Salud

La respuesta del millón: ¿Por qué algunas personas son tan “ricas” para los mosquitos?

La culpa de que los mosquitos nos piquen (o no) es de nuestros padres. Según un estudio publicado en PLOS One, la preferencia de estos pequeños chupasangres por su víctima tiene que ver con nuestra genética

domingo 10 de mayo de 2015 - 8:51 pm

Si no lo sos, lo conocés: esa persona que, en verano, parece haber sido atacado por un enjambre de mosquitos asesinos y nadie entiende por qué. Hasta ahora.

Un estudio reciente, publicado en PLOS One, reveló que la preferencia de los mosquitos por una “víctima” u otra tiene que ver con la genética de cada persona, la cual determina la estabilidad y forma del aroma individual, encontrando un patrón directo entre el ritmo de cambios en el olor del sujeto y la inclinación de los mosquitos por cada uno.

Hasta la fecha, todo lo que se sabía era que el mosquito elegía a sus presas por el sentido del olfato.

[pullquote position=”right”]La respuesta del millón: ¿Por qué algunas personas son tan “ricas” para los mosquitos?[/pullquote]

El experimento para comprobarlo fue relativamente simple: se reunió a un grupo 40 parejas de gemelas, de entre 50 y 90 años de edad, que fueron expuestas a las picaduras de mosquitos en ambientes controlados. La decisión de utilizar gemelas, correspondió a la intención de usar sujetos de prueba cuya composición genética fuera prácticamente idéntica, contrastados con otra porción de mellizas con ligeros diferencias, para dar con el factor exacto que marca la preferencia.

Todas esas personas se dejaron picar para poder determinar que aquellas gemelas idénticas genéticamente tenían prácticamente el mismo promedio de picaduras, mientras que las mellizas con ligeras diferencias en sus genes presentaron patrones dispares entre ellas.

La temperatura corporal, el sudor, las bacterias en la piel e incluso el consumo de bebidas alcohólicas son señalados como factores circunstanciales que también pueden atraer a los mosquitos. Esta clase de estudios pueden servir como antesala para avances médicos más importantes, como el proyecto más reciente del Cinvestav en México, donde buscan contener la propagación de la malaria a través de la comprensión genética que compone a los mosquitos.

Fuente: FayerWayer

COMENTARIOS