Seguinos en nuestras redes

Sociedad General

Condena y multa a un médico en Santa Fe por decretar muerto de un bebé vivo

El hecho ocurrió el 19 de febrero de 2002 en el hospital SAMCO de la ciudad San Jorge

La justicia de Santa Fe condenó por daño moral a un médico que certificó la muerte de un bebé recién nacido que se encontraba vivo e impuso al gobierno provincial pagar a los padres del niño 225.000 pesos, que con los intereses se elevan a más de 500.000 pesos, informaron fuentes judiciales.

El juez civil, comercial y laboral de la ciudad de San Jorge, Tristán Regulo Martínez, estableció en su fallo que “el médico Héctor Cumino actuó de modo negligente al certificar una muerte que no ocurrió y es responsable del hecho porque tiene la obligación de prestar el servicio de salud en condiciones adecuadas”. [pullquote position=”right”]Condena y multa a un médico en Santa Fe por decretar muerto de un bebé vivo[/pullquote]

Por otra parte, en el sumario administrativo se había puntualizado que el médico cometió negligencia e imprudencia. La Junta Médica Forense señaló que no se efectuó de manera correcta la constatación para determinar el estado del recién nacido y que la atención que se le brindó “no fue la adecuada”.

El hecho ocurrió el 19 de febrero de 2002 en el hospital SAMCO de esa localidad, ubicada a 150 kilómetros al suroeste de esta capital, cuando una mujer que cursaba la semana 23 de gestación fue internada por padecer fuertes dolores abdominales. Luego, al realizarle una ecografía, el profesional le indicó que debían adelantar el parto y que por el tiempo de embarazo era posible que el niño no naciera con vida.

Al dar a luz la mujer fue informada por el médico que el bebé estaba sin vida y le extendió el certificado de defunción. De inmediato, cuando los familiares se disponían a levantar al niño comprobaron que se movía y lloraba, y realizaron la denuncia correspondiente.

Policiales

Mono asesinó a un hombre de 30 años de un ladrillazo

Ocurrió en el distrito de Shamli de Uttar Pradesh, en el norte de la India, donde sufrieron una invasión de monos que causó estragaos entre los ciudadanos locales

Un mono mató de un ladrillazo en la cabeza a un joven de 30 años en el distrito de Shamli de Uttar Pradesh, ubicado al norte de Nueva Delhi, en la India, ciudad donde sufrieron una invasión de primates que causó estragaos entre los ciudadanos locales.

El mono tiró un ladrillo desde un segundo piso y fue a caer directamente a la cabeza de Mohammad Kurbaan, de 30 años, quien falleció en el momento, según la policía local.

Kurbaan, que vendía bolsas en una tienda de la zona, se derrumbó tras ser golpeado con el ladrillo y fue trasladado al hospital, donde los médicos declararon su muerte.

Longtail macaques sit in an abandoned building in the town of Lopburi, some 155km north of Bangkok, on June 21, 2020. – Lopburi’s monkey population, which is the town’s main tourist attraction, doubled to 6,000 in the last three years, forcing authorities to start a sterilisation campaign. (Photo by Mladen ANTONOV / AFP)

Mientras investigaba, la policía descubrió que el propietario del edificio desde el que se arrojaron los ladrillos había dejado dos ladrillos encima de un tanque de agua para evitar que los monos lo abrieran, pero los animales tomaron los ladrillos y el mono asesinó a una persona.

Además, la policía informó que el grupo de monos había logrado quitar ambos ladrillos, arrojando uno a Kurbaan y el otro a una terraza cercana. Los monos salvajes estuvieron causando estragos en el distrito de Shamli de Uttar Pradesh en el norte de la India, y las autoridades locales tomaron medidas enérgicas para evitar que los monos ataquen a los habitantes de la ciudad.

