Crisis energética

Si hay crisis que no se note: Llegaron a 800 mil los afectados por los cortes

14 días sin luz: Se mantiene la alerta roja y el calor no cede. Ni el Gobierno ni las empresas pueden explicar cuándo se normalizará el servicio

domingo 29 de diciembre de 2013 - 7:21 am

Pese a lo que dicen las distribuidoras, ayer los cortes siguieron dominando el escenario. Con un creciente nivel de bronca y malhumor, la gente volvió a salir a cortar las calles y avenidas y a quemar gomas para protestar. En la Capital, los barrios más afectados fueron Caballito, Almagro, La Boca, San Telmo y Flores, entre otros. En tanto, en el Conurbano siguieron sin energía los vecinos de Lanús, Avellaneda y Tigre, entre otros puntos. Las autopistas Riccheri y Dellepiane también estaban cortadas anoche en forma parcial o total.

En medio de los inconvenientes, las penurias y las situaciones límites que vienen padeciendo los usuarios de la región metropolitana por los cortes de luz, hay dos cuestiones clave que el Gobierno y las distribuidoras eléctricas no quieren responder ni poner sobre el tapete.

La primera es qué cantidad de usuarios y habitantes se han visto afectados por la falta de suministro en la Capital Federal y el Gran Buenos. Y la segunda es cuándo realmente se podrá normalizar la prestación del servicio por el marcado deterioro que registran los cables y las redes de distribución.

Con respecto a la primera cuestión, se advierte claramente que tanto desde el lado oficial, como del sector privado existe un llamativo silencio acerca de los alcances y la duración de los cortes que se vienen registrando desde principios de diciembre.

En los primeros días del mes, los problemas de abastecimiento se debieron al temporal que había afectado parte de ciudad de Buenos Aires y varios partidos de zona sur del conurbano.

En tanto, a partir del martes 17 los cortes comenzaron a producirse por el impacto de la ola de calor que aún sigue jaqueando al área metropolitana.

De acuerdo con los datos que manejan los especialistas del sector, el “pico” en la cantidad de afectados por los cortes se habría registrado el viernes 20.

Ese día se quedaron sin servicio eléctrico unos 200.000 clientes residenciales directos de Edenor y Edesur, lo cual implica que en total fueron unos 800.000 habitantes los que se vieron afectados por la falta de luz.

Para los técnicos del sector, un cliente con medidor equivale, en promedio, a un hogar integrado por cuatro personas.

La segunda cuestión significativa sobre los cortes de luz que nadie puede responder gira en torno a cuándo terminará esta situación crítica. Según estimó ayer el ministro de Planificación, Julio De Vido, hay que esperar hasta el próximo miércoles para que disminuya el calor y se normalice el abastecimiento.

Pero, para los expertos del sector, la regularización plena en el área metropolitana recién podría darse a mediados de enero, siempre y cuando no sigan los calores extremos y se repongan rápidamente cables, llaves y sistemas de protección dañados en los últimos días.

Además, hay una cuestión saliente que también promete incidir en los tiempos de rehabilitación del servicio eléctrico. Se trata de la decisión oficial que se adoptará ante los incumplimientos de las distribuidoras. Un sector del Gobierno es partidario del máximo castigo que es la rescisión contractual. Otro sector considera que deben aplicarse fuertes multas y mantener a las actuales concesionarias privadas porque el Estado no está en condiciones de prestar el servicio.

COMENTARIOS