Estados Unidos

Un multimillonario de EE.UU confesó sus crímenes en la TV: “Los maté a todos”

Robert Durst, un excéntrico empresario del sector inmobiliario, hace décadas está sospechado de dos asesinatos y de la desaparición de su mujer. Reveló ser el culpable sin saber que el micrófono estaba prendido mientras grababa un documental sobre su vida

lunes 16 de marzo de 2015 - 11:05 am

Robert Durst, un excéntrico millonario del sector inmobiliario de Estados Unidos, hace décadas está sospechado de dos asesinatos y de la desaparición de su mujer. [pullquote position=”right”]Un multimillonario de EE.UU confesó sus crímenes en la TV: “Los maté a todos”[/pullquote]

Ayer, sin embargo, el tema volvió a ser noticia. Es que el canal HBO emitió el último capítulo de un documental sobre la vida de Durst y, en un momento de la filmación, el empresario reconoció su culpabilidad. “Los maté a todos, por supuesto”, afirmó ante las cámaras.

Ese fue el increíble final de “The Jinx: The Life and Deaths of Robert Durst” (La Maldición: vida y muertes de Robert Durst), el documental que sorprendió a millones de estadounidenses.

El documentalista Andrew Jarecki, que entrevistó a Durst para el extenso especial, le presentó al millonario supuestas evidencias que lo complicaban en la causa de la muerte de su amiga Susan Berman en el año 2000. Cuando la entrevista terminó, el sospechoso fue al baño, pero el micrófono seguía abierto.

“Ya está. Estás atrapado. Tienes razón, por supuesto. Pero, no puedes imaginarlo. Arréstenlo. No sé lo que hay en la casa. Oh, yo quiero esto. Qué desastre. Él tenía razón. Me equivoqué. Estoy teniendo dificultades con la pregunta. ¿Qué demonios hice? Los maté a todos, por supuesto”, dijo, sin notar que se lo estaba escuchando.

Así, Drust reveló ser el culpable, generando el final más espectacular que el documental podía tener.

Horas antes de la emisión de este episodio, Durst, de 71 años, fue arrestado por el asesinato de Berman, la hija de un gánster de Las Vegas ocurrido hace 15 años.

El video del momento:

COMENTARIOS