Salud

Trasplante de cabeza: una operación de dos días que costará 10 millones de dólares

El paciente que se someterá a la intervención es el ruso Valeri Spiridónov, de 30 años, quien sufre una atrofia muscular espinal, una grave enfermedad genética degenerativa que le impide mover todos sus miembros, menos las manos y la cabeza

miércoles 20 de mayo de 2015 - 9:05 am

El neurocirujano italiano Sergio Canavero asegura que puede efectivamente hacer un trasplante de cabeza, y ya tiene un voluntario para esta prueba: el ruso Valeri Spiridónov, de 30 años.
[pullquote position=”right”]Trasplante de cabeza: una operación de dos días que costará 10 millones de dólares[/pullquote]

El especialista asegura que la dificultosa operación genera esperanza en casos de parálisis espinal y permitirá “extender la vida indefinidamente”. Además, confesó que muchos ricos lo contactaron para cambiar de cuerpo.

“Mi proyecto sólo tiene el límite mental de la humanidad”, explicó Canavero durante una entrevista concedida a la agencia de noticias EFE. En esa charla señaló en qué consiste la operación, que demandará dos días, 150 profesionales, y costará aproximadamente 10 millones de dólares.

“Me encanta fumar puros, pero no bebo alcohol porque quiero tener la mente despejada. Me gusta viajar y también los juegos de computadora, aunque intento jugar poco, sólo para seguir los avances tecnológicos”, sostuvo Spiridónov sentado en la silla de ruedas que lo acompañó toda su vida, en declaraciones anteriores.

Spiridónov sufre una atrofia muscular espinal (AME), una grave enfermedad genética degenerativa que le impide mover todos sus miembros, menos las manos y la cabeza.

El hombre cobró notoriedad cuando anunció hace un mes que será la primera persona en someterse a una operación en la que su cabeza se trasplantará a otro cuerpo.

El polémico neurocirujano italiano Sergio Canevero, muy criticado por algunos compañeros de profesión, aseveró haber desarrollado una técnica que permitiría unir la cabeza de Valeri con el cuerpo sano de un donante que haya sufrido muerte cerebral.

COMENTARIOS