Seguinos en nuestras redes

Salud

Siete errores comunes que cometés a la hora de ir al gimnasio

No desperdicies tu plata ni las ganas que juntaste para anotarte: acá, te pasamos los errores más comunes que la gente comete cuando decide empezar a ejercitarse, desde quemar todas sus energìas el primer día, hasta dejar de comer

Decidiste empezar y, aunque tenés todas las pilas mientras das tus datos y pagas, y te prometés no desperdiciar ni un pedo de la cuota: hacés spinning a la mañana, clase de kickboxing a la tarde, usás la cinta y después te metes (si tenés suerte) al sauna. Pero esas ganas decaen: la segunda semana sólo vas dos veces, comes poco para bajar de peso más rápido) y a la tercera semana no te podés levantar de la cama.

¿Cómo evitar este cicli sin fin? Te detallamos los malos hábitos más frecuentes a la hora de anotarte (y visitar) un gimnasio:

1- Elegir el lugar equivocado

[pullquote position=”right”]Siete errores comunes que cometés a la hora de ir al gimnasio[/pullquote]

Si el gimnasio queda lejos de tu casa o del trabajo, te va a costar ir. Buscá uno cerca y, si no hay, optá por salir a trotar  al aire libre. La locación es clave en el momento de motivarte, sobre todo si sos más bien holgazán.

2- Agotar todas tus energías al principio

Despacio se llega más lejos, y el ejercicio es algo que tenés que incorporar en tu vida de manera progresiva. Por eso, es mejor poco y sistemático, que mucho y esporádico. Además, si te esforzás más de la cuenta vas a terminar  dolorido y sin ganas de volver. Empezá con dos veces por semana y andá aumentando de a poco.

3- Olvidarte del calentamiento

Antes de comenzar, lo lógico es que hagas unos cuantos ejercicios de extensión para preparar los músculos. Al terminar tu entrenamiento, repetí esa rutina para evitar lesiones.

4- Ejercitar sólo la lengua 

Entendemos que el gimnasio sea un lugar donde podés conocer gente (incluso del sexo opuesto), pero recordá que no es la lengua lo que viniste a modelar, ¡sino tu cuerpo!

5- Tomar poca agua

Corrés en la cinta, levantás pesas en las máquinas, te metés en el sauna para seguir transpirando… ¡¿y no te hidratás?! Grave error. Mientras más ejercicios realices, vas a necesitar más agua. Y hasta cuando estás sudando tranquilamente en el sauna, debés vigilar tu hidratación. Recordá tener siempre a mano tu botellita.

6- Evitar la pileta que dicta la rutina

Nadar es un gran ejercicio, que pone en movimiento casi todos los músculos. Así que aprovechá la pileta del gimnasio para algo más que refrescarte. Nadá al menos 20 minutos (sólo después de ese tiempo quemás grasas). Y no mantengas la cabeza hacia arriba para no tensar el cuello, y evitar contracturas.

7- Alimentarse mal, o poco

No creas que por dejar de comer vas a bajar de peso más rápido. Al contrario: el metabolismo se acelera al máximo cuando consumís algo dentro de los 30 minutos posteriores al ejercicio. Optá por las proteínas, ensaladas, granos o frutas.

Salud

A 7 meses de la postal más triste de la pandemia, la familia de Lara Arreguiz le dio un último adiós

La joven de apenas 22 años perdió la vida por no recibir la atención médica que necesitaba, cuando la segunda ola de coronavirus tuvo a los centros de salud al borde del colapso

Lara Arreguiz condensa en una foto la tristeza más grande que dejó la pandemia. Es que la joven de apenas 22 años perdió la vida por no recibir la atención médica que necesitaba, al tiempo que el sistema de salud se desbordaba. A siete meses de su fallecimiento, la familia le rindió un emotivo homenaje mientras espera por justicia.

Claudia, la mamá, compartió en sus redes sociales una publicación en la que se puede leer: “Rodeada de pétalos de rosas que te acompañaron comenzaste un nuevo viaje por el lugar que amabas. Siempre en nuestro corazón y como un ser de luz que nos acompaña cada día, #JusticiaPorLara”.

La familia se trasladó a la ciudad de Junín de los Andes, Neuquén, para cumplir la última voluntad de Lara en una locación especial. Fue en el Lago Huechulafquen, específicamente, que decidieron esparcir sus restos: “la mitad de las cenizas las pusimos en un árbol que me regaló una amiga de Lara. Cuando tenga un tamaño adecuado, la idea es plantarlo en una plaza a la que iban juntas siempre”.

Además, contó: “Ella amaba el sur, la nieve, el frío. Amaba ese lugar. Teníamos pensado ir en el invierno de 2020, porque además tenemos familia en Junín de los Andes, pero no se pudo por la pandemia”.

Lara era estudiante de veterinaria y vivía en la Provincia de Santa Fe. Tenía diabetes y era insulinodependiente, por lo que se la consideraba de riesgo, y ante el colapso de casos de coronavirus que experimentaba el país, cumplía con las medidas de prevención a rajatabla.

La tortura comenzó un jueves, cuando de regreso del gimnasio notó que tenía mucho frío. Habló con su padre por WhatsApp, le comentó que tenía un poco de tos y que le preocupaba. Al día siguiente los síntomas empeoraron, y se comunicó con sus padres para que fueran a buscarla a su departamento. Ya en la casa de su madre, se nebulizó. Pero los síntomas no cesaban y el dolor persistía.

Primero acudieron al Hospital Protomédico Manuel Rodríguez, en la localidad de Recreo. Allí le informaron que no había camas disponibles y le suministraron oxígeno sentada en una silla de ruedas, luego le dieron antibióticos y le pidieron que vuelva la semana siguiente con un turno asignado. La odisea continuó y se dirigieron a otro centro de salud, esta vez el Hospital Iturraspe. Allí esperaron por horas, y Lara, que no soportaba el dolor, decidió acostarse en el piso. Después de una firme insistencia, finalmente la internaron. Tras dos días de terapia intensiva sus niveles de glucosa se estabilizaron, pero el cuadro respiratorio siguió empeorando y sufrió tres paros cardíacos hasta que no pudo resistir más.

Actualmente, la familia de Lara es querellante en la causa caratulada como “homicidio con dolo eventual y presunto abandono de persona”. En estas circunstancias, el último avance en la misma fue una reunión en agosto con el fiscal Regional de Santa Fe, Carlos Arietti.

Continuar leyendo

Salud

Para el CEO de Pfizer, deberíamos vacunarnos contra el Covid todos los años

Albert Bourla aseguró que no se deben aplicar dosis de refuerzo cada 4 meses sino anualmente

La irrupción de la variante Ómicron ha vuelto a plantear cuánto dura la protección de las vacunas y, por ende, con qué frecuencia una persona debería inocularse para estar protegido contra el covid.

Hasta el momento los países van hacía un calendario de vacunación que cuente con una tercera dosis de refuerzo, e incluso, otros como Israel, ya comienzan a aplicar una cuarta vacuna en las poblaciones vulnerables. Todo ello en tan solo el plazo de un año.

Para el CEO de Pfizer, Albert Bourla, la forma en que están actuando los países no es la correcta ya que una vacuna anual contra el Covid-19 sería preferible a inyecciones de refuerzo más frecuentes. Al ser consultado por el medio israelí N12 News sobre la decisión de los Gobierno de aplicar dosis de refuerzo cada 4 o 5 meses, Bourla planteó otra estrategia.

“Este no será un buen escenario. Lo que espero (es) que tengamos una vacuna que tendrá que darse una vez al año”, señaló. “Una vez al año es más fácil convencer a la gente para que lo haga. Es más fácil que la gente lo recuerde”.

“Entonces, desde una perspectiva de salud pública, es una situación ideal. Estamos buscando para ver si podemos crear una vacuna que cubra ómicron y no descuide las otras variantes y eso podría ser una solución”, agregó.

