Cristina Fernandez

Cristina Kirchner descansa en Calafate y se espera que regrese el 10 de enero

En actitud distendida, se la vio haciendo compras por el centro y realizando las habituales caminatas por el parque de su residencia

lunes 30 de diciembre de 2013 - 8:18 am

Cristina Kirchner incluyó en su agenda oficial 2014 a El Calafate, donde se tomará unos días para descansar, antes del 10 de enero cuando retomaría sus actividades en Buenos Aires.

Después de pasar Navidad en Río Gallegos, la Presidenta volvió a “su lugar en el mundo”. El sábado, vestida de blanco y reafirmando el final del luto que guardó desde que Néstor Kirchner murió, paseó por el jardín de su Residencia con un sombrero para cubrirse del poco sol que hubo.

“Ella (Cristina) está acá para descansar, esa es la orden y la cumple”, contó a Clarín un funcionario. Acompañada por el equipo de la Unidad Médica Presidencial, Cristina espera la llegada de sus hijos Florencia y Máximo (con su pareja Rocío García y su hijo Néstor Iván) el día 30, para celebrar en la intimidad familiar el año nuevo. “No suelen pedir catering, tienen cocinera propia y muy buena”, comentó un allegado a la familia.

Estos son días de tranquilidad para la Presidenta, una sensación que se contrapone al escenario de malestar y tensión que despertaron los problemas energéticos ante la agobiante ola de calor.

Aunque la temperatura en el terruño presidencial es agradable (20° grados sin viento), cuenta con sus propios problemas. Ante el fracaso de la negociación con el sector petrolero, se reiniciaron las medidas de fuerza que tanto molestaron a Cristina el lunes. El fin de semana pasado, Calafateestuvo más de 30 horas sin teléfonos ni internet por un corte en la fibra óptica.

En su estadía, la Presidenta incorporó una inhabitual salida al centro. Hace unos días estuvo de compras: algunas plantas para su jardín (azareros y agapantos) en un tradicional vivero.

“La vimos muy alegre, sin el luto. Se sacó fotos con algunos de nosotros, nos saludó algo que hace mucho no hacía”, contó a Clarín una comerciante de la avenida San Martín.

COMENTARIOS