Continuar leyendo

Sociedad General

Lo multaron porque una señora con una remera con su patente invadió un carril prohibido

Ocurrió en el Reino Unido, donde un hombre recibió en su domicilio una multa cuya prueba era la foto de una señora caminando por un carril prohibido que vestía una remera con la patente de su auto

Un hombre recibió esta semana una multa por invadir un carril exclusivo para buses de pasajeros. Se trata de una infracción que podría ocurrirle a cualquier conductor distraído, pero lo curioso es que en este caso el incumplimiento no sólo no existió, sino que la única prueba en contra de este británico era la foto de una mujer caminando por ese carril, con una remera donde se lee una inscripción similar a la patente de su vehículo.

La foto que le llegó como prueba de la infracción muestra a una señora caminando con una remera que tenía la inscripción KNITTER y tenía una letra tapada por el bolso cruzado que llevaba en ese momento.

Le sacaron la moto en un control y como protesta pagó la multa con monedas y billetes de $10

Lo curioso es que el radar, en una nueva prueba de que la tecnología no es infalible, lo leyó como KN19 TER, por lo que sacó una foto automáticamente y así generó una multa.

El protagonista de esta historia, revelada por la BBC, es David Knight, conductor de 54 años y dueño de una Volkswagen Transporter. La patente fue comprada especialmente por su mujer, Paula, en un guiño al apodo Knighter por el que es conocido entre sus amigos.

¿Qué ocurrió con la infracción?

La infracción supuestamente había tenido lugar a más de 200 kilómetros de distancia de su casa de Surrey, un condado ubicado al sur de Londres. Tuvo un valor inicial de 60 libras y luego ascendió a 90 libras (el equivalente a alrededor de 12.300 pesos según el tipo de cambio oficial), porque no hubo respuesta por parte de David.

De acuerdo a lo publicado por la BBC, la multa fue desestimada tras reconocer que todo se trató de una falla de la tecnología del radar.

“Obviamente, nadie había mirado la imagen y había sido generada por la computadora”, dijo David en diálogo con el Daily Mail. “Nos hemos reído mucho de esto. No había forma de que yo pagara por una mujer que camina en un carril bus con una remera escrita”, reconoció.

Continuar leyendo

Política General

Conflicto mapuche: incendiaron el Club Andino de El Bolsón y dejaron mensajes intimidatorios

En el lugar fueron encontrados mensajes intimidatorios, hechos con recortes de periódicos y que rezaban: “Benetton, Lewis, Arabela y Pogliano: el agua y la tierra no se venden, se defienden”

Un nuevo ataque registrado en el sur de la Argentina por comunidades mapuches se registró en las últimas horas en El Bolsón, Río Negro, con el incendio del Club Andino Piltriquitrón, que fue consumido por las llamas.

En el lugar fueron encontrados mensajes intimidatorios, hechos con recortes de periódicos y que rezaban: “Benetton, Lewis, Arabela y Pogliano: el agua y la tierra no se venden, se defienden”.

Además, en el lugar se encontraron bidones de combustible y panfletos dirigidos al intendente Bruno Pogliano y a la gobernadora Arabela Carreras, que ya habían denunciado “ataques terroristas” y habían pedido la intervención de las fuerzas federales.

“Rechazamos cualquier salida negociada”

Las veces anteriores el fuego fue dirigido a un centro de información turística sin inaugurar en el ingreso a esta ciudad, el 3 de octubre, y a un depósito de Vialidad provincial en el camino al famoso Cerro Catedral, el día siguiente. Las comunidades mapuches se adjudicaron esos ataques.

Luego del último de esos dos episodios, la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), el Movimiento Mapuche Autónomo del Puel Mapu (MAP) y la Unidad Ancestral de Liberación Territorial (UAL) Nahuelhuapikeche emitieron incluso un comunicado en el que rechazaron “cualquier salida negociada”.

“Venimos a reivindicar la acción de sabotaje realizada en la noche del 3 de octubre en inmediaciones del camino al cerro Catedral, donde fueron destruidas dos máquinas y un galpón pertenecientes a Vialidad que prestan servicio para la industria turística de la clase alta, la burguesía de Bariloche, financiado por grandes capitalistas y con respaldo del poder político de turno, en una de las zonas de esquí de élite de Latinoamérica”, agregaron.

 

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR