Salud

Investigadores estadounidenses aseguran haber encontrado la cura definitiva para el acné

El tratamiento, ideado por los investigadores de Santa Bárbara, desactiva las glándulas sebáceas que rodean al acné más frecuente, haciendo que éste desaparezca

domingo 22 de marzo de 2015 - 8:41 pm

No importa la edad ni el género, todos queremos saber de qué se trata.

Un equipo de investigadores de la UC Santa Barbara (EE.UU.) segura haber encontrado la solución final para tratar el acné con una combinación de ultrasonidos y láser con partículas cubierta de oro. La terapia disminuiría la frecuencia e intensidad de los brotes y aliviaría el acné en quienes sufren las molestias.

Los granitos o espinillas se forman cuando los folículos de la piel se bloquean por el sebo, una sustancia aceitosa y cerosa secretada por las glándulas sebáceas situadas al lado del folículo. Esta excreción es un proceso natural y tiene como función lubricar y hacer resistente la piel al agua.

[pullquote position=”right”]Investigadores estadounidenses aseguran haber encontrado la cura definitiva para el acné[/pullquote] Sin embargo, en ocasiones, los poros de los folículos se bloquean por pelos, suciedad u otros desecho. Además, ciertos medicamentos u hormonas pueden causar la sobreproducción de sebo. Cualquiera que sea la causa, la acumulación de sebo alberga bacterias, lo que produce inflamación e infección local, es decir, acné.

La nueva tecnología se basa en la administración de fármacos transdérmica, y utilizando ultrasonidos de baja frecuencia, la terapia empuja las partículas de sílice recubiertas de oro a través del folículo en las glándulas sebáceas. Lo novedoso y extraordinario de estas partículas es que cuando se aplica la luz del láser convierten eficientemente la luz en calor a través de un proceso llamado resonancia de plasmones superficiales.

Estas partículas de sílice y oro son extremadamente pequeñas -alrededor de una centésima parte del grosor de un cabello humano- pero son claves para la terapia. Una vez que se depositan en las zonas de destino, los láseres se dirigen hacia ellos y, debido a que se han diseñado específicamente para interactuar con las longitudes de onda del infrarrojo de los láseres, la luz se convierte en calor. De esta forma, las partículas calentadas causan la desactivación de las glándulas sebáceas y, como consecuencia, el sebo y las sustancias y partículas que bloquea los poros se excretan normalmente. Si se desactivan estas glándulas, se elimina la raíz del acné.

Fuente: abc.es

COMENTARIOS