Muerte del fiscal Nisman

Informe de la Bonaerense intenta explicar por qué no encontraron pólvora en la mano de Nisman

Según el informe requerido por la fiscal Viviana Fein, el tiempo transcurrido entre el disparo y la toma de la muestra de las manos, sumado a la sangre y algún movimiento del cuerpo en su caída pudieron incidir en el resultado negativo

lunes 20 de abril de 2015 - 12:26 pm

Un informe de la Superintendencia de Policía Científica de la Bonaerense explica que el tiempo que transcurrió entre la muerte del fiscal Alberto Nisman y el hallazgo del cadáver podría explicar la ausencia de rastros de los elementos constitutivos de una bala en sus manos.

“La toma de muestra constituye una etapa crítica para lograr un óptimo levantamiento del material particulado proveniente de la deflagración, depositado sobre una superficie”, sostiene el informe, remitido por la repartición policial a la fiscal Viviana Fein, quien investiga el fallecimiento de Nisman, ocurrido el 18 de enero de un disparo en la cabeza.

La impregnación de rastros en la mano está supeditada a “discontinuidades bruscas en la absorción continua de la radiación”, señala el trabajo membretado de la División Microscopía Electrónica de la Policía Bonaerense.[pullquote position=”right”] Informe de la Bonaerense intenta explicar por qué no encontraron pólvora en la mano de Nisman[/pullquote]

El reporte fue elaborado a pedido de la fiscal Fein ante el resultado “negativo” de la prueba científica para hallar restos de los tres elementos típicos de un proyectil de arma de fuego: plomo, bario y antimonio.

Fein explicó que es “imposible” realizar una prueba disparando nuevamente el arma que causó la muerte de Nisman, porque para ello deberían reproducirse las circunstancias de manera exactamente igual para obtener una respuesta concluyente.

El documento explica que “las partículas provenientes de la deflagración por disparo de arma de fuego poseen distinto tamaño, presentando diferente fuerza de impacto y una distribución de tipo aleatoria sobre la superficie periférica”.

En ese contexto, el informe establece que de acuerdo a la forma y las circunstancias colaterales en que se produce el disparo pueden “no quedar firmemente adheridas” las partículas, “pudiendo variar dicha distribución en el tiempo y/o por la actividad desarrollada por el individuo”.

El tiempo transcurrido entre la deflagración y la toma de la muestra de las manos (variable según se consulte el informe de autopsia o el trabajo que realizaron los peritos de la querellante, Sandra Arroyo Salgado), sumado a la sangre y algún movimiento del cuerpo en su caída después del disparo pudieron incidir en el resultado negativo del peritaje de manos, se desprende del informe oficial.

“Los elementos plomo, bario y antimonio no son exclusivos del iniciador”, es decir del disparo, “pero si en la muestra se encuentra la presencia de los tres elementos fusionados, manteniendo una estructura morfológica característica, se considera que estos metales son residuos de la deflagración por disparo de arma de fuego”, indica el reporte.

Fuente: Agencia DyN

COMENTARIOS