Bourla reconoció que la vacuna de Pfizer es menos efectiva contra la variante Ómicron pero aseguró que el laboratorio está trabajando en un rediseño del componente que garantice mayor protección contra esta mutación y producirla en masa en marzo.

Continuar leyendo

Salud

Consejos para entrenar en la arena

Cómo sacarle provecho a correr en esta superficie

Uno de los grandes beneficios de entrenar en la playa es la desconexión y su motivador entorno. Algunas de las cosas que permite la arena es:
Además permite:

• Realizar un trabajo más intenso, mejorando el rendimiento.

• Fortalecer tobillos gracias a la mayor estimulación.

• Aumentar la capacidad aeróbica debido a la mayor intensidad del ejercicio y a las condiciones en que se desarrolla.

• Quemar mayor cantidad de grasas por el aumento de la frecuencia cardiaca gatillada por la alta intensidad del ejercicio.

Pero el saldo no es tan positivo para quienes, antes de probar la arena, no efectúan un trabajo integral de preparación y solo se dedican a correr, sobre todo por superficies regulares como pavimento y pista. Aunque tengan un buen nivel, pueden padecer lesiones al ejercitarse en esta nueva superficie al no tener fortalecidos sus tobillos como se requiere.

En concreto, el entrenamiento en arena no es recomendado para quienes poseen lesiones articulares o tendinosas ya que el nivel de exigencia es mayor por la irregularidad e inestabilidad del terreno.

También hay que tener cuidado si se corre descalzo en esta superficie ya que pueden haber objetos que nos generen alguna lesión o corte. Por eso se deben escoger bien los sectores donde se realizarán los entrenamientos, sobre todo cuando se ejecutan las sesiones de potencia, puesto que el daño puede ser mayor.

No es lo mismo correr por arena blanda que por arena compacta. De ahí que según el grado de compactación, pendiente y humedad, cambiará la metodología y los objetivos. Este tipo de terreno nos puede servir para mejorar la técnica de carrera y para fortalecernos muscularmente, trabajando la potencia y reclutando más fibras musculares.

Por ejemplo, la arena dura nos sirve para entrenar:

• Ejercicios de técnica de carrera

• Ejercicios de velocidad

• Series de multisaltos

• Ejercicios excéntricos

Y en la arena blanda se pueden realizar:

• Ejercicios propioceptivos (fortalecimiento de pies y tobillos)

• Ejercicios de potencia

• Ejercicios anaeróbicos

• Entrenamiento en zig-zag para potenciar musculatura lateral

Ejercicios en agua

Se recomienda agregar a la rutina de ejercicios sesiones de trote con el agua hasta los tobillos. Este es un entrenamiento que ayudará, al obligarnos a levantar las rodillas, a mejorar la técnica de carrera y postura. En este proceso se fortalece la musculatura encargada de flexionar la cadera (psoas iliaco) y de generar la zancada, siendo fundamental su repetición constante para mejorar el rendimiento.

Los ejercicios propioceptivos deben estar siempre incluidos en la rutina y, si la idea es correr en arena, con mayor razón, ya que se trata de una superficie inestable donde requerimos de una mejor respuesta motora y flexibilidad. Y no solo a nivel muscular sino también tendinoso, a causa de la estimulación del sistema nervioso, que se vincula con el control del equilibrio y la relación del espacio con el entorno.

Por último, los siguientes tips te permitirán aprovechar al máximo el entrenamiento en arena:

• Hidratate bien antes durante y después del ejercicio.

• Realizá un buen trabajo previo de movilidad articular.

• Comienza de menos a más en la dificultad de los ejercicios.

• Partí la sesión con ejercicios propioceptivos para adaptarse al medio inestable.

• Regulá bien la velocidad de carrera para que no te agotes antes de tiempo.

• En caso de entrenamiento de potencia o anaeróbicos, respetá bien los tiempos de descanso entre series.

• Entrená en los horarios de menor radiación solar.

• Aplicá siempre protección solar.

• Efectuá un máximo de tres sesiones semanales.

• Intercalá el trabajo en arena con sesiones en superficies distintas y con otros deportes.

Fuente: Run for life

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR