Seguinos en nuestras redes

Salud

¿Las bebidas light realmente son tan light?

Un nuevo estudio de la Universidad de Texas afirmó que no son tan ideales como se pensaba: aumentan el perímetro de la cintura e incrementan la grasa abdominal

Según ABC, los investigadores realizaron un estudio en 749 personas estadounidenses que tenían antepasados mexicanos y europeos durante nueve años. En ese tiempo se dividió a las personas entre “bebedores habituales de gaseosas”, “bebedores ocasionales de gaseosas” y los que no bebían. Además, hicieron un seguimiento cercano para ver si consumían bebidas light o no.

Después de diez años los científicos analizaron los datos obtenidos de las menos de 500 personas que todavía participaron del estudio.

Los que habían tomado una gaseosa light por día durante esos nueve años contaban con una cintura con un perímetro 7,62 centímetros mayor que al principio. Esta cifra contrasta con la de aquellos que sólo ingirieron este tipo de bebidas ocasionalmente (con un aumento de 5,08 centímetros) o nunca (2,54 cm).

La cifra preocupa a los investigadores, ya que muchas gaseosas de este tipo suelen usarse como sustitutivos de los azucarados en las dietas.

Además los expertos también indicaron que aquellos que tomaron regularmente bebidas light sufrieron también un aumento severo de la grasa abdominal.

Salud

Trucos para organizar tu medicación y no olvidarte de tomarla

Consejos para tomar tus pastillas de forma correcta

No seguir correctamente los tratamientos constituye un problema. Adoptar algunas medidas estratégicas es clave cuando el incumplimiento está relacionado con errores u olvidos.

No tomar adecuadamente los medicamentos provoca una disminución de la calidad y esperanza de vida, ya que da lugar a un peor control de la enfermedad, al tiempo que incrementa sus complicaciones y aumenta las consultas, hospitalizaciones y necesidad de pruebas diagnósticas complementarias.

El incumplimiento puede estar relacionado con la dosis, con la frecuencia, horario o con la duración del tratamiento. Una falta de concordancia en cualquiera de estos aspectos hace que no alcance la concentración necesaria para ser eficiente.

Otro factor es cómo debe tomarse el medicamento. Por ejemplo, puede estar recomendada la ingesta sin alimento. Y no hacerlo según haya sido establecido repercutirá en la absorción del fármaco y, en consecuencia, en su efectividad, que puede quedar limitada. La ingesta de los antiinflamatorios suele ser pautada con alimentos, mientras que la del paracetamol suele ser indiferente.

Lo más útil suele ser prepararlos el sábado o el domingo para la semana siguiente. Y organizar por días, de lunes a domingo, y por frecuencia horaria: desayuno, comida, cena y momento de acostarse. No es conveniente prepararlos para periodos más largo con el fin de asegurar la preservación de las pastillas de la humedad y porque puede haber cambios en la pauta y es preferible no manipular demasiado los fármacos.

Una cuestión clave es mantener el pastillero a la vista. Guardarlo en un cajón incrementa el riesgo de olvido. Chequear siempre que ha sido rellenado correctamente, es decir, que ninguna pastilla se ha saltado a otra celda, ni se ha olvidado ninguna casilla.

Tener presente y visible la hoja de tratamiento entregada por el médico, para no olvidar ningún aspecto relacionado con la toma. También ayuda asociar la toma, cuando no está vinculada a la ingesta de alimentos, con un hábito rutinario que se lleva a cabo todos los días. Por ejemplo, después de la ducha, cuando me siento a ver la televisión o a la vuelta del paseo.

Si el paciente es autónomo es conveniente que se prepare el pastillero él mismo para contribuir a que se responsabilice de su enfermedad. Y si es dependiente lo recomendable es que organice los medicamentos siempre la misma persona, bien sea un familiar o un cuidador profesional. Los pastilleros deben ser organizados cuando la persona encargada está tranquila y sin prisas para evitar o minimizar riesgo de errores.

Llavarse las manos previamente y después de distribuir las pastillas, y mantener el pastillero siempre limpio. También es recomendable usar guantes desechables, sobre todo, porque hay pastillas que no se deben tocar.

