Escándalo de Vicky Xipolitakis

Vicky Xipolitakis busca el perdón divino: “Quiero ver al Papa para que perdone mis pecados”

La griega se mostró triste tras el escándalo por el vuelo de Aerolíneas Argentinas

miércoles 8 de julio de 2015 - 7:41 am

“Quiero ver al Papa para que perdone mis pecados”, dijo Vicky Xipolitakis, quien en una entrevista se mostró triste y arrepentida del escándalo que generó su video en la cabina de un avión de Aerolíneas Argentinas.

“Estoy rota, devastada, sin fuerzas. Tengo mucho dolor y también siento miedo”, afirmó en diálogo con una revista.

Cuando se desató la polémica, Vicky debió abandonar la casa de sus padres. Hubo discusiones familiares y ella terminó refugiándose en un hotel de Puerto Madero que le paga su novio. Ahora se cambió el color de cabello y tiene los ojos hinchados de tanto llorar. Afirmó que se siente sola y que no sale de la suite del séptimo piso que convirtió en su refugio mientras algunos rumores decían que se había ido a España.

“Nunca imaginé causar tanto daño. Asumo que todo lo que sucedió es culpa mía. Estoy muy arrepentida. Pero yo no tengo maldad. No me gusta lastimar a nadie. Ni fue mi intención hacerlo. Simplemente me fui a Rosario como lo vengo haciendo desde hace un tiempo a visitar a un amigo”, contó.

“Siempre viajo por Aerolíneas Argentinas porque me encanta y me tratan re bien. Me pagué el pasaje en una agencia de viajes que me los tramita y tenía el asiento número 8. El servicio que me dieron siempre es increíble. Me llevan al VIP y luego en una camionetita hasta el avión en el que me cambiaron el asiento por el N°4. Fui la primera en embarcar”, relató.

Sobre el momento en que ingresó al avión, recordó: “Los pilotos se me acercaron, se hicieron fotos conmigo y me invitaron a viajar con ellos en la cabina. Charlamos y me dijeron que despegara el avión. En ese momento me dio un poquito de miedo. Me pareció peligroso porque yo sé que los momentos críticos de un vuelo son el despegue y el aterrizaje; el resto va con piloto automático”.

Y añadió: “Pasaron muchas cosas adentro de esa cabina por eso a mí me gustaría que aparezca la caja negra para que se sepa toda la verdad. Yo nunca grabé con mala intención. Mi vida es como un reality; yo grabo todo lo que vivo y lo tuiteo. Si alguien me hubiera dicho que no se podía grabar, no lo hubiera hecho. Pero ellos hasta me dijeron que lo podía tuitear…”.

COMENTARIOS