes- que todas ellas presentaban una ampliación en la zona de recepción del dolor en el cerebro, y las agrupó bajo el nombre de Síndrome de Sensibilidad Central”, agregó.

Esta patología activa patrones inflamatorios que producen depresión, por lo que muchas veces se presentan también depresiones secundarias a la enfermedad. A la vez, estos cuadros de depresión pueden generar dolor en sí mismos, y esto se debe a que por la acción de las citoquinas proinflamatorias, que promueven una disminución en los niveles de ciertos receptores cerebrales como la serotonina, la noradrenalina y la dopamina.

¿Cuáles son las causas del SSC?

Puede ser desde factores genéticos hasta traumas físicos, estímulos periféricos, trastornos del sueño, estrés y eventos adversos sufridos en edad temprana. Aunque también puede manifestarse como síntoma secundario a otras enfermedades estructurales como la artritis reumatoidea, la osteoartritis, el lupus sistémico, el trauma postquirúrgico, infecciones (por HIV y otras), pancreatitis crónica, síndrome de dolor regional complejo, neuropatías, o por el consumo abusivo de drogas, como por ejemplo de morfina.

“Mediante la realización de pruebas cognitivas, pudo establecerse también que casi todas estas enfermedades pertenecen a lo que se denomina ‘Neblina Cognitiva’, que hace que los pacientes presenten un rendimiento intelectual más lento o limitado. Muchas veces la variedad e inespecificidad de los síntomas genera que los familiares y los propios médicos subestimen al paciente, y no le den la entidad que realmente tiene”, remarca la Dra. Márquez López Mato.

¿Existe un tratamiento?

Todas las patologías comprendidas en el SSC presentan poca o nula respuesta a los analgésicos comunes e inclusive a la morfina, y la mayoría de las veces responden a los psicofármacos, que son aquellos medicamentos que trabajan sobre el Sistema Nervioso Central (SNC) como los antidepresivos y los anticonvulsivos.

El tratamiento del SSC consiste en mitigar el estímulo periférico (por ej. la artritis), indicar aquellos medicamentos que actúan a nivel central, como por ejemplo los antidepresivos tricíclicos (inhibidores de serotonina y norepinefrina) y controlar los métodos de tratamiento, como la terapia de comportamiento cognitivo.

 

COMENTARIOS