Cuando no se usa pastillero, es útil saber que el diseño del blíster, es decir, el soporte de aluminio donde están insertados los comprimidos también ayuda en muchos casos a asegurar una toma correcta, ya que a veces tienen una organización para facilitar la semana.

Las personas autónomas y aficionadas a usar la tecnología pueden servirse del celular o reloj inteligente para introducir en ellos una alarma, o en el caso de personas de edad avanzada lo más útil puede ser que lo anoten en un calendario que tengan a mano.

Otra cuestión es la conservación de los medicamentos, leer la información del envase y del prospecto. En general, para la mayor parte se recomienda su mantenimiento en lugar seco y fresco, alejado de fuentes de luz y de calor. Evitar lugares sometidos a cambios bruscos de humedad y temperatura, por lo que no se deben de guardar en la cocina o en el baño.

Puede pasar, por ejemplo, que se guarden en un cajón próximo a un radiador o a una ventana donde a algunas horas del día puede dar mucho el sol. Esto es un error. Si se va a realizar un viaje largo en coche debe evitarse llevarlos en una bolsa que vaya a ir en el la valija, sino que tienen que ir en el área de pasajeros.

También es conveniente evitar llevarlos en el bolso con la idea de “por si acaso” durante un periodo largo de tiempo. Es fácil que lo dejemos al sol o cerca de un radiador, según el momento. Y los medicamentos que en un momento dado se vayan a llevar allí deben ser mantenidos en el blíster porque este ayuda a protegerlos de la humedad y a identificarlos.

Algunos fármacos deben ser conservados en frío, caso de insulinas y vacunas. No deben ser introducidos en los pastilleros fármacos bucodispersables o sublinguales que captan con facilidad la humedad.

Preparaciones como jarabes, gotas, aerosoles, sobres, parches o pomadas no pueden ser introducidas en los pastilleros por lo que se recomienda situarlos al lado o cerca del pastillero para no olvidar su toma.

Respetar la fecha de caducidad es también fundamental, como no sobrepasar la de consumo indicada una vez abiertos, por ejemplo, en el caso de los colirios o reconstituidos, caso de algunos jarabes.

Fuente: Cuidate Plus

Continuar leyendo

Salud

Cómo aumentar tu energía

Siete formas naturales de hacerlo

¿Sentís que no tenés la misma energía que antes? Si bien con los años ésta va decayendo, existen trucos caseros para recargar las baterías.

Distribuí tu café durante el día. Si acostumbrás tomar un café grande para poder comenzar el día, podés estar hundiéndote cada vez más en un pozo de baja energía. Una investigación de la Facultad de Medicina de Harvard y otras instituciones descubrieron que dosis frecuentes pero bajas de cafeína (la que contiene un cuarto de taza de café) eran más efectivas que una dosis mayor de cafeína toda junta, cuando se trata de mantenerse alerta.

Combiná proteínas con carbohidratos buenos. Un refrigerio que incluya algo de proteínas (entre 30 y 60 g) y algunos carbohidratos complejos te dará un buen empujón de energía.

Probá estas combinaciones:

• Una lata pequeña de salmón o atún con galletitas de agua integrales.

• Un puñado de pasas de uva o arándanos secos, con un puñado de nueces.

• Un puñado de una mezcla de nueces, frutas disecadas, tro¬citos de chocolate, cereales para desayuno y semillas.

• Una tostada de pan multicereal integral con miel.

Una rodajita de limón con el agua. Un vaso refrescante (o dos) de agua gasificada helada con una rodaja de lima o limón es doblemente potenciador para la energía. En primer lugar, dado que la fatiga suele ser signo de deshidratación, un par de vasos de agua pueden restaurar la energía. Además, la fragancia cítrica te hará sentir despierto y fresco. Por añadidura, la bebida helada actúa como despertador para los sentidos.

No descuides el hierro. Si te sentís constantemente cansado (pero dormís lo suficiente) podrías tener una anemia por deficiencia de hierro, una causa común para la fatiga. El hierro es esencial para la producción de hemoglobina, que transporta el oxígeno a las células, donde se lo usa para producir energía. Entre los factores de riesgo están las menstruaciones muy abundantes, seguir una dieta vegetariana (el hierro proveniente de la carne se absorbe mejor que el de fuentes vegetales), o presentar úlceras u otras lesiones que causan sangrado interno. Para incorporar hierro, podés consumir:

• Un puñado de una mezcla de nueces, frutas disecadas, trocitos de chocolate, cereales para desayuno y semillas.

• Una tostada de pan multicereal integral con miel.

Masticá chicle de menta. Obtendrás una pequeña explosión de energía con el sabor y el aroma vigorizante de la menta; la acción física de masticar también ayuda.

Comé un bowl de cereal de grano entero. Contiene 792 miligramos de fósforo, un mineral que el cuerpo necesita para metabolizar carbohidratos, grasas y proteínas, para que éstos se puedan aprovechar en forma de energía.

Consumí más fibra en el desayuno. En un estudio se descubrió que los que empezaban el día con una comida rica en fibras estaban más alerta durante la mañana; probablemente se debe a que estas comidas necesitan más tiempo para digerirse que, por ejemplo, un bowl de copos de maíz o una factura, de manera que los niveles de azúcar se mantienen más estables. También ayuda incluir algo de proteínas en el desayuno (y en las otras comidas). Algunas buenas opciones para el desayuno: una tostada de pan integral con una cucharada de manteca de maní y un puñado de frutas disecadas; un bowl de cereal con alto contenido de fibra (procurá al menos 5 g de fibra por porción), con leche; o un bowl de avena preparada, espolvoreada con 2 cucharadas de semillas de lino molidas y ½ cucharadita de canela.

Fuente: Selecciones

Continuar leyendo

Salud

¿Tenés obsesión por tu cuerpo? Estas son algunas señales

Cinco conductas a las que hay que prestarle atención

Aunque a todos nos gusta tener una figura más esbelta y cuidada, lo que no podemos es estar todo el día pensando en ello porque no es bueno. Estas son algunas señales que indican que estás obsesionado con tu cuerpo.

Lo importante es estar saludable por fuera y por dentro, y cuidarse mediante una alimentación sana y haciendo ejercicio, dos bases para que realmente consigamos nuestros propósitos. Ahora bien, ¿qué cosas indican que nos estamos pasando de la raya?

Pesarse varias veces al día: no es malo saber qué peso tenés para poder controlar qué comés y mantenerte siempre en una misma figura. Pero pesarse varias veces al día, además de que no sirve de nada, solo indica que pensamos en lo mismo durante todo el día, entonces es un problema.

Contar calorías en cada cosa que ingerís: hay diversos de métodos para adelgazar y mantener el peso perfecto. Algunos emplean la técnica de contar calorías, algo que defienden muchos pero también critican otros. Lo que está claro es que no podemos contar calorías en cada cosa que tomamos, pues es una continua obsesión. Ya sabes cuáles son los alimentos que más tienen, así que reducilos. Además, no solo importan las calorías sino también la calidad de cada alimento.

Intentás comer menos para estar más delgado: no es malo hacer dieta, pero debe hacerse con criterio y bajo supervisión. Si de repente entrás en una espiral donde cada vez querés comer menos por querer estar más delgado, es un problema. Debés comer un poco de todo, bien variado, y si un día te pasás, l día siguiente optá por frutas en vez de aumentar calorías. Pero todo esto tiene que estar controlado, no tiene sentido comer cada vez menos.

Pasarse con el ejercicio: entrenar a diario varias horas por pensar que vamos a perder peso rápidamente es un error. Quienes tienen este problema suelen levantarse pronto para ir al gimnasio y pasan largas horas en él. Luego se enfadan cuando no pueden hacerlo, siguen con el deporte aunque no se encuentren bien y hasta con lesiones. Algo que puede perjudicar seriamente el cuerpo.

Compararse siempre con los demás: cada uno es distinto y no tiene sentido compararse con los otros.

Fuente: Ok diario

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR