Impuesto a las Ganancias

Tras las reformas en Ganancias aumentaron las inequidades para trabajadores

Los cambios en Ganancias impulsados por este gobierno empeoraron las inequidades y las distorsiones

martes 26 de mayo de 2015 - 8:44 am

Con el paso de los años y las políticas equivocadas, el impuesto a las ganancias, impuesto por excelencia progresivo,  fue perdiendo esa progresividad y ahora es claramente regresivo.

Una primera distorsión es que trabajadores con estructuras familiares y salarios iguales pueden tener diferentes descuentos por Ganancias y cobrar en mano montos distintos e incluso no pagar nada según lo que percibieron dos años atrás, entre enero y agosto de 2013.

Esto pasa porque hay mínimos y deducciones diferentes en función de lo que los trabajadores percibían en aquel momento aunque en la actualidad ganen o mismo. El impuesto no toma en cuenta la evolución de los salarios sino una radiografía salarial atrasada.

Otra distorsión grava es que quienes en esos meses de 2013 ganaban menos de $ 15.000, siguen sin pagar Ganancias aunque ahora ganen mucho más, por ejemplo $ 40.000, $ 60.000 mensuales o $ 100.000 mensuales. Y quienes ganan esos sueldos, si estaban alcanzados por Ganancias en 2013, ahora resignan entre 3 y más de 4 sueldos por año a manos de la AFIP.

Además, las escalas sobre las que se aplican las alícuotas siguen congeladas en los niveles de 2000. Esto convierte a Ganancias en un impuesto regresivo porque la inmensa mayoría de los trabajadores y autónomos pasan directamente a pagar tasas del 27, 31% o la tasa máxima 35%, cuando deberían aportar las tasas iniciales, del 9 o 14%. Así, un trabajador con un sueldo medio paga el 35% como una persona muy rica.

 

COMENTARIOS